LIBERTAD RELIGIOSA

Arrecian las críticas contra el proyecto de ley de restricción de símbolos religiosos en Quebec

Arrecian las críticas contra el proyecto de ley de restricción de símbolos religiosos en Quebec
La cruz en el cuello. EP

La iniciativa ha generado multitud de críticas, incluida la del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, que califica la medida de «discriminatoria» (Canadá concede asilo a la joven saudí que apostató del Islam y escapaba desesperadamente de su familia).

El gobierno de Quebec se está preparando para adoptar lo que se convertiría en la legislación laicista más estricta de Canadá, con la intención de poner fin a más de una década de debates sobre el lugar de la religión en el ámbito público.

Simon Jolin-Barrette, ministro de inmigración, diversidad e inclusión, presentó el 28 de marzo el proyecto de ley 21 en la Asamblea Nacional de Quebec.

El borrador se basa en 4 principios: la separación del estado y las religiones, la neutralidad religiosa del estado, la igualdad de todos los ciudadanos y la libertad de conciencia y religión.

El texto prohíbe que determinadas personas, «en el desempeño de sus deberes», usen símbolos religiosos, como una cruz, un velo o un kipá.

Los maestros de escuela, así como las personas con poder autorizado, como los jueces o los oficiales de policía, no podrán usar ningún símbolo religioso. Jolin-Barrette indicó, sin embargo, que la prohibición no se aplica a las personas que ya estén «en el cargo en el momento de aprobarse la nueva legislación».

Según explicó, el proyecto de ley requiere también que ningún empleado del gobierno se cubra la cara y que cualquier ciudadano que desee realizar un servicio público debe tener la cara descubierta para permitir la verificación de identidad o por razones de seguridad.

El gobierno de Quebec, dirigido por el primer ministro François Legault, ha argumentado que cuenta con el apoyo de una gran mayoría de ciudadanos. De hecho, las encuestas muestran que la mayoría de los quebequenses apoyan la iniciativa.

El obispo Noel Simard de Valleyfield, Quebec, presidente de la Asamblea de Obispos Católicos de Quebec, se opuso a la legislación, diciendo que «la neutralidad (de un estado) no debe restringir de ninguna manera los derechos fundamentales de los individuos y las comunidades a expresar sus creencias espirituales y religiosas y vivir de ello».

Unos días antes de que se presentara el proyecto de ley, los obispos de Quebec dijeron: «El uso de carteles o ropas que muestren afiliación religiosa es un caso claro del ejercicio de la libertad de religión. La restricción de esta libertad fundamental de cualquier manera debe hacerse solo sobre la base de razones graves e incuestionables».

A mediados de abril, el gobierno dio a conocer una lista de grupos e individuos invitados a comentar sobre el proyecto de ley en comisión. Ningún grupo religioso fue invitado.

«¿Qué diríamos si el gobierno hiciera una ley que afecte a toda la industria de la construcción y que no invite a las asociaciones de empleadores y sindicatos de este sector a formar parte de una comisión parlamentaria?», preguntó Pierre Murray, secretario general de la Asamblea de Obispos Católicos de Quebec.

Los líderes judíos, anglicanos y de la Iglesia Unida de Canadá también expresaron su oposición al proyecto de ley.

Durante la última década, todos los partidos políticos que formaron un gobierno en Quebec propusieron una legislación sobre secularización en la vida y los servicios públicos.

En 2017, se aprobó el Proyecto de Ley 62 sobre la neutralidad religiosa del estado, pero sus principales disposiciones, que incluyen recibir y prestar servicios sin cubrir la cara, nunca se implementaron porque fueron suspendidas por el Tribunal Superior de Quebec.

El gobierno invocó la cláusula de Canadá a pesar de presentar el proyecto de ley. La cláusula permite a los gobiernos provinciales anular algunas partes de la Carta Canadiense de Derechos y Libertades. En este caso, algunas disposiciones de la carta relacionadas con la libertad religiosa serían anuladas.

François Legault dijo que el debate ha durado «demasiado tiempo» y que el proyecto de ley de su gobierno es «moderado».

Legault indicó que quiere aprobar el Proyecto de Ley 21 antes de que finalice la sesión parlamentaria a mediados de junio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído