Exige la "libertad inmediata" de Asia Bibi

El XII Congreso Católicos y Vida Pública condena la «persecución» de las personas por su fe religiosa

Denuncia el secularismo ambiente la la cultura "que parece olvidada de Dios"

Insta a "recuperar y legar a las nuevas generaciones el sentido de lo sagrado"

El XII Congreso Católicos y Vida Pública ha concluido este domingo reclamando el derecho de los padres a decidir el tipo de educación de sus hijos y condenando la «persecución» que sufren «innumerables personas por causa de su fe religiosa», al tiempo que ha instado a emprender la «nueva evangelización» de las sociedades occidentales «fuertemente secularizadas».

«Este Congreso condena de modo absoluto y pide que cese la persecución que en todo el mundo sufren innumerables personas por causa de su fe religiosa», han expresado en un manifiesto los organizadores del congreso, cuyo lema ha sido ‘Firmes en la fe y en la misión’.

En este sentido, han exigido la «libertad inmediata» de Asia Bibi, la mujer cristiana condenada a muerta en Pakistán por haber defendido públicamente su fe, lo que se ha considerado una «blasfemia». «Firmes en la misión, confirmados en la fe, entreguémonos sin reservas a transmitirla con valentía, siendo cristianos como ciudadanos y ciudadanos como cristianos», concluye el manifiesto.

No obstante, el texto reconoce la laicidad del Estado «entendida como la autonomía natural que a éste corresponde en su ámbito, civil y político, frente a las esfera religiosa y eclesial». Así, defiende que la «auténtica positiva laicidad» no constituye «obstáculo a la pública afirmación de Dios», sino que supone «exigencia, condición y garantía del efectivo y pleno ejercicio de la libertad religiosa por parte de todos en condiciones básicas de igualdad».

«La recta laicidad ha de facilitar, en la presente situación de emergencia educativa y cultural, el desarrollo de una actividad educacional, al mismo tiempo evangelizadora y civilizatoria, que nos lleve a recuperar y legar a las nuevas generaciones el sentido de lo sagrado«, defiende el manifiesto, en el que se hace especial hincapié en la importancia de la educación.

En este sentido, se destaca la necesidad de llevar a cabo «una verdadera educación integral, que conduzca a una plena realización personal y comunitaria», al tiempo que se reclama «el derecho fundamental de los padres a decidir el tipo de educación que han de recibir sus hijos».

SECULARIZAR OCCIDENTE

Por otra parte, el Congreso ha hecho un llamamiento a la «nueva evangelización» que precisan las «sociedades occidentales pluralistas fuertemente secularizadas». «Somos cristianos hoy, en esta cultura que parece olvidada de Dios, a partir de nuestro encuentro personal con Cristo», afirma el manifiesto, en el que se explica que la aportación de los cristianos al mundo debe ser «la de la Iglesia misma», es decir, la de la realidad de que «Dios existe y es quien ha dado la vida».

«Aquí y ahora, dado el fuerte secularismo ambiente, nuestro testimonio ha de hacerse presente en el plano de las relaciones, del encuentro, en el diálogo que lleve a superar la escisión entre conciencia humana y conciencia cristiana, entre existencia en este mundo temporal y apertura a una vida eterna, entre belleza de las cosas y Dios como Belleza», defiende el texto.

La Fundación Universitaria San Pablo-CEU y la Asociación Católica de Propagandistas han organizado el XVII Congreso Católicos y Vida Pública, que se ha celebrado durante los días 19, 20 y 21 de noviembre

 

 

 

 

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído