La Fiscalía no descarta enviar un "exhorto" a Roma por la destrucción de archivos eclesiásticos

La Justicia chilena podría llamar a declarar al Papa Francisco

Tras la imputación de Ezzati, Errázuriz y Goic también está en el punto de mira de la investigación

La Justicia chilena podría llamar a declarar al Papa Francisco
El Papa, en Chile

Nuevas denuncias de abusos en Temuco, Puerto Montt, Talca o Valparaíso

(J. Bastante/Agencias).- ¿Podría el Papa tener que testificar por el escándalo de abusos en Chile? La medida, que se antoja extrema, se daría mediante un exhorto, en virtud del cual la Justicia del país austral solicitaría la declaración de Francisco sobre la destrucción de archivos de la Iglesia católica en este país para ocultar casos de abuso sexual.

Una destrucción que el propio Bergoglio reconoció en la durísima carta que entregó el pasado mayo en Roma a los obispos chilenos, y que motivó la dimisión en bloque de todos ellos. Hasta la fecha, el Papa únicamente ha aceptado cinco de ellas.

Preguntado sobre el particular, el fiscal Emiliano Arias, encargado de la investigación sobre la pederastia en la Iglesia chilena, no descartó ninguna diligencia, incluyendo la petición al Papa, «pero las que voy a hacer no me gusta anunciarlas por la prensa».

Por su parte, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Fernando Ramos, señaló que si el fiscal Arias «quiere conocer algunos procesos que están en posesión de la Santa Sede, tiene que hacerlo» por la vía de un exhorto internacional.

Los obispos chilenos se encuentran desde ayer reunidos en cónclave extraordinario en Talca, con el escándalo de los abusos en el horizonte, y la imputación del cardenal Ezzati como piedra de toque. No sólo eso: según distintas informaciones, otros dos obispos (el cardenal Errázuriz -miembro del C9-, y monseñor Goic) también podrían ser interrogados por las autoridades.

 

 

La reunión arrancó con una homilía del nuncio en Chile, Ivo Scapolo, quien invitó a los obispos a ser fieles al espíritu que en el curso de la historia, renueva la vida: «Enfrentemos estos momentos con una renovada confianza en la potencia del Espíritu Santo de Dios».

«Después de estas semanas de incertidumbre, vivimos esta experiencia de comunión con Dios donde solo Él nos da la luz para ir adelante en medio de uno de los momentos más difíciles de la historia de la Iglesia en Chile», expresó el nuncio.

Fernando Ramos explicó que durante la primera jornada «tuvimos encuentros y asambleas para abordar la situación de la Iglesia, en las diferentes diócesis, y luego una jornada nacional de equipos diocesanos que se realizó en mayo. Las reflexiones y propuestas allí compartidas hasta hoy llegan como un primer aporte a esta asamblea».

Por su parte el presidente de la CECh, monseñor Santiago Silva, afirmó que «somos del todo conscientes de que el Señor de la historia, Jesucristo, sabrá hacer renovaciones fundamentales con corazones bien dispuestos». «Estos caminos que buscamos con empeño, caminos de verdad y justicia, reparación y acompañamiento, nos ayudarán a ser una Iglesia cada vez más parecida a la que sueña Jesucristo».

 

Nuevas denuncias de abusos

Entretanto, el obispado de Temuco informó sobre otra denuncia de abuso sexual de menores, que habría ocurrido en 2002 a manos del sacerdote Jaime Valenzuela Pozo. El presbítero se desempeñaba como vicario de la parroquia de Perquenco, en la comuna de Cautín, Región de La Araucanía. Ahora se encuentra retirado de toda función eclesiástica, «fijándole residencia y suspendiéndolo temporalmente del ejercicio público del ministerio sacerdotal».

El obispado señaló que los resultados de la investigación previa fueron remitidos a la Congregación para la Doctrina de la Fe y que «en todo momento se ha mantenido el diálogo con la persona denunciante, a quien se lo acompañó en lo que ha requerido».

Por otra parte, el arzobispado de Puerto Montt anunció la apertura de una investigación previa en contra del sacerdote Dionisio Muñoz Aro, acusado de abuso sexual a un menor de edad, hecho que habría ocurrido en 1990. La denuncia fue recibida el 20 de julio, tras lo cual el acusado fue suspendido de todas sus tareas pastorales y del ejercicio público de su sacerdocio. El arzobispado señaló que a la persona denunciante «se le ha manifestado la posibilidad de recurrir a la Fiscalía Regional para canalizar también su denuncia ante la justicia del Estado».

También, la diócesis de Talca comunicó el cierre de una investigación previa en contra del sacerdote Marlo Beltrán González que acreditó la «verosimilitud de los hechos denunciados, que hacen mención a faltas contra el sexto mandamiento y contra la Eucaristía». Los antecedentes fueron enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Finalmente, el obispado de Valparaíso está a la espera del pronunciamiento de la Congregación para el Clero respecto al caso del sacerdote Jaime Da Fonseca Hidalgo, acusado de abuso sexual. El jueves 26 de julio, el administrador apostólico de esta diócesis, monseñor Pedro Ossandón, sostuvo un encuentro con víctimas de abusos con el fin de recibir nuevos antecedentes de casos en la región para incorporarlos a la investigación que se realizará desde el Ministerio Público.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído