LAMENTAN LA CRISIS POLÍTICA QUE VIVE LA REGIÓN

Los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano abrazan el dolor de Venezuela, Nicaragua y Haití

Los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano abrazan el dolor de Venezuela, Nicaragua y Haití
El presidente del CELAM, Miguel Cabrejos. EP

Más de 2 millones de venezolanos huyeron del país en los últimos años. Todos se han visto afectados por este éxodo masivo, es una cuestión de enorme importancia regional (La Iglesia rechaza categóricamente la persecución contra dirigentes políticos y sociales en Venezuela).

Los obispos de América aseguraron este viernes 17 de mayo de 2019 al concluir en Honduras su Asamblea General Ordinaria que abrazan «el dolor» que sufren los pueblos y la Iglesia en Venezuela, Nicaragua y Haití, y lamentaron la crisis política que vive la región, que está llevando a muchos a emigrar a otros países.

«Abrazamos el dolor de los pueblos y de las iglesias que en la actualidad más están sufriendo, los hermanos en Venezuela, Nicaragua y Haití», dijo el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Miguel Cabrejos, en una rueda de prensa.

Venezuela atraviesa una escalada de tensión política desde el pasado mes de enero, cuando Nicolás Maduro juró un nuevo mandato de seis años que no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional.

Por su parte, Nicaragua sufre una importante crisis a raíz de las protestas contra el régimen de Daniel Ortega, que han dejado centenares de muertos, heridos y miles de exiliados.

Asimismo, Haití vive una grave crisis política y económica por las protestas masivas y violentas de la oposición que exige la salida del poder del presidente Jovenel Moise, que empeoró en los últimos meses por la depreciación de la moneda nacional.

Los obispos reunidos en la XXXVII Asamblea Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano, que concluyó este viernes en Tegucigalpa, constataron en América Latina y el Caribe «el crecimiento de una crisis ética, política, económica y cultural».

Cabrejos, quien es arzobispo de la localidad peruana de Trujillo y dirigirá el CELAM en el cuatrienio 2019-2023, dijo que en la raíz de esa crisis descubrieron «una fractura antropológica que se manifiesta de múltiples maneras».

Entre las manifestaciones destacadas por el presidente del CELAM figuran «el machismo que lesiona la dignidad de la mujer y las migraciones obligadas por la pobreza y la violencia».

Ante esta realidad, los obispos de América señalaron que asumen los cuatro verbos con los que el papa Francisco orienta la atención a los migrantes: «acoger, proteger, promover e integrar».

Los miembros del CELAM esperan involucrarse «más vivamente en nuestra misión de proclamar la palabra de Dios y ofrecer a todos la oportunidad de ser alegres discípulos misioneros de Jesucristo».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido