Ezzati pide perdón por los abusos sexuales: "Me duele ver a los hijos de esta Iglesia sufrir"

El Papa recibirá en Santa Marta a un grupo de sacerdotes, víctimas también de los abusos de Karadima

Partidos políticos se movilizan para quitar al purpurado la nacionalidad chilena

El Papa recibirá en Santa Marta a un grupo de sacerdotes, víctimas también de los abusos de Karadima

Estos sacerdotes y laicos representan a todas las víctimas de los abusos del clero en Chile pero no se descarta repetir iniciativas similares en el futuro

(C. Doody/J. B./Agencias).- El Papa Francisco recibirá en Santa Marta a un segundo grupo de víctimas de Fernando Karadima y sus seguidores de la parroquia de El Bosque, según ha anunciado esta noche la Santa Sede en un comunicado.

En la nota, se apunta que se trata de cinco sacerdotes que sufrieron abusos de poder, de conciencia y sexuales. Junto a ellos, habrá también dos sacerdotes que han asistido a las víctimas en su recorrido jurídico y espiritual, y dos laicos implicados en este sufrimiento.

Con este nuevo encuentro, el Papa Francisco «quiere mostrar su cercanía a los sacerdotes abusados, acompañarles en su dolor y escuchar su valioso parecer para mejorar las actuales medidas preventivas y de lucha contra los abusos en la Iglesia», apunta el comunicado, que apunta que los encuentros tendrán lugar del 1 al 3 de junio.

«La gran mayoría de estas personas ha participado en los encuentros mantenidos en Chile durante la misión especial de S.E. Mons. Charles Scicluna y de Mons. Jordi Bertomeu, que tuvo lugar el pasado mes de febrero» prosigue la nota, que añade que, con estos encuentros, el Papa ha querido acompañar a «las víctimas del sistema abusivo instaurado hace varias décadas en la mencionada parroquia«.

«Estos sacerdotes y laicos representan a todas las víctimas de los abusos del clero en Chile pero no se descarta repetir iniciativas similares en el futuro», concluye la nota vaticana.

 

 

Por otro lado, el cardenal Ricardo Ezzati ha pedido disculpas a los católicos chilenos por los casos de abusos sexuales que azotan la Iglesia del país austral, y ha afirmado que «a este obispo le duele inmensamente el dolor de sus hermanos, especialmente el dolor de aquellos que se sienten y han sufrido violaciones graves de sus derechos». Una petición de perdón que no ha sentado nada de bien a la víctima del cura pederasta Fernando Karadima, José Andrés Murillo, quien ha afeado al purpurado su perdón «al voleo y sin hechos concretos».

«Me duele ver a los hijos de esta Iglesia, de los cuales el Señor me ha constituido padre y pastor, sufrir», ha declarado el arzobispo de Santiago, en una homilía que marcó el término del X Sínodo de la Iglesia de la capital chilena.

El salesiano -uno de los obispos más señalados por las víctimas en los casos de encubrimientos, negligencias y destrucción de pruebas denunciados la semana pasada por el mismo Papa Francisco- ha reconocido que le duele «sin duda alguna» la «falta de credibilidad de aquellos que de la mentira hacen verdades», pero que la duele «más todavía la incredulidad de los hermanos e hijos en la fe». «Me duele que la mentira se haya puesto, me duele que una enfermedad tan grave (los abusos sexuales) como la que hemos denunciado en varias ocasiones no haya tenido el remedio necesario«, ha continuado el prelado.

«Quiero acoger y acojo, y aquí se lo digo con todo el corazón abierto, la crítica, la indignación y la rabia que algunos han manifestado», ha proseguido Ezzati, «y la rabia de tantas otras personas que ven en los pastores, en el obispo, el chivo expiatorio de toda nuestra fragilidad y debilidad». A los fieles también el purpurado ha pedido «el afecto que hijos están llamados a expresarle a su padre. Y diría que más que afecto les pido amor, ese amor que es sobrenatural, ese amor que es como el de Cristo, que ama más allá de los méritos de uno».

Cabe mencionar que una campaña de recolección de firma a través de Internet busca impulsar un proyecto para derogar la ley que otorgó al purpurado la nacionalidad chilena por gracia especial, una cruzada a la que este lunes se unió un grupo de legisladores del Frente Amplio.

«Ezzati le hace daño a la Iglesia chilena y a la sana convivencia republicana. Ya antes apareció vinculado a un lobbista para detener la nominación de Felipe Berríos como capellán de La Moneda, luego insultando a las personas trans, y ahora desconociendo los encubrimientos que el propio Papa Francisco llama a reconocer», dijo el parlamentario Renato Garín, del partido Revolución Democrática, quien agregó que «Ezzati es un símbolo de la Iglesia elitista que el cardenal Bergoglio está combatiendo en todo el mundo».

 

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído