La toma de posesión del Nuncio acelera el relevo

Córdoba puede tener nuevo obispo antes de final de mes

Demetrio Fernández, entre los candidatos

Asenjo acaba de ser nombrado miembro de la Pontificia Comisión para América Latina

En vísperas de la toma de posesión del nuevo nuncio del Papa, el italiano Renzo Fratini, cuya presentación de credenciales en Madrid está prevista para mediados de este mes, crece la expectación ante el relevo de Juan José Asenjo al frente del Obispado, del que se despidió oficialmente el 10 de enero. Un cambio que, según las fuentes consultadas, podría producirse antes de final de octubre, momento en que se conocería el nombre del obispo entrante, quien tendrá hasta tres meses para asumir su nueva prelatura. Lo cuenta R. Luque en Diario Córdoba.

El creciente runrún de comentarios y rumores tiene sus claves. La más reciente es que monseñor Asenjo acaba de ser nombrado miembro de la Pontificia Comisión para América Latina, y éste es ya el tercer frente de acción de quien está llevando con total entrega –poniendo a prueba su aguante y su salud– la administración apostólica de la diócesis a la vez que afronta su tarea como arzobispo coadjutor de Sevilla, en espera de ser nombrado titular. Una interinidad que se alargará hasta que Roma acepte la dimisión presentada el pasado 23 de agosto, al cumplir 75 años, por Carlos Amigo, a quien no le está resultando humanamente fácil despedirse de la silla de San Isidoro.

Por otro lado, una de las primeras funciones del embajador papal en España será la provisión de las sedes episcopales vacantes. Son, junto a Córdoba, las de Oviedo, Valladolid y Teruel, además de otros obispados cuyos titulares ya cumplieron la edad preceptiva de jubilación como el de Sevilla, que son los de Guadix, Tui-Vigo y San Sebastián.

LAS ´QUINIELAS´ En San Sebastián el prelado dimisionario, Juan María Uriarte, lleva más de un año esperando la llegada de su sucesor, de modo que, por lógica, será uno de los primeros en ser sustituido. Aunque el Vaticano tiene una lógica interna indescifrable e impredecible, de ahí que cundan las quinielas .

En las de Córdoba el baile de nombres es interminable, pero en él suena fuerte el del obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, que ya estaba en la primera terna que se barajó, junto a José Ignacio Munilla y Jesús Sanz, prelados de Palencia y Huesca, respectivamente. Pero ha habido, hay y habrá otros nombres en liza: Raúl Berzosa, administrador diocesano de Oviedo; Juan Antonio Martínez Camino, auxiliar de Madrid –opción poco probable porque la archidiócesis prepara la Jornada Mundial de la Juventud y todas sus fuerzas le resultan pocas–, y los coadjutores de Valencia. Cualquiera de ellos podría ser el próximo obispo de la diócesis. O no. Todos los caminos conducen a Roma.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído