El presidente del episcopado, cardenal Di Nardo, acata la orden con "decepción"

El Vaticano pide a obispos de EEUU retrasar las medidas sobre abusos sexuales

Los jerarcas católicos estadounidenses tendrán que esperar hasta febrero para poder implementarlas

El Vaticano pide a obispos de EEUU retrasar las medidas sobre abusos sexuales
Presidente del episcopado USA, cardenal Di Nardo

El cardenal Blase J. Cupich, de Chicago, propuso que se realice una asamblea especial en marzo para votar sobre las medidas después de analizar los resultados de la reunión global

En medio de una crisis profunda de su imagen y credibilidad, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos retrasará a pedido del Vaticano las acciones para enfrentar una crisis que involucra el abuso sexual de menores por parte del clero, hasta después de una reunión global que se realizará en febrero del año próximo, según informó el cardenal Daniel DiNardo, presidente de esta organización.

DiNardo dijo que la Congregación para los Obispos en Roma había enviado una carta pidiéndole a los obispos de Estados Unidos que esperen hasta después de la reunión de febrero para poder implementar alguna medida o sanción por estos hechos, que se han contabilizado en cientos y que ha dañado profundamente la imagen de la iglesia católica en este país. «Hemos aceptado con decepción este evento en particular», dijo DiNardo en una rueda de prensa.

DiNardo expresó su decepción, pero dijo que «conservo la esperanza de que esta consulta adicional mejore en última instancia nuestra respuesta a la crisis que enfrentamos».

Los obispos, que estarán reunidos hasta el miércoles en Baltimore, esperaban analizar diversas medidas para combatir los abusos, un nuevo código de conducta para los prelados y la creación de una comisión especial que estudie las denuncias contra ellos.

Los obispos podrán discutir las propuestas, formuladas en septiembre por su Comité Administrativo, pero no votar sobre ellas en lo inmediato.

El cardenal Blase J. Cupich, de Chicago, propuso que se realice una asamblea especial en marzo para votar sobre las medidas después de analizar los resultados de la reunión global.

Los escándalos afectan a la Iglesia Católica mundial desde hace décadas, pero este año se produjeron hechos salientes en Estados Unidos.

En julio, el papa Francisco destituyó al cardenal Theodore McCarrick cuando investigadores de la Iglesia dijeron que la denuncia de que manoseó a un monaguillo adolescente en los años 70 era creíble. Posteriormente, varios ex seminaristas y sacerdotes dijeron que McCarrick había abusado de ellos o los había acosado, lo que generó un debate acerca de quién pudo haber conocido y encubierto semejante conducta.

En agosto, un jurado investigador en Pensilvania descubrió décadas de abusos y encubrimiento en seis diócesis, y sostuvo que un millar de niños habían sufrido abusos a manos de unos 300 sacerdotes.

La crisis de la fe

En Estados Unidos, 13 fiscales generales estatales iniciaron investigaciones sobre abusos sexuales por parte del clero. En agosto, un informe de 884 páginas publicado por el Procurador General de Pensilvania mostró que los sacerdotes católicos en el estado abusaron sexualmente de cerca de 1.000 niños durante un período de 70 años y silenciaron a las víctimas a través de una campaña sistemática de los obispos.

La conferencia de obispos esperaba centrarse esta semana en medidas para combatir el abuso, incluido el establecimiento de un nuevo código de conducta, de acuerdo a un comunicado de septiembre. Esto mientras la Iglesia Católica de todo el mundo se está intentando de recuperar de una crisis por el abuso sexual de menores tras denuncias masivas en Estados Unidos, Chile, Australia, Irlanda y otros países. (RD/Agencias)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído