Reclaman "el don de la paz" para "nuestro pueblo",

Obispos de Bilbao condenan el «zarpazo terrorista»

Llaman a acompañar a quienes han sufrido en su propia carne o en sus familias el terrorismo

Obispos de Bilbao condenan el "zarpazo terrorista"
Blázquez e Iceta

Llaman a ser "sensibles" ante las personas inmigrantes "que vivirán estas fiestas en la nostalgia de la separación de sus seres queridos"

El obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y el prelado auxiliar, Mario Iceta, animan en su mensaje navideño, hecho público hoy, a acompañar a quienes han sufrido en su propia carne o en sus familias «el zarpazo terrorista». Además, recomiendan ser «sensibles» con los inmigrantes, a los que no se puede abandonar «a su suerte» en momento de «crisis, paro y recesión».

En el texto, los dirigentes de la Iglesia vizcaína recuerdan, a los enfermos, a quienes carecen de familia, a los que están lejos de sus hogares «y a los privados de libertad«. «Contribuyamos en la medida de nuestras posibilidades a que (..) puedan experimentar nuestra cercanía y la ayuda necesaria para aliviar sus dificultades», señalan.

Por otra parte, reclaman «el don de la paz» para «nuestro pueblo», un «don de Dios, que nace de la verdad, la justicia, el perdón y la reconciliación».

En este sentido, aconsejan acompañar «a quienes han sufrido en su propia carne y en sus seres queridos el zarpazo del terrorismo que destruye la vida y la dignidad humana». «Que en la oscuridad de su sufrimiento, con nuestra ayuda, brille, de nuevo, la luz de la estrella de Belén, la luz de la esperanza y el consuelo», manifiestan.

INMIGRANTES

Además, llaman a ser «sensibles» ante las personas inmigrantes «que vivirán estas fiestas en la nostalgia de la separación de sus seres queridos». «Se trata de personas, para nosotros hermanos, que un día vinieron invitados, contratados, o simplemente atraídos por la fascinación de un soñado paraíso. Muchos de ellos han colaborado con su trabajo y con sus servicios, en tiempos de prosperidad, a nuestro desarrollo y bienestar. Ahora, en momento de crisis, de paro y de recesión, no podemos abandonarlos a su suerte», indican.

Blázquez e Iceta consideran necesario «exigir un trato humano y respetuoso con ellos», puesto que «la recién aprobada Ley de Extranjería restringe derechos que afectan decisivamente a su dignidad como personas».

En su mensaje navideño, los prelados aconsejan evitar «el consumismo, el derroche desmedido, el individualismo o la falta de preocupación por los necesitados», porque nos harán «perder el verdadero sentido de estas fiestas».

LA FAMILIA, MODELO

Además, reclaman la familia como «modelo» de celebración navideña y recomiendan aprovechar las jornadas festivas para «disfrutar del hogar, de la gratuidad, del tiempo y de la vida compartidos». «La Navidad es un tiempo propicio para que la familia crezca como comunidad de amor y se asemeje cada vez más a la Familia de Nazaret», señalan.

No obstante, recuerdan que «la función de la familia no termina en sí misma» ya que, además de recibir «está también llamada a ‘transmitir’ a los hermanos el mismo amor de Cristo». «En estos tiempos en que la crisis continúa golpeando duramente a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, no dejemos solos a quienes viven en la pobreza o la marginación«, indican.

Según ambos obispos, cada familia debe reflexionar y decidir «el modo en que pueda compartir sus bienes y su mesa con otras familias u otras personas que pasan necesidad». «No permitamos que ninguna familia deje de percibir el amor y el cariño (…) que ningún niño, en la ilusión, esperanza e inocencia de su condición, experimente la dureza del corazón del hombre, generadora de hambre, injusticia y muerte», precisan. (RD/Ep)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído