Las diócesis donde fue obispo admiten los pagos y la existencia de una cuarta denuncia

La Iglesia compensó extrajudicialmente a dos víctimas de los abusos del cardenal McCarrick

McCarrick empezó a medirle, le tiró de la cremallera de los pantalones, introdujo su mano y le cogió los genitales"

La Iglesia compensó extrajudicialmente a dos víctimas de los abusos del cardenal McCarrick
El cardenal Theodore McCarrick, arzobispo de Washington entre 2000 y 2006 Agencias

McCarrick invitaba a seminaristas a su casa de playa en Nueva Jersey, y siempre uno más que las habitaciones disponibles, con lo que el seminarista extra tuvo que compartir cama con el prelado

(Cameron Doody).- Se desmorona la reputación del cardenal Theodore McCarrick, el arzobispo emérito de Washington que ha sido suspendido del ministerio público por acusaciones de abuso sexual de un menor. Dos diócesis donde McCarrick era obispo han reconocido que pagaron compensaciones extrajudiciales a dos víctimas adultas de las agresiones del purpurado, de al menos tres que presentaron denuncias.

Así, las diócesis de Metuchen y Newark, en Nueva Jersey -donde McCarrick sirvió como obispo entre 1981 y 1986 y de 1986 y 2000, respectivamente- comunicaron en declaraciones separadas que, si bien no les consta ninguna acusación de que el purpurado abusara de ningún menor, sí recibieron «hace décadas» tres acusaciones de «mala conducta sexual con adultos» en contra del cardenal, y que «dos de estas acusaciones resultaron en compensaciones». Las nuevas revelaciones llegan después de las de las Iglesias de Washington y Nueva York, en las se desprende que una comisión de investigación de esta última archidiócesis concluyó que una acusación de abuso de un menor contra McCarrick de hace 47 años es «creíble y sustanciada», con lo que el Papa dispuso que el cardenal ya no debe ejercer en público su ministerio sacerdotal.

Según informa CNN, el abogado del hombre cuya denuncia de abusos contra el cardenal McCarrick ha derivado en su suspensión, Patrick Noaker, ha afirmado que su cliente fue abusado por el emérito de Washington cuando era menor en dos ocasiones, en 1971 y en 1972. Según el letrado, McCarrick tocó al hombre cuando era acólito de la catedral de San Patricio en Nueva York, mientras le tomaron las medidas para una sotana. «McCarrick empezó a medirle, le tiró de la cremallera de los pantalones, introdujo su mano y le cogió los genitales», dijo Noaker.

En cuanto a las nuevas revelaciones de las diócesis de Metuchen y Newark, si bien aún no han trascendido detalles concretos, sí hay los rumores que han circulado en la Iglesia estadounidense durante décadas. De como, por ejemplo, McCarrick invitaba a seminaristas -a los que animó a llamarle «el tío Ted»– a su casa de playa en Nueva Jersey, y siempre uno más que las habitaciones disponibles, con lo que el seminarista extra tuvo que compartir cama con el prelado. Sean verdades estos rumores o no, lo cierto es que la reputación del cardenal -el prelado de más alto rango de la Iglesia de EEUU hasta ahora denunciado por abusos- nunca más será la que era.

El cardenal Theodore McCarrick

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído