Lo describió como un "verdadero barcelonés y catalán universal"

Sistach destaca que el mundo está en deuda con el espíritu olímpico de Samaranch

"Que el juez justo de la carrera de su vida le conceda la corona incorruptible"

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, aseguró hoy en el funeral del ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Juan Antonio Samaranch, en la Catedral, que la capital catalana, el resto de España y muchos países del mundo, en especial los pobres, tienen «una especial deuda de gratitud» hacia él, y expresó a su vez la gratitud de la comunidad cristiana.

Durante la homilía, Sistach le describió como un «verdadero barcelonés y catalán universal», una personalidad que hizo mucho «por la inteligencia entre los pueblos por la promoción del deporte» como presidente del COI en numerosos países.

Destacó que Samaranch, que murió ayer a los 89 años, trabajó mucho por el bien de la comunidad internacional de España, Catalunya «y su querida ciudad de Barcelona«. «El deporte fue la gran dedicación de la vida de Juan Antonio, y el esfuerzo que todo deporte comporta fue una constante de su vida», apostilló.

En la ceremonia, presidida por los Reyes y las Infantas, Sistach consideró que su vida fue «una carrera de obstáculos, una serie de retos, que él fue afrontando, en una escalada de superación y de creciente influencia». «Amó y sirvió el deporte y vivió la vida con espíritu deportivo», remachó.

En una homilía en castellano y catalán, Sistach dijo que su plegaria se resume en pedir «que el juez justo de la carrera de su vida no le haya descalificado, sino que le conceda la corona incorruptible».

El cardenal citó la primera carta de San Pablo a los Corintios para aludir al esfuerzo y a la vida cristiana con una metáfora deportiva: ‘Yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no como dando golpes en el aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo esclavizo: no sea que, habiendo proclamado a los demás, resulto yo mismo descalificado’.

ESPIRITU SOLIDARIO

«El heredó el espíritu solidario y filantrópico de sus padres y lo plasmó y multiplicó en el mundo del deporte». Sistach hizo hincapié en que Samaranch intuyó «como nadie» la función del deporte en la sociedad moderna y lo promovió a nivel básico y local, primero desde el Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación, como después desde el COI.

Sistach tuvo unas palabras para los padres de Samaranch, ya que el padre fue protector del Hospital de Sant Pau, «tan vinculado a esta Catedral», y su madre, enfermera, contribuyó a crear La Maternitat de Barcelona.

En la ceremonia estuvieron presentes el presidente de la Generalitat, José Montilla; los ministros Carme Chacón y Celestino Corbacho; el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol y el presidente del COI, Jacques Rogge, así como el Príncipe Alberto de Mónaco, así como primeras figuras del deporte español, entre otros.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido