'Roma está ansiosa de acoger a los anglicanos disidentes'

20 curas católicos españoles se pasaron a los anglicanos este año

El obispo anglicano de Madrid acusa al Vaticano de aprovechar su crisis interna

'Para atraerlos, les ofrece privilegios que están vedados a los católicos'

El camino de Roma a Canterbury es de ida y vuelta. «Un camino de dos direcciones», como dice monseñor Carlos López, el obispo anglicano de Madrid. Y en el caso concreto de España, son muchos más los curas que van de Roma a Canterbury.

«Más de 20 sacerdotes han pedido ingresar en la membresía de la Comunión Anglicana de España en lo que va de año«. Y lo mismo pasa con los simples fieles, aunque «por cortesía, respeto y discreción no solemos hacer públicos esos datos», explica el prelado anglicano. Por eso acusa al Vaticano de aprovecharse de su crisis interna y «estar ansioso por acoger a los anglicanos disidentes».

Carlos López se muestra «triste» por el reciente abandono de los miembros de la Comunión Anglicana Tradicional, pero no desconsolado. Y es que, con el paso a Roma de los anglicanos más ultraconservadores, la Iglesia anglicana pierde lastre. De hecho, su marcha es «para nosotros una oportunidad para seguir profundizando en nuestra eclesiología descentralizada y en nuestra vocación de diálogo con el mundo».

Porque el obispo anglicano español tiene claro que el origen de la deserción de los tradicionalistas «está claramente en el actual debate interno». Un debate que «comenzó con la decisión de permitir la ordenación de mujeres entre los anglicanos en los años sesenta. Ya entonces parecía que las Iglesias anglicanas alrededor del mundo se vaciarían, pero sólo un pequeño grupo muy tradicionalista se unió a Roma».

A su juicio, la dinámica actual es la misma. «Ahora, el anuncio por parte de la Iglesia de Inglaterra de permitir la consagración de mujeres obispo ha reabierto el tema».

Roma ‘ofrece privilegios a los disidentes’

Por lo tanto, «las iglesias anglicanas no sólo no se vacían, sino que crecen y salen reforzadas». Eso sí, «da la impresión de que la Iglesia de Roma intenta aprovechar la situación de debate interno en el seno de la Comunión Anglicana en su propio beneficio«.

Según monseñor López, «Roma está ansiosa de acoger a los anglicanos disidentes«. Algo que viene haciendo «desde el siglo XVI». Y para atraer a los sacerdotes anglicanos «les ofrece privilegios que les están vedados a los sacerdotes católicos romanos, como el matrimonio».

De ahí que al prelado anglicano le siente mal incluso el lenguaje utilizado por el Vaticano. «Roma utiliza el verbo regresar como descriptivo de una realidad que no existe. Ni yo ni muchos de los fieles anglicanos de todo el mundo hemos estado nunca en la Iglesia de Roma, por lo que resulta inapropiado hablar de vuelta a Roma».

A su juicio, el futuro del anglicanismo sigue siendo muy esperanzador. «Con nuestros debates internos y nuestras crisis temporales, la verdad es que la Comunión Anglicana ha crecido más que ninguna otra confesión religiosa durante el siglo XX. Debido probablemente a nuestra vocación misionera y de servicio».

Por último, monseñor López desea «a los que por motivos de conciencia abandonan la Iglesia romana o la anglicana que Dios bendiga sus decisiones, pues los motivos de conciencia son los más respetables que se pueden aducir».

José Manuel Vidal

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído