Paulo Tadeu Barauasse: "Tenemos que ver el agua como don, no como mercancía

Foro de las Aguas de Manaos: ¿Cuándo vamos a parar de contaminar?

La fragmentación de los diferentes organismos e instituciones debilita la lucha contra esta preocupante situación

Foro de las Aguas de Manaos: ¿Cuándo vamos a parar de contaminar?
El Foro de las Aguas de Manaos

a contaminación en Manaos, que con más de dos millones de habitantes es la mayor ciudad de la Amazonia, ha llegado a límites alarmantes. Los pequeños ríos que atraviesan la ciudad se han convertido en auténticos vertederos

(Luis Miguel Modino).- El Cuidado de la Casa Común se ha convertido en una urgencia a la que todos somos llamados. La llegada del Papa Francisco ha supuesto una nueva mirada por parte de la Iglesia sobre una actitud que ha sido descuidada secularmente en algunas culturas. Por eso, como nos recuerda el Documento Preparatorio para el Sínodo de la Región Panamazónica, «sólo cuando somos conscientes de cómo nuestro estilo de vida y nuestra manera de producir, comerciar, consumir y desechar afectan la vida de nuestro ambiente y nuestras sociedades, entonces podremos iniciar un cambio de rumbo integral».

La Amazonia es una región donde poco a poco la contaminación se ha ido convirtiendo en una realidad cada vez más preocupante. Ante esta situación, el SARES – Servicio Amazónico de Acción, Reflexión y Educación Ambiental, impulsó la creación del Foro de las Aguas, en el que representantes de diversos colectivos e instituciones del ámbito político, social y eclesial se encuentran para reflexionar sobre las problemáticas existentes que muestran la degradación ambiental cada vez más presente en Manaos y en diferentes regiones de la Amazonia.

Hablar de agua es hacerse eco de las palabras que el Jesuita Paulo Tadeu Barauasse, Coordinador General del SARES, pronunciaba en la última reunión del Foro, que ha tenido lugar en Manaos este 20 de julio: «tenemos que ver el agua como don, no como mercancía». Desde esa perspectiva, el Documento Preparatorio del Sínodo de la Amazonia, señala que el agua es «elemento articulador e integrador» en la región amazónica, insistiendo en que el Bautismo «responsabiliza a la comunidad creyente a custodiar este elemento como don de Dios».

En ese sentido, el SARES, que está vinculado al plano apostólico de la Compañía de Jesús, pretende contribuir para despertar la conciencia ambiental y el compromiso con la Amazonia a través del intercambio de conocimiento y educación socio-ambiental en la construcción de una sociedad sostenible. De ahí el tema de la reunión del Foro de las Aguas: ¿Que estamos haciendo para salvar los igarapés? ¿Cuándo vamos a parar de contaminar?

La contaminación en Manaos, que con más de dos millones de habitantes es la mayor ciudad de la Amazonia, ha llegado a límites alarmantes. Los pequeños ríos que atraviesan la ciudad, que son conocidos como «igarapés», se han convertido en auténticos vertederos, a lo que contribuye el propio poder público, que son los primeros en no respetar las leyes ambientales, ignorando el tratamiento de residuos sólidos, lo que aumenta los riesgos de la población, no sólo en el plano ambiental como en el social.

A esto se une la abertura cada vez mayor de caminos ilegales en la selva de la región metropolitana, una situación que ha empeorado en los últimos años con la construcción del Puente sobre el Río Negro, una infraestructura que sólo responde a intereses particulares de grupos políticos y económicos. Por eso, el Foro insiste en la necesidad de concienciar a la población sobre esta problemática del Cuidado de la Casa Común, comenzando por los colegios.

Esta tarea se ha hecho más difícil en los últimos años como consecuencia de la fragmentación de los diferentes organismos e instituciones, lo que debilita la lucha y hace más urgente el buen funcionamiento de instancias como el Foro de las Aguas, pues eso hará más efectivo el control social, cada vez más debilitado. Es necesario abordar las cuestiones que aparecen en el trasfondo y preguntarse a dónde nos remite la cuestión del agua y las dimensiones de esta temática.

La implicación de la sociedad y de la propia Iglesia resulta fundamental, en ese sentido. Sirva como ejemplo que en los Seminarios sobre la Laudato Sí llevados a cabo por la REPAM-Brasil en los últimos dos años en todas las regiones de la Amazonia brasileña, la contaminación de los ríos y de las aguas fue una de las problemáticas más presentes. Uno de los elementos que más influyen en esa dirección son los grandes proyectos, que provocan que el capital determine las acciones a llevar a cabo en la Amazonia, ignorando las consecuencias y el sufrimiento de quienes siempre pagan el pato, los más pobres.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído