Juan Abelardo Mata salió ileso del coche, que fue destrozado a balazos

Un obispo nicaragüense, tiroteado tras oficiar una misa

El cardenal Brenes denuncia que un sacerdote fue atacado a golpes por paramilitares

Un obispo nicaragüense, tiroteado tras oficiar una misa
El obispo nicaragüense Juan Abelardo Mata

Los incidentes de este domingo ocurrieron un día después de que, en un Mensaje Pastoral, la CEN aseguró que la violación a los derechos humanos que viene registrándose en Nicaragua, en el marco de la violenta crisis sociopolítica

El obispo de Estelí, Juan Abelardo Mata, sufrió este domingo un atentado a balazos, del que salió ileso, informó un colaborador del religioso, quien indicó que la víctima buscó refugio en la vivienda de un familiar.

La agresión, por parte de efectivos parapoliciales, ocurrió en el sector de la localidad de Nindirí, en el departamento (provincia) de Masaya, a unos 30 kilómetros al sureste de Managua, la capital de Nicaragua, donde Mata ofició una misa, agregó Roberto Petray, en declaraciones al canal de televisión 100% Noticias.

Casi simultáneamente, en la cercana localidad de Catarina, el sacerdote Jairo Velásquez fue atacado a golpes, por efectivos parapoliciales, cuando se hallaba en la casa cural de la iglesia Santa Catalina, informó José Alberto Velásquez, hermano del religioso.

En el caso de Mata, uno de los cinco obispos quienes se desempeñan como mediadores y testigos en el Diálogo Nacional entre gobierno oposición en el marco de la violenta crisis que afecta a Nicaragua, los parapoliciales dispararon contra la camioneta en la cual se desplazaba, indicó Petray.

«Ellos no se acercaron, solo le rafaguearon el carro«, indicó Petray, quien señaló que el obispo se refugió en la vivienda de un familiar, en Nindirí.El vehículo recibió impactos de bala en vidrios y llantas, informó.

 

 

 

 

 

 

 

Respecto al atentado, el arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), cardenal Leopoldo Brenes, lamentó la agresión, y exhortó a los nicaragüenses a mantener las oraciones por los obispos.

«Agradecemos a todos por estar preocupados por él. Pido de todo corazón que sigamos orando intensamente por los obispos y sacerdotes para que puedan cumplir la misión encomendada bajo la protección de Nuestra Señora del Carmen», planteó, en un comunicado.

Asimismo, el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, un firme crítico del gobierno nicaragüense presidido por Daniel Ortega, confirmó, en la red social Twitter, que Mata no fue alcanzado por las balas.

«Acabo de hablar con Mons. Juan Abelardo Mata. Después de un incidente sufrido en Nindirí, gracias a Dios está bien y fuera de peligro», tuiteó Báez.

 

 

Por su parte, el hermano del sacerdote agredido en Catarina, citado por el periódico local El Nuevo Diario, relató que, además de golpear al religioso, lo atacantes causaron daños materiales en la casa cural.

«Él me dijo que lo golpearon (…) está intimidado y no puede hablar mucho. Yo le pregunté que si quería que llegara y me dijo que no, luego le pregunté si estaba rodeado de policías y me dijo que sí», informó José Alberto Velásquez, quien agregó que «me dijo que se le llevaron su tablet y un servidor de su computadora».

 

 

 

 

Además, formuló un llamado a los grupos parapoliciales a abstenerse de agredir al sacerdote y de atacar a la Iglesia.

«Por favor, que desistan de perseguir a la iglesia, dejen a mi hermano. Él está ahí, con sus feligreses, no tiene razón que estén agrediendo a las personas. Allí (el templo) no hay armas, solo están las sotanas y los santos», subrayó.

Las agresiones se sumaron a hechos violentos de los que varios sacerdotes, incluidos algunos obispos, fueron objeto la semana pasada.

Los incidentes de este domingo ocurrieron un día después de que, en un Mensaje Pastoral, la CEN aseguró que la violación a los derechos humanos que viene registrándose en Nicaragua, en el marco de la violenta crisis sociopolítica estallada hace casi tres meses, no tiene precedente.

La represión y la violencia llevadas a cabo, por fuerzas policiales, grupos paramilitares y civiles progubernamentales armados, contra manifestantes opositores, se han agudizado, denunciaron, en el texto, los 10 integrantes de la CEN.

Se trata de acciones tan condenables como lo son las agresiones a religiosos, periodistas, y defensores de los derechos humanos, lo mismo que los ataques a templos católicos, advirtieron.

El mensaje fue emitido a raíz de que, en el marco de un ataque de aproximadamente 18 horas de duración -desde la tarde del viernes hasta la mañana del sábado-, grupos paramilitares dispararon, reiteradamente y en ráfagas, armas de alto calibre, contra la sede de la Universidad Nacional autónoma de Nicaragua (UNAN) de Managua, baleando a varios de los aproximadamente cien estudiantes en el interior y matando a dos.

El ataque a la UNAN se enmarcó en la crisis sociopolítica estallada el 18 de abril, a raíz de un fallido decreto presidencial que procuraba reformar el sistema de pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Retirado el decreto, la protesta generalizada se centró en la masiva exigencia popular de que Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, renuncien a sus respectivos cargos -demanda que la pareja gobernante se ha negado a acatar-.

(RD/Ep)

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído