El cardenal asegura que los sacerdotes “prestan una ayuda humanitaria y no política”

Brenes: «El diálogo nacional sigue vivo, y es la única salida»

"Las parroquias de Nicaragua son hospitales de campo abiertas a todos, sin diferencias en posiciones políticas"

Brenes: "El diálogo nacional sigue vivo, y es la única salida"
El cardenal Brenes Agencias

El arzobispo de Managua recordó que fue gracias al diálogo nacional que una comisión independiente pudo ingresar a las cárceles para proteger los derechos de los jóvenes arrestados, "aunque en los últimos tiempos están tratando de evitarlo"

El arzobispo de Managua, Nicaragua, cardenal Leopoldo Brenes, defendió la labor de la Conferencia Episcopal Nicaragüense en su papel de mediadora en el diálogo nacional durante una entrevista al diario italiano Avvenire. El cardenal Brenes afirmó que los sacerdotes «prestan una ayuda humanitaria y no política«.

«El papa Francisco siempre dice que, frente a demasiadas guerras en el mundo, la Iglesia debe ser un hospital de campaña. Las parroquias de Nicaragua son hospitales de campo abiertas a todos, sin diferencias en posiciones políticas. A menudo están en el sentido literal del término. Creamos pequeñas salas de emergencia para atender a los heridos. Repito: cualquier persona herida: policía o manifestante», recalcó el cardenal nicaragüense.

Sobre la normalidad que dice el gobierno que se vive actualmente en el país, el arzobispo estimó que es una «normalidad fuera de lo común» y que «aún hay descontento» en la población.

«Desde la tarde las ciudades están desiertas. Incluso tuvimos que suspender las celebraciones litúrgicas nocturnas. El descontento está ahí. Las marchas son menos intensas. La Alianza Cívica, que reúne a las diferentes fuerzas de oposición, está buscando nuevas estrategias para lograr el cambio que la gente quiere», dijo el cardenal Brenes al diario italiano Avvenire.

 

 

 

 

Asimismo el purpurado nicaragüense sostuvo que el diálogo nacional «está vivo» y es la «única salida» a la crisis sociopolítica que vive Nicaragua y que ha dejado unos 448 muertos, según organismos de derechos humanos.

«Tal vez no dio los resultados deseados, pero el diálogo está vivo. Y ha habido pasos hacia adelante. El solo hecho de que el presidente se sienta desafiado, lo demuestra. No olvidemos que solo la negociación permitió la realización de una investigación internacional sobre la violencia», destacó el cardenal.

El arzobispo de Managua recordó que fue gracias al diálogo nacional que una comisión independiente pudo ingresar a las cárceles para proteger los derechos de los jóvenes arrestados, «aunque en los últimos tiempos están tratando de evitarlo».

(RD/Aica)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído