Cristianos Socialistas muestran en público sus reticencias

Bono pide consenso al Gobierno en el aborto

Rajoy solicita que "no se tramite la Ley"

Quedó claro en la marcha que no hay necesidad de esa ley en la sociedad española

Cuenta Domingo Pérez en Abc que el sábado habló la sociedad civil con la celebración de una multitudinaria manifestación a favor de la vida. El éxito de la convocatoria sirvió sin duda para explicar la fortísima contestación social al proyecto de reforma de la ley del aborto que el Gobierno acaba de presentar en el Parlamento. Le corresponde ahora el turno a los políticos de expresarse. Algunos ya dieron ayer señales de haber recibido el mensaje y empezaron a tomar posiciones para el tormentoso debate que se avecina en el Congreso. Su presidente, José Bono, ha sido de los primeros en intervenir solicitando «consenso y un gran acuerdo».

Igualmente, participó en la discusión el presidente del PP, Mariano Rajoy, que calificó de «rotundo éxito» la movilización ciudadana contra el aborto y adelantó que a lo largo de esta semana pedirá mediante una enmienda que la ley sea «devuelta al Gobierno y no se tramite».

Rajoy cree que «quedó claro en la marcha que no hay necesidad de esa ley en la sociedad española». En este sentido, recordó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que su «obligación es escuchar a la gente», «dejar la soberbia» y hacer caso a las miles de personas que pidieron la retirada del proyecto. En su opinión, la nueva legislación «no es necesaria. Entre otras cuestiones porque divide a la gente. Y lo que debe hacer Zapatero es unir y no dividir».

Por su parte, el presidente de UDC y portavoz de CiU en la Cámara Baja, Josep Antoni Durán i Lleida insistió en que Zapatero debería escuchar a los que piensan de forma diferente a la suya. Sobre todo porque «se trata de una ley compleja, que afecta a muchos ámbitos éticos y morales». Por ello instó al Gobierno a «corregir» algunos aspectos en el trámite parlamentario y aseguró que el aborto está «por encima de cualquier otro derecho, en contra de la doctrina marcada por el Tribunal Constitucional».

Atacó otro de los aspectos más polémicos, el que regulará el aborto entre las menores que consideró «inadmisible».

Veto del PSOE

Desde el PSOE llegan voces discordantes. El Gobierno, aunque habla del «máximo consenso», ha vetado un documento interno elaborado por Cristianos Socialistas, un grupo encabezado por la catedrática de Historia Pilar Vega, el biólogo Jordi López y especialista en Bioética María José Pereda. En este documento, aunque se defiende en líneas generales la implantación de un plazo para el aborto libre (14 semanas en el proyecto de ley) se critica la posibilidad de que las niñas de 16 años puedan abortar si permiso paterno al asegurar que «se necesita el apoyo familiar y social en términos de acompañamiento». Asimismo, para Cristianos Socialistas hay que garantizar una maternidad «querida y responsable», por un lado, y la protección del feto, por otro.

Si hay un socialista que siempre ha reconocido su condición de católico practicante ese es el presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, que ayer marcó su posición justo a la entrada a la solemne misa de beatificación del cardenal Ciriaco María Sancha que se celebró en la Catedral Primada de España, en Toledo.

Expuso que deseaba que el texto legal consiguiera «el máximo consenso posible. Sería, desde luego lo mejor. Yo lo que quiero es que haya un gran acuerdo». Aseguró que «el aborto no es un asunto ideológico, es algo que afecta desde el punto de vista social traspasando las ideologías de los partidos. No es de derechas ni de izquierdas».

Pidió eliminar la «carga ideológica» a la ley y, aunque eludió entrar a valorarla, sí apuntó que su opinión personal «coincide en gran medida con la del grupo de Cristianos Socialistas». Una posición que, al parecer, también respalda el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído