Romero, protagonista del III Congreso Continental de Teología Latinoamericana y Caribeña

Jon Sobrino: «Romero dijo la verdad, nos defendió a nosotros de pobres, y por eso lo mataron»

"Fue un enviado de Dios para salvar a su pueblo", asegura el teólogo jesuita

Jon Sobrino: "Romero dijo la verdad, nos defendió a nosotros de pobres, y por eso lo mataron"
El arzobispo mártir, protagonista del III Congreso Continental de Teología Latinoamericana y Caribeña Amerindia

Con el martirio de monseñor Romero y el de Rutilio Grande, creo que Ignacio Ellacuría también pasó por un proceso de conversiónque creció viendo crecer a monseñor Romero como sacramento de Dios

(Amerindia).- La tercera jornada del Congreso Continental de Teología Latinoamericana y Caribeña -organizado por Amerindia y la Maestría en Teología Latinoamericana de la UCA- estuvo marcada por el signo de la peregrinación por ‘la ruta de los mártires’.

Concretamente, en la primera parte de la mañana, los 700 participantes del congreso -de 27 países latinoamericanos y caribeños, en su mayoría- se desplazaron hacia la capilla del Hospitalito de la Divina Providencia, en cuyo altar monseñor Óscar Arnulfo Romero derramó su sangre el 24 de marzo de 1980 por su compromiso con el Reino y la liberación del pueblo oprimido de El Salvador.

La espiritualidad y el testimonio martirial de Romero -quien será próximamente canonizado- tocó los itinerarios del III Congreso Continental de Teología. Así se vivió en el momento de espiritualidad en la misma capilla del Hospitalito, entre cantos-homenaje, textos con contenido profético y símbolos que representan el compromiso de una Iglesia Pueblo de Dios, en salida, comprometida con los más pobres.

Posteriormente, la peregrinación continuó en la casa donde vivió el arzobispo mártir -ahora convertida en museo- y en la cripta donde reposan sus restos, en la Catedral de San Salvador, momentos que alimentaron la espiritualidad profética y liberadorade los participantes del congreso, como ha enriquecido la del pueblo salvadoreño.

 

 

 

 

A ello se refirió Jon Sobrino, al iniciar su intervención en torno al legado de monseñor Romero mártir -sobre el mediodía, ya de regreso a la UCA-, cuando citó las palabras de un campesino: «Monseñor dijo la verdad, nos defendió a nosotros de pobres, y por eso lo mataron». Sobrino también citó a su co-hermano jesuita mártir, Ignacio Ellacuría, quien llegó a afirmar que «con monseñor Romero Dios pasó por El Salvador».

De ello está convencido también Sobrino: «Monseñor Romero fue un enviado de Dios para salvar a su pueblo«. Y el propio Ellacuría fue llevado en su fe por monseñor Romero. «Con el martirio de monseñor Romero y el de Rutilio Grande, creo que Ignacio Ellacuría también pasó por un proceso de conversiónque creció viendo crecer a monseñor Romero como sacramento de Dios», agregó, y terminó diciendo que «el 14 de octubre monseñor será canonizado. Ello no va a añadir a su ser sacramento de Jesús de Nazaret y de la trascendencia de Dios, aunque sí podrá empapar de verdad y de justicia a nuestro mundo tan necesitado de ambas cosas».

El testimonio de Rogelio Ponseele, al inicio de la tarde, mostró otras facetas de Romero: su humildad, al punto de que era capaz de pedir perdón, su profetismo, su dimensión de fe, y su profundo sentido humano, pues «monseñor Romero era un hombre del pueblo«, aseveró.

Esta fuerza que anida en los pequeños -reconocida y promovida por los mártires- fue el tema de la ponencia de María Cristina ‘Tirsa’ Ventura, desde una perspectiva bíblica y con mirada de mujer: «La fuerza de los pequeños se impone cuando mujeres luchan por mejores condiciones de vida, así como también por respeto a su dignidad como seres humanos».

Ventura ahondó, propiamente, en el ejemplo de las parteras de Israel, que se lanzaron a las fronteras, en salida, y en fuga, para generar algo nuevo, «para cuidar de la vida, no solo humana, sino también de la naturaleza». En este sentido, «las parteras abren espacio a la vida», afirmó la teóloga.

 

 

 

¿Qué significa la fuerza de los pequeños en las mujeres desde Medellín?A este asunto se refirió la última ponente de la tarde, María Pilar Aquino, con un apelo a la combatividad de Amerindia.

En su disertación, Aquino se refirió, en primer lugar, al compromiso de las teólogas feministas -desde Medellín- por superar sistemas y relaciones de violencia. En segundo lugar, abordó frontalmente el tema del abuso sexual en el clero-arrancando aplausos del público en varias oportunidades- y, por último, lanzó un llamado a Amerindia para que articule en este congreso continental una declaración de compromiso por la eliminación de estos abusos.

La jornada concluyó con un momento cultural, con el grupo «Cantando unido por Monseñor Romero», que hizo un recorrido musical por América Latina. ¡La música impulsada por Medellín!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído