En un acto encabezado por el cardenal Ángelo Becciu, enviado del papa

Beatificados Fray Tulio Maruzzo Ofm y el laico guatemalteco Luis Obdulio Arroyo

Más de 10.000 feligreses y autoridades asistieron en el Polideportivo del municipio de Morales

Beatificados Fray Tulio Maruzzo Ofm y el laico guatemalteco Luis Obdulio Arroyo
Beatos Tulio Y luis Obdulio

Son los primeros religiosos en ser beatificados en Guatemala. Fueron asesinados en Quiriguá (Izabal) en 1981 durante el conflicto armado interno que sufrió el país entre 1960-1996, por defender las causas de los campesinos, los más desposeídos

El sacerdote italiano Fray Tulio Maruzzo Ofm y el laico guatemalteco Luis Obdulio Arroyo Navarro fueron beatificados hoy en un acto encabezado por el cardenal Ángelo Becciu, enviado del papa Francisco.

El acto religioso al que asistieron más de 10.000 feligreses, autoridades de gobierno, entre ellas la canciller Sandra Jovel, y representantes de la Iglesia Católica, se realizó en el Polideportivo del municipio de Morales, en el departamento caribeño de Izabal, donde prestaron sus servicios los dos beatificados.

Becciu leyó la Carta Apostólica por medio de la cual el papa Francisco los inscribió en la lista de beatos y luego, en medio de aplausos, el cardenal desveló la imagen oficial de los dos mártires.

Fray Tulio y Arroyo se convirtieron hoy en los primeros religiosos en ser beatificados en Guatemala.

Ambos fueron asesinados en Quiriguá (Izabal) en 1981 durante el conflicto armado interno que sufrió el país entre 1960-1996, por defender las causas de los campesinos, los más desposeídos.

Su beatificación, según monseñor Domingo Buezo, obispo Vicario Apostólico de Izabal, «es un acontecimiento de gran alegría para toda la Iglesia Católica de Guatemala y la región».

Además, añadió, representa «una llamada a continuar la obra evangelizadora con un compromiso fuerte con los más pobres».

Fray Tulio Maruzzo nació en 1929 en la provincia de Vicenza (Italia) y llegó a Guatemala en 1960, donde trabajó en las parroquias del Sagrado Corazón de Puerto Barrios y en la parroquia de Entre Ríos.

Más tarde, en 1968, fue nombrado el primer párroco de la parroquia de San José en Morales, también en Izabal.

De acuerdo con la Iglesia Católica, los campesinos, provenientes de diferentes partes de la república, ocupaban en Izabal terrenos baldíos de la selva transformándolas en campos de cultivos.

Fray Tulio se propuso ayudarles para que legalizaran las tierras que cultivaban, lo que le valió amenazas de muerte y se convirtió en un obstáculo para los terratenientes.

El religioso fue acusado de colaborar con la guerrilla, por lo que sus superiores, temiendo por su vida, lo trasladaron a la Parroquia del Sagrado Corazón de Quiriguá, donde conoció al catequista y colaborador parroquial Luis Obdulio Arroyo Navarro, laico de 30 años.

A pesar de las amenazas, el guatemalteco no abandonó a Fray Tulio en sus visitas a las comunidades hasta que el 1 de julio de 1981, cerca de las ruinas de Quiriguá, fueron emboscados y asesinados.

Durante el acto también se divulgó un cortometraje que narra la historia de los dos mártires, que están enterrados en la Iglesia Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Quiriguá.

RD/Agencias

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído