Difunden una carta pastoral sobre el racismo ante los recientes "episodios de violencia y animosidad"

Ante la llegada de la caravana de migrantes, los obispos USA reiteran que «no es delito buscar asilo»

"Este derecho a buscar refugio está codificado en nuestras leyes y en nuestros valores"

Ante la llegada de la caravana de migrantes, los obispos USA reiteran que "no es delito buscar asilo"
Caravana de migrantes llega a la frontera con EEUU Vatican News

La carta sobre el racismo nos pide que recordemos que todos somos hermanos y hermanas, todos hechos iguales a la imagen y semejanza de Dios

(C.D./USCCB).- Trump ha cerrado las puertas de EEUU ante la llegada de la caravana migrante desde Centroamérica. Una política que representa una «contradicción directa con la Ley de Asilo existente», según los obispos estadounidenses, quienes en un comunicado han recordado que «no es un delito buscar asilo» a la vez que dan a conocer una nueva carta pastoral sobre el racismo aprobada en su Asamblea Plenaria.

El obispo Joe Vásquez, de Austin, Texas, Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, la Hermana Donna Markham, OP, Phd, Presidente y Directora Ejecutiva de Caridades Católicas USA, Jeanne Atkinson, Directora Ejecutiva de Catholic Legal Immigration Network, y Sean Callahan, Presidente y Director Ejecutivo de Catholic Relief Services emitieron una declaración reiterando que no es un delito buscar asilo e instando a la Administración a buscar otras soluciones que fortalezcan la integridad de Sistema de inmigración existente.

El 9 de noviembre, el Presidente Trump emitió una proclamacion que prohibe que las personas que llegan a la frontera sur que limita con México reciban asilo en Estados Unidos, a menos que lo soliciten en un Puerto de entrada a EE.UU., lo que representa en una contradicción directa con la Ley de Asilo existente.

El comunicado completo es el siguiente:

«Si bien reconocemos el derecho de cada nación a regular sus fronteras, encontramos esta acción profundamente preocupante. Ella limitará y retardará el acceso a la protección para cientos de niños y familias que huyen de la violencia en América Central, lo que podría dejarlos en condiciones inseguras en México o en situaciones de detención indefinida en la frontera de EE.UU./México. Reiteramos que no es delito buscar asilo y que este derecho a buscar refugio está codificado en nuestras leyes y en nuestros valores. Instamos a la Administración a buscar otras soluciones que fortalezcan la integridad del sistema de inmigración existente, al tiempo que aseguren el acceso a la protección para niños y familias vulnerables. La Iglesia Católica continuará sirviendo, acompañando y asistiendo a todos aquellos que huyen de la persecución, sin importar dónde ellos busquen esa protección y de dónde sean».

 

 

Difunden una carta pastoral sobre el racismo ante recientes «episodios de violencia y animosidad»

Por otra parte, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) durante su Asamblea General de Otoño la declaración formal, «Open Wide Our Hearts: The Enduring Call to Love», una Carta Pastoral Contra el Racismo. El cuerpo de obispos lo aprobó por mayoría de dos tercios con 241 votos a favor, 3 en contra y una abstención.

El Comité para la Diversidad Cultural en la Iglesia de la USCCB, presidido por el Arzobispo Gustavo García Siller, MSpS, de San Antonio, Texas, encabezó la redacción de la Carta y el proceso previo de aprobación, antes de la votación de hoy en la Asamblea General.

El Obispo Shelton J. Fabre, de Houma-Thibodaux, Presidente del Comité Ad Hoc de la USCCB Contra el Racismo y Presidente del Sub-Comité de Asuntos para los Afroamericanos, del Comité para la Diversidad Cultural en la Iglesia emitió la siguiente declaración:

«Todo el Cuerpo de Obispos sintió la necesidad de abordar el tema del racismo, una vez más, después de ser testigos del deterioro del discurso público y los episodios de violencia y animosidad, con connotaciones raciales y xenófobas, que han resurgido en la sociedad estadounidense en los últimos años. Las cartas pastorales de todo el Cuerpo de Obispos son raras, pocas y distantes entre sí. Pero en momentos clave de la historia, los obispos se han unido para hacer pronunciamientos importantes, prestando atención a un tema en particular y con la intención de ofrecer una respuesta cristiana, llena de esperanza, a los problemas de nuestro tiempo. Éste es uno de esos momentos clave».

Creado por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos en agosto del 2017, el Comité Ad Hoc Contra el Racismo fue ideado para abordar el pecado del racismo en nuestra sociedad y en la Iglesia, para abordar la urgente necesidad de unirnos como sociedad para encontrar soluciones y para apoyar la implementación de la Carta Pastoral de los Obispos contra el Racismo.

«Open Wide Our Hearts: The Enduring Call to Love», es una carta pastoral de todo el cuerpo de obispos para los fieles laicos y todas las personas de buena voluntad que abordan el pecado del racismo. La carta nos pide que recordemos que todos somos hermanos y hermanas, todos hechos iguales a la imagen y semejanza de Dios. Debido a que todos llevamos la imagen de Dios, el racismo es ante todo un problema moral y teológico que se manifiesta institucional y sistemáticamente.

Solo una profunda conversión individual del corazón, que luego se multiplica, obligará al cambio y la reforma en nuestras instituciones y sociedad. Es imperativo enfrentar desde sus raíces las causas del racismo y la injusticia que produce. El amor de Dios nos une. Este mismo amor debe desbordarse en nuestras relaciones con todas las personas. Las conversiones necesarias para superar el racismo requieren un profundo encuentro con el Dios que vive en la persona de Cristo que puede sanar todas las divisiones.

La carta pastoral «Open Wide Our Hearts: The Enduring Call to Love», no representa la primera vez que los Obispos de Estados Unidos se han expresado en colectivo sobre temas raciales en este país, pero sí es la primera vez que lo hacen en casi 40 años.

En 1979, los Obispos aprobaron «Brothers and Sisters to Us: A Pastoral Letter on Racism in Our Day» («Hermanos y Hermanas para Nosotros: Una Carta Pastoral Sobre el Racismo en Nuestros Días»). Entre muchas otras cosas, los Obispos abordaron el hecho de que «el racismo es un pecado: un pecado que divide a la familia humana, borra la imagen de Dios entre miembros específicos de esa familia y viola la dignidad humana fundamental de aquellos llamados a ser niños del mismo Padre». La carta pastoral ahora aprobada «Open Wide Our Hearts» continúa el mensaje que «Brothers and Sisters to US» quiso transmitir.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído