Asegura que la cumbre anti-pederastia de febrero será "el comienzo de una reforma mundial"

Cardenal Cupich: «El Papa entiende bien nuestro sufrimiento por los abusos»

"Francisco está pidiendo un cambio de cultura, una reforma en la forma en que nos acercamos al ministerio"

Cardenal Cupich: "El Papa entiende bien nuestro sufrimiento por los abusos"
El cardenal de Chicago, Blase Cupich

Además de ser un delito, el abuso sexual de menores por parte de clérigos tiene que ver con la corrupción de nuestro ministerio

(Cameron Doody).- «El Santo Padre entiende bien nuestro sufrimiento» por los abusos en la Iglesia estadounidense, a la vez que sigue buscando la «participación plena de la Iglesia mundial para garantizar la protección de los niños del abuso sexual clerical en todo el mundo». Esta es la opinión del cardenal de Chicago, Blase Cupich, quien también ha afirmado que la cumbre anti-pederastia del mes que viene en el Vaticano será «el comienzo de una reforma mundial que deberá ser continua e incluirá un proceso de iniciativas a nivel regional, nacional y diocesano».

«El Papa Francisco está pidiendo un cambio de cultura, es decir, una reforma en la forma en que nos acercamos al ministerio, ya que además de ser un delito, el abuso sexual de menores por parte de clérigos tiene que ver con la corrupción de nuestro ministerio«, ha apuntado Cupich en una entrevista con el Tablet, recogida en español por Nuestra Voz. Es por eso que la cumbre que el purpurado está ayudando a organizar «debe entenderse como parte de un compromiso a largo plazo con la reforma», si bien es cierto que «una simple reunión no resolverá todos nuestros problemas».

Además del cardenal de Chicago, forman parte del equipo organizador de la cumbre con los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo el arzobispo Charles Scicluna de Malta, investigador principal del Papa en materia de abusos; el jesuita Hans Zollner, integrante de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores y presidente del Centro de Protección de la Infancia en la Universidad Gregoriana de Roma; y el cardenal Oswald Gracias, el arzobispo de Bombay. Un comité que está «comprometido con alcanzar resultados específicos de esta reunión que reflejen el pensamiento del Papa Francisco», ha asegurado el cardenal Cupich.

 

En cuanto a las preparativas para la cumbre, el arzobispo de Chicago ha declarado que el comité organizador contará con la participación de «clérigos y laicos, mujeres y hombres, que han demostrado experiencia y conocimientos en estas áreas». Incluyendo la del cardenal Seán O’Malley de Boston, presidente de la Comisión anti-pederastia del Papa, y los demás integrantes de este organismo, que en un primer momento se temía que no tuvieran oportunidad de hacer sus aportaciones. Todo esto en aras de «reforzar nuestro compromiso compartido para establecer la capacidad de respuesta, la responsabilidad y la transparencia necesarias» respecto a la pederastia sacerdotal, lo cual es el principal propósito del Papa al convocar esta reunión global, ha afirmado Cupich.

Según el purpurado, Francisco también busca con la cumbre de febrero entender qué ha fallado en el pasado en materia de la protección de menores, y asegurarse de que los fracasos no vuelvan a repetirse.

En palabras de Cupich, «eso significa, en primer lugar, asegurarse de que todos los líderes de la Iglesia tengan un entendimiento completo y de primera mano del impacto del abuso sexual clerical en las víctimas cuando no se cumple con esa norma». «También significa nombrar y asumir la responsabilidad por nuestras faltas para asegurarnos de que no se repitan», ha continuado el cardenal, añadiendo que «por supuesto, para asegurarnos de que no se repitan se requerirá que todos los niveles de la Iglesia, ya sea local, regional, nacional hasta universal, asuman su responsabilidad».

«Con ese fin, debemos definir estas responsabilidades particulares con mayor claridad y establecer la capacidad de respuesta, la transparencia y la responsabilidad, en particular para los obispos«, ha proseguido el purpurado de Chicago. Algo de vital importancia para el Papa Bergoglio, quien ha demostrado «una y otra vez» que «para él la protección de los niños y el acompañamiento de aquellos que han sido perjudicados es una prioridad de todo el pueblo de Dios y una de nuestras misiones fundamentales» en la Iglesia.

Te puede interesar

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído