Asenjo, su sucesor: “Prometo gastarme y desgastarme por Sevilla”

El adiós del ‘Príncipe de la Giralda’

Cardenal Amigo: “Lo mejor ha sido estar cerca de las personas”

Encarnó a la perfección el papel de príncipe de la Iglesia y de los pobres

Se va el cardenal Carlos Amigo Vallejo. Tras 27 años de fecundo pontificado en la archidiócesis de Sevilla, donde deja pruebas contrastadas de su buen hacer y de su talante dialogante, moderado y abierto. Puede presumir incluso de irse con un seminario que florece en plena invernía vocacional y con un sucesor designado. El hasta ahora arzobispo-coadjutor y administrador apostólico de Córdoba, Juan José Asenjo asume la sucesión sin especulaciones, esperas ni traumas.

La fría nota de la Nunciatura, con su lenguaje diplomático, confirma que «a las 12,00 horas de hoy, jueves 5 de noviembre, la Santa Sede ha hecho público que el Papa Benedicto XVI ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Sevilla presentada por el Cardenal Carlos Amigo Vallejo, el pasado 23 de agosto, en conformidad con el canon 401, párrafo 1, del Código de Derecho Canónico».

Y añade:»Le sucede como Arzobispo metropolitano en dicha sede, en conformidad con el canon 409, párrafo 1, Mons. D. Juan José Asenjo Pelegrina, quien fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Sevilla el 13 de noviembre de 2008 y tomó posesión el pasado 17 de enero».

La vida y la obra de monseñor Amigo fue mucho más cálida en todos los sentidos. El purpurado sevillano se despide con una sonrisa y con la tranquilidad por el deber cumplido el día en el que se cumplen los 27 años de la histórica visita de Juan Pablo II a la capital hispalense para la beatificación de Sor Ángela de la Cruz.

En rueda de prensa lo resumió así: «Lo mejor ha sido estar cerca de las personas, sin distinción; hace poco he visitado una de las cárceles de Sevilla, y he estado cerca de las personas, desde las muy importantes hasta las desconocidas, y cerca de las personas que han sufrido mucho, como los padres de Marta del Castillo».

Tras asegurar que fue «el carné de identidad inexorable» el que ha determinado su sustitución, Carlos Amigo, explicó que la carta del Nuncio con la aceptación de su renuncia por parte del Vaticano tiene fecha del 26 de octubre. Pero, en un gesto de confianza, el Papa dejó en manos de Amigo y Asenjo la determinación de la fecha.

Amigo solía decir: «Me iré de Sevilla con las maletas vacías, igual que cuando llegué». Y así se fue. Pero con la mente y el corazón lleno del cariño de su gente que, con su gracejo habitual, lo llamaba «el Príncipe de la Giralda«.

Ayer, día de su onomástica, recibió la felicitación de las cofradías de sus amores y de sus desvelos. Precisamente el delegado de Cofradías y Hermandades, Manuel Soria, comparaba al cardenal con San Carlos Borromeo, por ser un arzobispo «cercano y amable incluso con los que no piensan como él, siempre partidario del diálogo y de la colaboración».

De Carlos Amigo se puede decir que encarnó a la perfección el papel de príncipe de la Iglesia y de los pobres. Un cardenal con porte externo (alto y elegante, le llamaban «el pájaro espino episcopal»), pero con alma franciscana. Nacido en Castilla, criado en Galicia y, tras pasar por Tánger, afincado en Sevilla, que lo convirtió en uno de sus iconos mediáticos más influyentes y conocidos.

Se fue haciendo sevillano por dentro y por fuera a fuerza de años, de cariño y de acontecimientos gozosos y tristes. Tuvo que llorar a la pareja que ETA mató casi debajo de su balcón, casar a la Infanta Elena, coronar a muchas vírgenes, recibir dos veces al Papa y defender siempre a los más pobres. Como buen franciscano.

Asenjo: «Prometo gastarme y desgastarme por Sevilla»

En su primer comunicado a la diócesis como nuevo arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo deja claro su agradecimiento especial al cardenal Amigo por su «acogida cordial y fraterna«, por «el testimonio de su entrega incansable» y por «sus consejos, que tanto me van a servir y con los que espero seguir contando en el futuro».

Asenjo recuerda que conoce ya Sevilla y su Iglesia diocesana «viva y dinámica» y «empeñada en anunciar a Jesucristo» a pesar «de las duras condiciones que nos impone la secularización».

En su primer saludo, el nuevo prelado hispalense quiso tener un recuerdo especial para «los pobres, los enfermos, los ancianos, los presos, los parados, los inmigrantes y los que han perdido toda esperanza y cuando sufren las consecuencias de la crisis económica». Consciente de que recibe «un tesoro», promete «gastarse y desgastarse«, entregando su tiempo, su salud, sus capacidades y sus energías por Sevilla.

Perfil biográfico del cardenal Amigo

El Cardenal Carlos Amigo Vallejo nació en Medina de Rioseco (Valladolid), el 23 de agosto de 1934. Cursó estudios de Teología en el Seminario Franciscano de Santiago de Compostela, entre 1955 y 1960, y de Filosofía en el Pontificio Ateneo Antoniano de Roma, entre 1960 y 1962. Ese mismo año comenzó sus estudios de Psicología en la Universidad de Madrid, culminando en 1965.

Compaginó los estudios de Psicología con la docencia en centros de educación especial. Impartió también clases de Filosofía de la Ciencia y de Antropología. En 1970 es nombrado Provincial de la Provincia Franciscana de Santiago.

El 17 de diciembre de 1973 fue nombrado arzobispo de Tánger y el 22 de mayo de 1982, arzobispo de Sevilla, donde sucedió al cardenal Bueno Monreal. Fue creado cardenal por el Papa Juan Pablo II el 21 de octubre de 2003.

En la CEE ha sido presidente de las Comisiones Episcopales para el V Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América (1987-1993), para la Vida Consagrada (1993-1999), y de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2005). Desde el año 2005 es miembro del Comité Ejecutivo, al que también perteneció entre 1984-1987.

Su renombre internacional, especialmente en Latinoamérica, hizo que recibiese todo tipo de premios y condecoraciones. Es, además, miembro de las Academias de Buenas Letras, Medicina y Bellas Artes de Sevilla y el 28 de febrero de 2000 le fue otorgado el título de Hijo predilecto de Andalucía.

Perfil de su sucesor

Juan José Asenjo Pelegrina nació en Sigüenza (Guadalajara) el 15 de octubre de 1945. Fue ordenado sacerdote en 1969. Es Licenciado en Teología por la Facultad Teológica del Norte de España, sede de Burgos (1971). Amplió estudios en Roma donde realizó, desde 1977 hasta 1979, los cursos de Doctorado en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, y las Diplomaturas en Archivística y Biblioteconomía en las Escuelas del Archivo Secreto Vaticano y de la Biblioteca Apostólica Vaticana.

Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en su diócesis de origen, en Sigüenza-Guadalajara, donde trabajó en la enseñanza y en la formación sacerdotal. En 1993 fue nombrado Vicesecretario para Asuntos Generales de la CEE, cargo que desempeñó hasta su ordenación episcopal, el 20 de abril de 1997, como Obispo Auxiliar de Toledo. Tomó posesión de la diócesis de Córdoba el 27 de septiembre de 2003.

Monseñor Asenjo fue Secretario General y Portavoz de la CEE de 1998 a 2003; Copresidente de la Comisión Mixta Ministerio de Educación y Cultura-Conferencia Episcopal Española para el seguimiento del Plan Nacional de Catedrales, de 1998 a 2003, y el Coordinador Nacional de la V Visita Apostólica del Papa Juan Pablo II a España (3 y 4 de mayo de 2003). Desde el año 2005 es Presidente de la Comisión Episcopal para el Patrimonio Cultural.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído