DICTADURA EN NICARAGUA

El Papa traslada a Roma al obispo Silvio Báez tras conocerse un plan para asesinarlo

El Papa traslada a Roma al obispo Silvio Báez tras conocerse un plan para asesinarlo
El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez. EP

En Nicaragua, los críticos corren peligro (Monseñor Silvio José Báez, personaje eclesial del año 2018 en Nicaragua).

El papa Francisco ha pedido al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez Ortega, que esté en Roma por un tiempo indeterminado, según ha anunciado el propio prelado el miércoles 10 de abril de 2019, en rueda de prensa ofrecida en la curia arzobispal.

Báez ha anunciado a los medios de comunicación esta información, junto al cardenal Leopoldo Brenes, tras una larga crisis en el país, agravada con la violencia desatada por el régimen de Daniel Ortega Murillo, que ha dejado más de 600 muertes en las calles, más de 800 presos políticos y 1000 desaparecidos.

El pasado 4 de abril de 2019, el pontífice invitó al obispo Silvio Báez a ir a Roma para mantener con él un diálogo, tras hacerse público un plan para asesinarlo. La audiencia privada se celebró en el Palacio Apostólico del Vaticano, ha relatado el cardenal Leopoldo Brenes, quien también ha intervenido en la conferencia.

Por su parte, el prelado ha reconocido que «no he pedido salir de Nicaragua». «Quiero dejar claro que mi corazón ha estado aquí, en mi tierra, en mi patria, y en medio de mi pueblo, y mi corazón de pastor seguirá aquí, en Nicaragua», ha asegurado.

«Yo no he pedido salir -ha insistido Báez– he sido llamado por el Santo Padre, y como ha dicho el cardenal Brenes, mandó una carta y a través de la Nunciatura se me comunicó que quería conversar conmigo».

«Fui a Roma y me recibió de una manera muy afectuosa, muy fraterna, con un gran interés por mi ministerio y por mi vida, y también por la situación de Nicaragua. Quiso que le hablara de mi ministerio y de la vida en Nicaragua. Me escuchó con muchísima atención», ha recordado.

El pastor de la Arquidiócesis de Managua ha reproducido lo que manifestó al papa Francisco: «En este momento experimento un gran dolor en mi corazón. El dolor de no poder estar físicamente en medio de mi amado pueblo nicaragüense».

«Así como Pablo se echó a llorar con los presbíteros en Éfeso en Hechos 20, yo he llorado», ha confesado el obispo auxiliar de Managua.

«Esta decisión del Santo Padre que yo he aceptado y asumido con plena obediencia amorosa ha hecho llorar mi corazón», ha enfatizado.

«Como no llorar al recordar en estos 10 años el cariño, el apoyo, la confianza, la cercanía, las oraciones de nuestra gente, de nuestros niños, de nuestros jóvenes…», ha expresado Báez.

«Como olvidar a los campesinos, a las madres de las víctimas de la represión, los jóvenes perseguidos, a quienes están en las cárceles. Llevo todo esto en mi corazón», ha añadido.

«Les aseguro que tengo una paz profunda que es una gracia especialísima del Señor», ha compartido con los periodista desde su país.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han responsabilizado a Daniel Ortega de «asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven de Nicaragua».

El régimen ha negado su responsabilidad y sostiene que es «víctima de un golpe de Estado».

Entre los fallecidos también hay jóvenes y niños. Una crisis que ha dejado un saldo de casi 2.000 heridos e innumerables detenidos.

En este periodo de conflicto social, las libertades de prensa y expresión han sido violadas, muchos han sido los periodistas amenazados y heridos al momento de ejercer su labor, y entre los muertos está también el periodista Ángel Gahona, mientras cubría las protestas iniciales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído