Presidida por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa

Cientos de fieles cierran la JMJ con una procesión en honor a San Juan Bosco

Ulloa destacó que con la peregrinación concluían las actividades de la JMJ que presidió la semana pasada el papa Francisco

Cientos de fieles cierran la JMJ con una procesión en honor a San Juan Bosco
La JMJ cierra con la tradicional procesión de San Juan Bosco

En la JMJ Francisco pidió a los jóvenes acción, porque la salvación que regala Jesús no está "colgada 'en la nube' esperando ser descargada", "sino una invitación a ser parte de una historia de amor que se entreteje con nuestras historias"

Cientos de fieles expresaron hoy en Panamá su devoción a San Juan Bosco, patrono de los jóvenes, en una procesión que recorrió parte de la capital y que cerró la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2019 celebrada la semana pasada en el país centroamericano.

La tradicional procesión, que se celebra anualmente, partió desde la sede de la Basílica Menor Don Bosco presidida por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, que dio una misa antes de que se iniciara la romería.

Ulloa destacó que con la peregrinación en honor a San Juan Bosco, «padre y maestro de la juventud», concluían las actividades de la JMJ que presidió la semana pasada el papa Francisco.

En la eucaristía y posteriormente en la procesión participaron peregrinos y sacerdotes que asistieron a la Jornada Mundial de la Juventud, y que todavía no han podido regresar a sus países, dijo Ulloa.

Los feligreses recorrieron las principales calles del barrio de Calidonia, en la capital panameña, donde está situada la Basílica Menor Don Bosco.

En la romería, además de los cientos de personas que asistieron al masivo evento religioso, participaron los comandantes y la banda de música del Cuerpo de Bomberos de Panamá.

La JMJ culminó el pasado domingo, y en los cinco días en que Francisco estuvo en Panamá ofreció una decena de discursos ante centenares de miles de personas, en actos con funcionarios gubernamentales, diplomáticos y obispos, y en visitas a un centro de menores y una casa hogar para enfermos de sida.

La corrupción, la transparencia en la administración pública y privada, la inclusión, reconocimiento de los pueblos indígenas, la violencia, los feminicidios y la migración estuvieron entre los temas abordados por el sumo pontífice.

En todas sus intervenciones estos días fue recurrente su llamado a las nuevas generaciones a cuestionar, a ver el mundo desde una perspectiva de comunidad y convertirse en «influenciadores» de Dios, como lo fue María, según dijo el papa.

Pero también pidió a los jóvenes acción, porque la salvación que regala Jesús no está «colgada ‘en la nube’ esperando ser descargada», ni es una aplicación o un tutorial, «sino una invitación a ser parte de una historia de amor que se entreteje con nuestras historias».

El papa alertó del «cansancio de la esperanza» para algunos religiosos, que «nace al constatar una Iglesia herida por su pecado y que tantas veces no ha sabido escuchar tantos gritos en el que se escondía el grito del Maestro».

RD/Agencias

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído