CORRUPCIÓN Y ESCÁNDALO

El Papa acepta la renuncia de un obispo brasileño investigado por encubrir delitos sexuales

El Papa acepta la renuncia de un obispo brasileño investigado por encubrir delitos sexuales
El obispo de Limeira, Vilson Días de Oliveira. EP

La Iglesia Católica brasileña ya se vio sacudida por escándalos de abusos sexuales en el pasado reciente.

En esta línea, el papa Francisco aceptó este viernes 17 de mayo de 2019 la renuncia del obispo de la ciudad brasileña de Limeira, Vilson Días de Oliveira, investigado bajo las acusaciones de extorsión, enriquecimiento ilícito y de encubrir delitos sexuales supuestamente cometidos por un religioso (El Papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago de Chile, imputado por encubrir abusos sexuales ).

En un comunicado y sin mencionar los motivos, la diócesis de Limeira, a unos 144 kilómetros de Sao Paulo, anunció la aceptación del pontífice de la petición de renuncia presentado por el obispo.

El Vaticano indicó que Días de Oliveira será relevado interinamente por el arzobispo de Aparecida, Orlando Brandes.

La diócesis publicó una carta de agradecimiento al obispo, así como una misiva elaborada por el propio prelado, en la que, sin dar detalles, se refirió a «ataques» a la Iglesia, que había tenido que enfrentar, en particular a la de su jurisdicción, que abarca 16 municipios del interior del estado de Sao Paulo.

Días de Oliveira estaba al frente de la diócesis de Limeira desde el 13 de junio de 2007, cuando fue nombrado por el entonces papa Benedicto XVI.

Según el servicio estatal de noticias Agencia Brasil, el obispo es investigado por encubrir supuestos casos de abuso sexual cometidos por el sacerdote Leandro Ricardo, párroco de la basílica de San Antonio de Padua, en la ciudad de Americana, quien fue suspendido del cargo y también como rector de un colegio católico.

Además de la investigación de la Policía Civil de Sao Paulo, la Iglesia Católica también indagó sobre las denuncias que recaen contra el religioso.

A petición del Vaticano, en febrero pasado el entonces obispo de Lorena y ahora arzobispo de Campinas, Joao Inácio Muller, estuvo durante una semana en Limeira y escuchó el relato de cerca de veinte sacerdotes en esa ciudad sobre el comportamiento de Días de Oliveira.

El informe de Muller fue remitido al nuncio apostólico en Brasilia, Giovanni d’Aniello, representante del Vaticano en el país.

Según los medios locales, el obispo de Limeira también habría pedido a párrocos de su jurisdicción «donaciones» para hacer reformas en dos casas de playa compradas por él en el litoral de Sao Paulo, entre otros supuestos ilícitos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido