El arzobispo de Oviedo, contra la supresión de los crucifijos

Sanz: «Hay una estrategia para desmontar la historia de nuestro pueblo»

"Se trata de una cortina de humo muy provocativa"

Sanz: "Hay una estrategia para desmontar la historia de nuestro pueblo"
La retirada de los crucifijos llegará al Constitucional

No es la primera vez que se pretende ir barriendo y erradicando la presencia del mundo religioso en general y del cristiano y del católico en particular"

Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo, ha tildado la iniciativa, aprobada ayer por el Congreso de los Diputados para retirar los crucifijos de las escuelas, como una «estrategia para desmontar la historia de nuestro pueblo«. En declaraciones a la Cope, Sanz se ha preguntado si la propuesta es de ERC o, por el contrario, es el Ejecutivo quien empuja para que esta propuesta salga adelante.

El arzobispo electo de Oviedo ha lamentado que «no es la primera vez que se pretende ir barriendo y erradicando la presencia del mundo religioso en general y del cristiano y del católico en particular«. Jesús Sanz se pregunta si la solicitud de «partidos casi marginales» como ERC para que se quiten los crucifijos de las escuelas es la que condiciona al Gobierno o es a la inversa.

«¿Quién empuja y quién se deja empujar?», inquiere Sanz Montes. «¿Es la minoría la que empuja al Gobierno para que tome esta medida, o es más bien el Gobierno el que pide ayuda a esa minoría para llevar a cabo este absurdo?».

El prelado franciscano ha calificado de «cortina de humo muy provocativa» la cuestión de la retirada de los crucifijos, que pretende distraer de otros temas, pero, a la vez, una «estrategia de un diseño que pretende desmontar una historia y una urdimbre«, es decir, la idiosincrasia de un pueblo que ha convivido con el crucifijo y ha hecho de él un «símbolo de libertad, entrega y una autoridad moral de la que algunos tanto adolecen«.

Sobre la nueva Ley del aborto, Sanz Montes ha subrayado que es esperanzador ver que las familias y «la sociedad, de modo pacífico, toma cartas en este asunto» y reacciona. Para el arzobispo, la nueva ley se enmarca en la estrategia para «cambiar el alma de un pueblo». Monseñor se ha felicitado porque «el pueblo también tome la inciativa y quiera protagonizar, para decir: menos estado y más sociedad».

Sobre los minaretes, Sanz incidió en que debe enmarcarse dentro de una tradición secular cristiana, «se ha construido un contienente desde la posición cristiana», y el Cristianismo ha dado suficicientes muestras de «sana tolerancia religiosa». Los que dicen «adelante los minaretes» sólo pretenden «desgastar la tradición cristiana».

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído