La ceremonia estuvo presidida por el Príncipe

«La muerte de Cabello es semilla de libertad»

El arzobispo castrense, Juan del Rio, oficia un emocionado funeral

Vuestro hijo vive y vive eternamente con el Dios

(RD/Efe).-El arzobispo castrense, Juan del Río Martin, ha afirmado hoy que la muerte del soldado Cristo Ancor Cabello en un atentado en Afganistán es «semilla de libertad» y refuerza el valor de que España es un país que «no esquiva su mirada ante los graves problemas internacionales».

Del Río ha dedicado estas palabras en el funeral oficiado en memoria de Cabello en la base «General Alemán Ramírez», en la zona militar de La Isleta de Las Palmas de Gran Canaria.

La ceremonia ha estado presidida por el Príncipe, y han asistido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la ministra de Defensa, Carme Chacón; el líder del PP, Mariano Rajoy, y el presidente de Canarias, Paulino Rivero, entre otras autoridades.

El arzobispo castrense ha pedido a la familia y amigos del soldado fallecido «no desfallecer» en este momento de dolor.

«No estamos destinados a una muerte sin solución. Vuestro hijo vive y vive eternamente con el Dios que nos creó para la vida, para la felicidad, no para la muerte y el vacío. Esta muerte es semilla de libertad. Sed fuertes. Es el mejor homenaje que podéis rendir a vuestro hijo», les ha dicho.

El arzobispo castrense ha afirmado que militares como Cabello «son un constante referente de que España es un país que sabe mirar de frente y no esquiva su mirada ante los graves problemas internacionales, donde las naciones libres se juegan el futuro de su seguridad e independencia».

Ha alentado a no bajar los brazos para derrotar a los violentos en países como Afganistán. «O acabamos con el terrorismo o terminamos siendo esclavos de él«.

Del Río ha destacado la «generosidad» de Cabello en el transcurso de su corta vida militar, que le valió para ser condecorado por Naciones Unidas por su participación en la misión del Líbano.

Ha subrayado que Cabello «participa ya de una vida nueva» después de haber iniciado «el camino hacia el país donde ya no hay horror, ni dolor, sino plenitud, paz y vida eterna».

El arzobispo, que ha concelebrado el funeral con el obispo de Las Palmas, Francisco Cases Andreu, ha elogiado el papel del Ejército español en países como Afganistán, «donde la violencia, terror y la muerte están presentes».

Ha tenido palabras de recuerdo para los cinco heridos del atentado en el que perdió la vida Cabello, todos ellos de destacamentos con sede en Canarias.

Cabello fue bautizado por deseo propio antes de morir en el hospital de Herat

El cabo Cristo Ancor Cabello, fallecido en el atentado de Afganistán el pasado miércoles, fue bautizado en el hospital de la base de Herat cuando agonizaba por las heridas causadas por la explosión, cumpliendo así su deseo de cristianizarse durante su estancia en el país asiático.

El capellán del acuartelamiento de Herat tenía intención de haber bautizado esta misma semana a Cabello, pero el suceso en el que se vio envuelto el militar grancanario obligó a hacerlo en los últimos momentos de su vida.

El sacerdote de la base de Herat desveló ayer, jueves, el deseo de Cabello de hacerse cristiano durante el oficio religioso con el que se le despidió en Afganistán antes del traslado de su féretro a Las Palmas de Gran Canaria, de donde era natural.

El cabo va a ser enterrado hoy en el panteón militar del cementario de San Lorenzo después del funeral que se ha celebrado en la base La Isleta de la capital grancanaria, sede del Regimiento Soria 9 al que pertenecía, aunque con destino en Fuerteventura.

Cabello será sepultado con la concha bautismal con la que fue cristianado en el hospital ROLE 2 de Herat, donde recibió al mismo tiempo la confirmación.

El capellán le había comentado que su propósito era pedir una concha a Madrid para oficiar el bautismo, pero Cabello le dijo que él mismo tenía una que había comprado cuando hizo el Camino de Santiago.

El cabo, de 25 años, estaba emparejado con una chica venezolana con la que había tenido su segundo hijo hacía pocos meses.

Su mujer y los hijos residían actualmente en Caracas, según fuentes militares.

Cabello comenzó su carrera profesional en el Ejército en el año 2003.

En su primera etapa, en la que fue legionario, estuvo en el Líbano en la misión en la que participa España, tarea por la que fue condecorado con la medalla de la ONU.

Después de una segunda etapa en un acuartelamiento de Las Palmas de Gran Canaria, fue destinado al Regimiento Soria 9 con el que viajó a Afganistán el pasado mes de julio.

Cabello desempeñaba las funciones de conductor y tirador de torreta en los blindados BMR en los que patrullan los soldados españoles desplegados en Herat.

Cuando sucedió el atentado, estaba al tanto de la vigilancia de lo que sucedía en el exterior durante la patrulla que el vehículo que le transportaba estaba realizando como parte de un convoy.

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído