Critica el rechazo y la xenofobia contra el inmigrante

Sánchez: «Los cristianos han de ver en el extranjero al mismo Cristo»

El obispo de Sigüenza hace especial hincapié en los menores

Sánchez: "Los cristianos han de ver en el extranjero al mismo Cristo"
Protestas contra la Ley de Extranjería

Hemos de acoger, acompañar y ayudar al forastero, al inmigrante, al refugiado, muy especialmente a los menores

El responsable de Migraciones de la Conferencia Episcopal y obispo de la diócesis Sigüenza-Guadalajara, José Sánchez, ha asegurado que «si hemos de acoger, acompañar y ayudar al forastero, al inmigrante, al refugiado, muy especialmente a los menores, cuánto más un cristiano, que ha de ver en el extranjero siempre al mismo Cristo y actuar desde el mandato del señor que nos dice: Fui extranjero y me acogisteis».

Así lo asegura en su carta pastoral, con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado que se celebra este domingo recogida por Europa Press. En ella, el obispo de Sigüenza-Guadalajara afirma que mañana es «un día dedicado a orar de modo especial por los emigrantes y refugiados, a sensibilizarnos todos, de modo especial los cristianos, de nuestra obligación y de nuestro compromiso frente a los hermanos emigrantes y refugiados».

«Es un día para urgir la puesta en práctica de los medios y medidas para que las personas afectadas por este fenómeno de la movilidad humana sean respetados en su dignidad y garantizados sus derechos», dijo.

Monseñor Sánchez, que quiso centrase en los emigrantes y refugiados menores de edad, que en España podrían ser más de 803.000, aproximadamente el 17% del total de extranjeros, incidió en que «en la emigración, los menores de edad y las mujeres suelen llevar la peor parte. Muchos de los menores están sin familia y en grave riesgo de ser víctimas de abusos, explotación y abandono».

Según el responsable de Migraciones de la Conferencia Episcopal, «el menor tiene derecho a vivir en familia, recibir una educación adecuada a su edad, tener la referencia de modelos de vida en los adultos, recibir los servicios religiosos correspondientes a su fe y a sus convicciones, adquirir la formación, calificación o destreza que le capaciten para abrirse camino en la vida, formar una familia e integrarse en la sociedad con todos los derechos y obligaciones».

«Una equivocada actitud de rechazo, xenofobia, desprecio o menosprecio del inmigrante o del refugiado o la desatención del menor pueden tener, a la corta o a la larga, efectos negativos para la convivencia pacífica, la integración armónica, la colaboración, la paz y el bien común» alertó el obispo de Sigüenza-Guadalajara.

«El inmigrante y el refugiado traen consigo los bienes, riquezas y posibilidades de su persona, de su cultura de su religión. De nuestra acertada acogida y acompañamiento -en nuestras familias, en la escuela, en la Iglesia, en el tiempo libre- dependerá en buena parte que, más tarde o más pronto, todos, la sociedad y la Iglesia, nos beneficiemos de ello» concluyó Sánchez.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído