Polémica celebración en el santuario de una misa por la paz, el pan y el trabajo

Radrizzani: «La decisión de celebrar la misa en Luján fue absolutamente mía»

Ojea: "El Papa no tiene informes diarios sobre lo que hacemos en la Conferencia Episcopal"

Radrizzani: "La decisión de celebrar la misa en Luján fue absolutamente mía"
Polémica celebración en el santuario de una misa por la paz, el pan y el trabajo Agencias

Mi propósito, expresado en la homilía, fue propiciar una súplica confiada a Dios para favorecer un clima de diálogo que nos ayude a superar las dificultades que sufren muchos argentinos

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, desmintió «absolutamente» que el papa Francisco haya estado detrás de la misa sindical del sábado en Luján y de la audiencia que mantuvo días atrás el dirigente camionero Hugo Moyano con la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

«El Papa no tiene informes diarios sobre lo que hacemos en la Conferencia Episcopal, porque no tiene tiempo. No tengo la menor idea si el Papa estaba informado de esta entrevista. Y quiero desmentir absolutamente que el Santo Padre esté manejando cosas de este tipo. Somos nosotros los que vemos cuál es el camino que facilita la promoción del diálogo», subrayó en una entrevista en la edición digital de Perfil.

Consultado sobre la génesis de la celebración en Luján, que reunió a referentes sindicales, organizaciones sociales y dirigentes políticos opositores, el prelado respondió: «El Frente Sindical y el gremio de Smata pidieron la celebración de una misa y una oración ecuménica por ‘la paz, el pan y el trabajo’. La Virgen del Luján recibe anualmente a millones de argentinos».

 

 

«El 7 de octubre tuvimos una peregrinación juvenil impresionante y, seguramente, la gente que fue pertenece a todos los sectores ideológicos del país. Porque la Virgen recibe a todos», agregó, y planteó: ¿Cómo un arzobispo de Mercedes Luján se va a negar a hacer una misa por pan, paz y trabajo?«

El presidente de la CEA precisó que monseñor Radrizzani no lo consultó al decidir celebrar la misa sindical, al afirmar que «no tenía porqué hacerlo», y apoyó «plenamente la actitud pastoral» del arzobispo de Mercedes-Luján.

En este sentido, monseñor Ojea pidió que se leyera el texto de la homilía pronunciada por monseñor Radrizzani, porque «expresa lo que dice el magisterio de la Iglesia acerca de algunas cuestiones conflictivas del orden social que podemos estar viviendo».

«Se ha celebrado una misa, con una enorme cantidad de gente. La pidió el Smata y luego tuvo el apoyo de muchos gremios, incluso el de Moyano, aunque varios medios hacen aparecer a Moyano como el centro de toda la situación. En esa misa hubo solo banderas argentinas en un verdadero clima religioso. Es natural celebrar una misa para aquél que la pide. Y más viniendo del mundo del trabajo, en un momento muy difícil para muchos hogares argentinos, donde el deterioro del salario es visible y nosotros vemos que estamos en una recesión bastante importante», aseveró.

Al hacerle notar que la celebración «causó enojos», monseñor Ojea respondió: «Me parece que estamos dominados por el pensamiento emocional, tenemos que buscar la manera de salir de estos pensamientos que no están basados tanto en la razón, sino en situaciones históricas, en viejos rencores; sentimientos que vuelven a reverdecer, cada vez que nosotros planteamos este conflicto».

 

 

«Tenemos que encontrar alguna manera de salir de esto, por abajo o por el costado, para poder dialogar. Los actos de las personas están juzgados por Dios, y también por la Justicia. No estamos acá tomando un partido o aprobando conductas. Si a un sacerdote le piden una misa por ‘pan, paz y trabajo’, debe acomodarse y celebrarla», concluyó.

Por su parte, el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani SDB, difundió un comunicado a raíz de la celebración de una misa, el sábado 20 de octubre en Luján, a la que acudieron referentes sindicales y de movimientos sociales, además de dirigentes políticos opositores.

«Frente a los últimos comentarios, deseo aclarar que el papa Francisco no ha tenido ninguna injerencia, la decisión de realizar la celebración de la misa en Luján fue absolutamente mía«, sostiene.

«No hubiese sido pertinente negarme al pedido que me hicieron hace 40 días ya que valoré como muy positiva la intensión de rezar por la paz, el pan y el trabajo», agregó.

Y afirma: «Nunca tuve la intención de apoyar ni a un partido, ni a una ideología, ni a personas concretas«.

 

Texto del comunicado

Con motivo de la celebración del sábado 20 en Luján:

Frente a los últimos comentarios, deseo aclarar que el papa Francisco no ha tenido ninguna injerencia, la decisión de realizar la celebración de la misa en Luján fue absolutamente mía. No hubiese sido pertinente negarme al pedido que me hicieran hace 40 días ya que valoré como muy positiva la intensión de rezar por la paz, el pan y el trabajo.

Mi propósito, expresado en la homilía, fue propiciar una súplica confiada a Dios para favorecer un clima de diálogo que nos ayude a superar las dificultades que sufren muchos argentinos.

Nunca tuve la intención de apoyar ni a un partido, ni a una ideología, ni a personas concretas.

Lo esencial para mí, en estos momentos históricos, es aprender a caminar juntos para superar la dolorosa brecha que vivimos en nuestra sociedad.

Mons. Agustín Radrizzani
Arzobispo de Mercedes-Luján

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído