"Un auténtico cristiano no participa en el robo de petróleo", insisten

Los obispos mexicanos afean al Gobierno su «falta de planeación» ante el corte del suministro de combustible

El obispo de Celaya pide "proyectos bien pensados hasta las consecuencias que va a traer, porque esto trae muchos daños"

Los obispos mexicanos afean al Gobierno su "falta de planeación" ante el corte del suministro de combustible
Corte del suministro del combustible en México

Cardenal Robles: "El presidente tiene que hacer de la sociedad un verdadero aliado y al aliado se le comunica, participa, por qué se toman las medidas y cuándo se va a resolver para tenerlo de aliado en contra de este flagelo que es la corrupción"

(Guillermo Gazanini, corresponsal en México).- Se cumple una semana desde la aplicación de medidas contra el robo de combustibles. El gobierno de México tomó una decisión sin precedentes suspendiendo el suministro de gasolinas y diésel provocando un encarecimiento en el centro y occidente del país.

El caos y desorden se han visto en diferentes ciudades y son kilométricas las filas de autos en las estaciones de servicio. El presidente de la República ha solicitado la paciencia de la ciudadanía, pero eso es lo que más se viene agotando.

Obispos de la Iglesia mexicana, particularmente del occidente y bajío, habían dado las señales de alarma por esta situación, entre ellos, el cardenal arzobispo de Guadalajara y los obispos de Celaya e Irapuato. Una semana después, el problema se ha tornado más agudo y en el contexto de la solemnidad del Bautismo del Señor, los prelados externan su opinión y preocupación al respecto.

«Acabar con la corrupción, un viacrucis»

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y arzobispo de Monterrey, Mons. Rogelio Cabrera López, señaló en rueda de prensa que el combate a la corrupción es un viacrucis porque es «muy complicado, hay muchos intereses, hay muchas fuerzas que se oponen y por eso sabemos lo difícil que es…».

Sobre las medidas que han restringido la distribución de combustibles, el arzobispo Cabrera señaló que «El Presidente ha querido comenzar con el asunto del robo de la gasolina, la corrupción que está a lo largo del país en estos términos. Sé que enfrentar esto es muy complicado porque apoderarse de los energéticos es apoderarse de la economía del país» y urgió a los responsables a «buscar alternativas de atención en aquellos lugares donde hoy escasea la gasolina, sobre todo en el centro del país, para que no sufran los más pobres y mucho menos aquéllos que no pueden valerse por sí mismos…».

 

 

Un cristiano auténtico no hace huachicoleo

En la homilía por la solemnidad del Bautismo del Señor, el V arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, hizo énfasis en las características de un bautizado en Cristo como «Epifanía» del Señor al expresar que «Nosotros estamos llamados a manifestar nuestro ser de cristianos y a no esconder esta identidad. No seamos cristianos católicos vergonzantes, de los que tienen miedo a manifestar su fe y esperanza. Hoy se necesitan testimonios valientes y propositivos para el bien común. Seamos conscientes de nuestro ser de cristianos y de todo lo que esto nos implica…».

Al mencionar el problema de los combustibles fue terminante al respecto. Al abundar sobre el robo de gasolinas esgrimió que «un auténtico cristiano no participaría nunca en el ‘huachicoleo’, ni en ninguna otra forma de robo o de corrupción» y expresó su confianza para que «las estrategias que está siguiendo el gobierno actual no sean fallidas, para que pronto pueda alcanzarse la distribución suficiente de la gasolina que tantos y tantos necesitan…».

Y abundó sobre el problema de la inseguridad donde se ve como solución la creación de la Guardia Nacional: «Pidamos para que las estrategias contra la inseguridad que se están implementando para la seguridad de nuestra Patria tengan los mejores resultados. En el éxito de nuestras autoridades debe manifestarse el éxito, no de unos cuantos poderosos, sino el de toda la población, especialmente los más pobres y enfermos».

 

 

Desabasto podría convertirse en conflicto

Jalisco es de los Estados más perjudicados por la falta de combustibles. El 6 de enero, y en lo que parecía un retraso en el suministro, el arzobispo de Guadalajara, cardenal José Francisco Robles Ortega, auguraba «un freno en la vida económica del estado y de los estados que están implicados con esta carestía».

Una semana después, el purpurado afirmó que la situación podría derivar en conflictos sociales al no haberse aplicado una estrategia adecuada: «El presidente tiene que hacer de la sociedad un verdadero aliado y al aliado se le comunica, participa, por qué se toman las medidas y cuándo se va a resolver para tenerlo de aliado en contra de este flagelo que es la corrupción», por lo que enfatizó emprender una comunicación fluida entre la Federación y el Estado de Jalisco: «Las autoridades deben de resolver lo más pronto posible la tardanza del abasto de la gasolina. Porque no tiene que ver con el movimiento vial, tiene que ver con el comercio, tiene que ver con el turismo, tiene que ver con los servicios, y eso no se puede prolongar tanto…».

Se requiere de información objetiva

En la acostumbrada rueda de prensa en donde se recordó el segundo aniversario de ministerio episcopal en la arquidiócesis de Morelia, Mons. Carlos Garfias Merlos, vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, reiteró que ante esta contingencia hay informaciones que no han sido objetivas.

En este sentido señaló que es necesario «tener explicación de todo lo que ha pasado y todas las personas que han tenido descontento y enojo puedan tener satisfacción… Espero que tengamos una explicación adecuada… precisa y objetiva, con la verdad…».

Y más adelante enfatizó: «Cuando aparece la corrupción, cuando hay señales de falta de verdad y de engaño, siempre será importante una estrategia de forma de que quede claro dónde está la mentira y el robo…». En este sentido, dejó claro que es necesario «consultar» a la ciudadanía sobre la solución de problemas que seguirán apareciendo: «Siempre hay alternativas y ojalá se estén buscando las mejores…» para lograr que impere la justicia.

 

 

«Me quedé sin gasolina»

El arzobispo de Puebla, Mons. Víctor Sánchez Espinosa, alentó las medidas del gobierno federal para acabar con el delito que perjudica la economía del país principalmente en Puebla, uno de los estados con los mayores índices en el robo de combustibles.

De acuerdo con Mons. Sánchez, las medidas que se están tomando son buenas: cerrar los ductos; sin embargo, hay que organizar mejor la distribución. Yo creo que el señor presidente, Andrés Manuel, ha dicho que es cuestión de distribución y ya sufrí de esto porque me fui a San Juan de los Lagos y me quedé sin gasolina». Y rogó a Dios para que Puebla no sufra las consecuencias del desabasto como en otras entidades: «Espero que se normalice lo más pronto posible, que sea en cuestión de días y esperemos en Dios no lleguemos a lo que están viviendo otros estados».

No vemos claro quiénes son los verdaderos culpables

Mons. Enrique Díaz Díaz, obispo de Irapuato, señaló que en el combate al llamado huiachicoleo se deben presentar a los responsables para ser sancionados; sin embargo, las cosas no resultan claras y, en cambio, se está exigiendo paciencia a la ciudadanos acrecentando el descontento: «Yo creo que se ha hablado mucho de la guerra al huachicol y nos han pedido que tengamos paciencia y estoy de acuerdo pero también necesitamos saber quien como donde y cuando hace el robo, porque si no nos piden paciencia y estoy de acuerdo pero también necesitamos saber quien como, cuando y donde hace el robo, porque si no no piden paciencia sin presentar resultados».

Una semana antes, el 6 de enero, el prelado ya hacía referencia al desabasto en Guanajuato, entidad gobernada por el Partido Acción Nacional en oposición al Movimiento de Regeneración Nacional, partido político del actual gobierno. Al respecto, Mons. Díaz Díaz indicó que «Se tiene que combatir el huachicol como le llamamos, pero sí se tienen que prever las consecuencias, a muchos se les hace sospechoso que sea desabasto en determinados estados que no son del Gobierno Federal…».

 

 

Que no sean meras ocurrencias

Una semana antes, el obispo de Celaya, Mons. Benjamín Castillo Plascencia, sufrió por la escasez de combustibles en el Bajío y en Guadalajara, Jalisco. El día anterior a la solemnidad de la Epifanía del Señor, sábado 5 de enero, contaría que había llenado el tanque de su vehículo y «cuando llegamos ya sólo nos vendieron mil pesos y a los que llegaron después sólo les vendieron 200 pesos, apenas nos alcanzamos a regresar, pero no todas las gasolineras tenían y las filas en la carretera eran muy grandes».

Para el prelado, las medidas gubernamentales contra el huachicoleo no deben ser puras ocurrencias para no perjudicar a la economía de los ciudadanos: «Esto es por falta de una planeación más concreta, que no resulte en meras ocurrencias; deberían de tener proyectos bien pensados, desde la idea que nace, hasta las consecuencias que va a traer, porque esto trae muchos daños, en dinero es mucho lo que se pierde».

Para Mons. Benjamín Castillo, las mafias y el crimen organizado mutarán siempre de acuerdo a las necesidades del los mercados ilícitos: «En el fondo estos problemas pueden ser ocasionados por el huachicol, mucho de lo que se mueve aquí ahora es eso; las mafias se han metido, ya no son sólo los que hacían las ordeñas, sino los que quieren apoderar de eso, van pasando del negocio de las drogas a otras cosas, como el petróleo, pero todo lo que sea crimen organizado se va a ir organizando en torno a otros negocios».

Civilidad ante el desabasto

En conferencia de prensa, el arzobispo primado de México, cardenal Carlos Aguiar Retes, también alentó la aplicación de medidas radicales para acabar con el robo de combustibles y manifestó su beneplácito por las estrategias aplicadas: «Estamos plenamente de acuerdo en que hay que combatir la corrupción, y el abastecimiento de gasolina es un tema muy grave que se está tocando…».

Las medidas deben ser «radicales para poder resolver de tajo, de fondo, el problema de corrupción que aparentemente se dio entre Pemex y sectores privados». El cardenal Aguiar llamó a tener soluciones a corto plazo en el desabasto de combustibles sin descuidar el combate a la corrupción y a la vez llamó a la ciudadanía a ejercitar la civilidad ante el desabasto: «Debemos tener civilidad, que esto no sea ocasión para confrontarnos…».

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:

 

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído