Asume la "pluralidad" existente en San Sebastián

Munilla: “Quiero ser pastor de todos, sin excluir a nadie”

Eguíbar: "Más a su derecha sólo está la pared"

"Todo obispo debe consagrarse abnegadamente" a favorecer en su diócesis la "unidad o comunión interna", pide Uriarte a Munilla

José ignacio Munilla Aguirre, nombrado hoy por el Papa nuevo obispo de San Sebastián, ha asegurado en Palencia que acudirá a su nuevo cometido sin ganas de polemizar y con el objetivo de ser «pastor de todos y sin excluir a nadie».

Munilla, nacido en San Sebastián el 13 de noviembre de 1961, ha dicho, en su primera conferencia de prensa tras el nombramiento, que la toma de posesión tendrá lugar el 9 de enero en la catedral del Buen Pastor de San Sebastián.

El hasta ahora obispo de Palencia ha subrayado, dentro de su deseo de no polemizar ante las críticas que ha recibido en sectores políticos del País Vasco, que considera fundamental «mantener las relaciones personales» y ha apuntado que confía «en la buena voluntad de todos sin exclusión«.

Asimismo, ha dicho que no se deberían hacer interpretaciones políticas respecto a la posición de la Iglesia, porque a su entender «distorsiona la realidad». Munilla ha reconocido que le «sangra» el corazón por el hecho dejar la diócesis de Palencia, en la que lleva desde 2006, año en el que se convirtió en el obispo más joven de las diócesis españolas.

Al respecto ha asegurado que «hay que tener altura de miras para comprender las responsabilidades que tiene el Papa en su tarea de gobierno». También ha señalado ante los medios comunicación que se siente «débil» al comparar sus cualidades personales con las tareas que se le han encomendado y ha dicho que las asume «con pleno ejercicio de responsabilidad».

El recién nombrado obispo de San Sebastián ha informado de que el próximo lunes enviará un saludo a su nueva diócesis y el tres de enero oficiará la ha denominado «eucaristía de despedida de la diócesis de Palencia». Ha recalcado también que va a San Sebastián «con humildad y confianza» y que asume la pluralidad que se encontrará entre los fieles guipuzcoanos.

Sin embargo, las reacciones no se han hecho esperar. Así,el presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar, manifestó hoy ante el nombramiento de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián que es «ultraconservador» y «más a la derecha, tiene la pared porque «no hay nada más a la derecha». El dirigente jeltzale cree que se pretende «despersonalizar» la Iglesia vasca porque tiene «excesiva personalidad»

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Egibar indicó que se puede «opinar», pero «no se puede imponer» que es lo que «en determinados momentos la Jerarquía de la Iglesia pretende hacer».

El dirigente del PNV manifestó que parece que tocaba «cambio» e indicó que no es algo de ahora, sino que, en los últimos años, se han adoptado determinadas decisiones «en referencia a eso que se llama Iglesia Vasca».

«La foto que había surgido no gustaba y se producen una serie de nombramientos en el tiempo, el de Blázquez, que nombra a un obispo auxiliar Iceta, que sabemos cómo piensa y desarrolla su acción pastoral. En Iruña se produce el relevo de Sebastián y viene un obispo que ha sido capellán castrense y ahora llega Munilla, ultraconservador, más a la derecha, como Rouco Varela, tiene la pared, no hay nada más a la derecha«, añadió.

A su juicio, el objetivo que se pretende, bajo el pretexto de «universalizar la iglesia», es «despersonalizar, desafectar y desarraigar» porque la Iglesia vasca tiene «excesiva personalidad». «Por ahí va la línea estratégica de estas decisiones», apuntó.

Por su parte, el secretario general de Eusko Alkartasuna, Peio Urizar, aseguró que como partido político su formación no tiene que posicionarse ante el nombramiento de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián, pero consideró que la persona que vaya a ocupar ese cargo debería tener «consciencia de la realidad social de Euskal Herria» y actuar en consecuencia.

En declaraciones a los periodistas en San Sebastián, Urizar insistió en que las decisiones que tomen en la Iglesia sobre qué jerarcas o qué Obispo vayan a elegir «es cosa suya».

No obstante, teniendo en cuenta que la Iglesia «también tiene incidencia en la sociedad vasca«, el dirigente de EA pidió que la persona elegida «tenga consciencia de la realidad social de Euskal Herria y que de esa manera actúe, sin que se vaya a poner a una persona que altere un poco esa relación».

«Entendemos que hasta ahora se ha ido buscando eso y pedimos que sea así, ser conscientes de cuál es la realidad social de Euskal Herria y que el representante tenga esas características», afirmó.

A su juicio, si esto no se diese «lo que puede llevar es a que haya un mayor distanciamiento entre la Iglesia y la sociedad». «Es una opción que ellos verán», concluyó.

Finalmente, el hasta ahora obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte,ha pedido que se reconozca a su sucesor en el cargo, el hasta ahora mitrado de Palencia, José Ignacio Munilla, como «legítimo pastor» de la diócesis donostiarra desde el inicio de su ministerio.

Además, ha subrayado que «todo obispo debe consagrarse abnegadamente» a favorecer en su diócesis la «unidad o comunión interna, que, recíprocamente, debe ser secundada y cultivada por todas las personas y grupos a ella vinculados».

En este sentido, ha afirmado que «nunca es fácil en ningún rincón del mundo la comunión de todos con el obispo», si bien ha recalcado que esa unión es un «elemento esencial e irrenunciable» de la adhesión eclesial, por lo que deber ser cultivada y expresada con una «fe adulta» aún en medio de las dificultades.

 

 

 

(RD/Agencias)

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído