El cardenal defendió la presencia intimidatoria de la Policía, brazo armado del régimen

Brenes recibió mensajes de posibles ataques a la procesión por la paz en Managua

Aseguró que las actividades religiosas católicas en vía pública no están prohibidas y que se realizarán normalmente

Brenes recibió mensajes de posibles ataques a la procesión por la paz en Managua
Cardenal Brenes

Decidieron suspender de último momento la peregrinación con el Santísimo desde el colegio Cristo Rey hasta la explanada de Catedral debido a que algunas personas le comunicaron que podría haber choques en el recorrido de la procesión

(Israel González Espinosa, corresponsal de RD en Nicaragua).- Pese a la clara actitud intimidatoria contra los feligreses por parte de los agentes de la Policía orteguista apostados en la ruta dónde pasaría la procesión con el Santísimo y en los cuatro puntos perimetrales de la Catedral; el arzobispo de Managua Leopoldo Brenes, salió en defensa de la controvertida institución, aduciendo que los efectivos policiales estaban «resguardando».

«Bueno, yo pienso que ellos estaban haciendo su custodia, a lo mejor. No quiero pensar mal. No me gusta pensar mal de las cosas«, dijo Brenes al concluir la jornada de oración por la paz de Nicaragua en la Catedral este 1 de enero.

El jerarca católico manifestó que decidieron suspender de último momento la peregrinación con el Santísimo desde el colegio Cristo Rey hasta la explanada de Catedral debido a que algunas personas le comunicaron que podría haber choques en el recorrido de la procesión.

El mismo sentido, durante la misa campal, el vicario episcopal de pastoral y párroco de la iglesia de Santo Domingo de las Sierritas Boanerges Carballo, pidió perdón a los feligreses por haber cancelado la peregrinación por motivos de seguridad de los asistentes a la liturgia eucarística del primer día del año.

 

 

 

 

«Recibimos unas informaciones que podían haber algunas tensiones en el camino. Entonces para evitar para evitar. A nosotros nos llegaban las informaciones, no se decía de quiénes, sólo decía que podía haber algunas tensiones», manifestó Brenes, sin hacer referencia a quiénes le enviaban los mensajes que aseguraban un ataque contra la procesión religiosa.

El también presidente del Episcopado nicaragüense exteriorizó que la Iglesia católica ya contaba con el permiso de la Policía orteguista para realizar la procesión, pero que debido a los mensajes que estaban recibiendo de posibles ataques, se decidió suspender la actividad en las calles.

Así mismo, declaró que las procesiones y actividades religiosas de la Iglesia en la vía pública no están en peligro, asegurando que diciembre, tanto las parroquias de Managua, Masaya y Carazo han salido a realizar sus actividades religiosas propias de la Navidad (posadas y pastorelas) sin mayores dificultades.

«Lo bueno es que nos vayamos quitando los temores. Si ellos (policías orteguistas) están ahí y no les gritamos ni les hacemos nada», enfatizó el líder religioso; quién fustigó duramente la irresponsabilidad de algunos periodistas y medios de comunicación que difundieron el video de los destrozos que dejó un robo en una capilla de México como «un ataque» a la parroquia de Catarina; dónde en días pasados hubo tensiones debidamente documentadas entre feligreses y simpatizantes orteguistas debido a la salida en procesión de la imagen de San Silvestre Papa.

Al ser cuestionado por la menor afluencia de feligreses a la eucaristía del 1 de enero en Catedral, aseguró que estaba complacido porque se pudo orar por la paz de Nicaragua en el silencio. Así mismo, destacó que muchos feligreses se unen en el trayecto de la procesión y se quedan participando en la misa.

«Quizás por lo que algunos después de la caminata ya se quedan (en la misa) y hoy, estar de pie también era difícil pero yo voy muy complacido porque yo valoro mucho el silencio en las personas. Y se escuchó el silencio y se oró en silencio», finalizó el jerarca católico.

 

 

PROTESTA «RELÁMPAGO» EN CATEDRAL

Al finalizar la misa de inicio de año en la explanada de la Catedral, un grupo de feligreses, portando la bandera azul y blanco; realizaron una protesta contra el gobierno Ortega-Murillo, exigiendo la libertad de las personas encarceladas en el marco de la crisis socio-política, libertad y efectiva democratización del país.

La protesta, a la que se unieron otros feligreses, no fue prohibida por ningún sacerdote ni por el arzobispo de Managua, quién aún se encontraba en el recinto de Catedral al momento que ocurrieron éstos hechos. Posteriormente, los manifestantes se retiraron del lugar y no se reportaron incidentes después del acto religioso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Lo más leído