Era obispo emérito de Barbastro-Monzón

Fallece a los 88 años monseñor Ambrosio Echebarría

Fue el último prelado nombrado con la intervención de Franco

Fallece a los 88 años monseñor Ambrosio Echebarría
Ambrosio Echebarría

Consiguió la ampliación de la diócesis con la anexión de 111 parroquias aragonesas de la Diócesis de Lérida

Ambrosio Echebarría Arrota, obispo emérito de la Diócesis de Barbastro-Monzón, falleció ayer en Bilbao, a los 88 años de edad, y el funeral se celebrará mañana en la Iglesia Catedral de Barbastro, a las 17 horas, donde recibirán cristiana sepultura sus restos mortales en una cripta preparada por expreso deseo del prelado, cerca de la capilla de la Virgen del Pilar. En la Catedral hay enterrados once obispos de la segunda época, desde 1573 hasta 1855, y el último fue Florentino Asensio, en el año 1936. Lo cuenta Ángel Huguet en Alto Aragón.

Se celebrarán dos funerales de cuerpo presente, el primero hoy a las 17 horas, en la iglesia de Santo Tomás de Zeberio, localidad donde nació en 1922 y en la que recibió el sacramento del bautismo por el que se inició en su vida dedicada a la Iglesia. En total, 63 años distribuidos entre sacerdote y obispo de Barbastro-Monzón, donde transcurrió su trayectoria episcopal durante 25 años (1974-1999).

El funeral en Ceberio lo presidirá monseñor Mario Izeta, obispo de Bilbao, con quien colaboró en servicios pastorales desde que se retiró. Los últimos años los pasó en la Residencia Sacerdotal «San Vicente», en Bilbao, junto con su hermana Carmen y el celo pastoral se ha mantenido hasta su muerte, a consecuencia de la enfermedad que minó su salud en los últimos meses.

Los restos mortales se trasladarán mañana a la Catedral de Barbastro donde se instalará la capilla ardiente, a partir de las 15 horas, en la capilla de San Carlos, donde reposan los restos del Beato Florentino Asensio (marzo-agosto de 1936), obispo mártir cuya causa impulsó y de quien era devoto ferviente.

Dos horas más tarde, se celebrará el funeral presidido por el obispo Alfonso Milián, al que asistirán sus antecesores Damián Iguacen (1970-1974) y Juan José Omella (1999-2004). Está prevista la presencia de Elías Yanes, arzobispo emérito de Zaragoza, entre otras autoridades eclesiásticas, de numerosos sacerdotes de la Diócesis y de otras próximas. En previsión de una asistencia numerosa se habilitarán sillas para seguir la ceremonia.

El obispo Alfonso Milián ha decidido que durante los funerales sea la mitra del Beato Florentino la que esté como signo de la autoridad eclesiástica del obispo fallecido. En la homilía, recordará pasajes de la que pronunció Echebarría con motivo e su consagración episcopal, en la Catedral de Barbastro el 2 de noviembre de 1974 y de su despedida el 12 de diciembre de 1999. Los restos mortales recibirán sepultura en ceremonia de carácter familiar e íntima.

OBISPO NÚMERO 48

Ambrosio Echebarría ha sido el obispo número 48 en la historia de la Diócesis iniciada por San Poncio (1101-1104), en la primera de cinco etapas, y el sexto prelado desde que se elevó a Obispado con sede residencial en 1946. Se ordenó sacerdote en Vitoria, el 29 de junio de 1947, entró por oposición en el cuerpo de Capellanes Castrenses (1951) y se quedó en el Ejército con destinos diversos. En el tiempo que fue capellán se dedicó también al apostolado parroquial y en cada destino se vinculó a la diócesis donde se encontraba.

Se licenció en Derecho Canónico por la Universidad de Comillas y el Papa Pablo VI le nombró obispo de Barbastro, el 23 de septiembre de 1974. La consagración episcopal se celebró en la Catedral de Barbastro, el 2 de noviembre de 1974, asistieron once obispos y treinta sacerdotes y entre las autoridades civiles destacó la presencia del ministro del Ejército, Francisco Coloma Gallegos. En el primer banco se sentaron su madre, Paula Arroita -a quien le dirigió la homilía en vasco-, siete hermanos del prelado y una amplia presencia de vecinos de Ceberio.

El nuevo prelado a quien impuso las manos Javier Osés señaló que «las puertas de mi casa, de mi persona, de mi vida están abiertas a toda clase de personas que necesiten de mí». Tres días más tarde le recibió el jefe del Estado en el Palacio de El Pardo y fue el último obispo nombrado con su intervención. En el transcurso de su estancia en la diócesis, impulsó la catequesis parroquial, fue obispo delegado de Cáritas Regional y trabajó con eficacia en el campo pastoral.

En 1975 erigió la nueva parroquia de San José, tres años más tarde se inauguraron las dependencias del Museo Diocesano y de los archivos, en 1978.

JORNADA HISTÓRICA

Ambrosio Echebarría ha pasado a la historia como primer obispo de la nueva Diócesis de Barbastro-Monzón, tras la ampliación con la anexión de 111 parroquias aragonesas de la Diócesis de Lérida, según Decreto de 15 de junio de 1995.

El momento histórico se vivió en la Concatedral de Monzón el 17 de septiembre de 1995, cuarenta y cinco años después de la reivindicación de los límites diocesanos y veinte años más tarde de su toma de posesión. El obispo Echebarría demostró mucha tenacidad y empeño hasta conseguir este logro, y la misma tenacidad mantuvo desde el principio para la devolución de los bienes frente a su homónimo Ramón Malla, quien en julio de 1998 presentó el primer recurso contra el decreto de Lajos Kada.

Doce años después ha fallecido sin que se viera cumplido su deseo de la devolución de las piezas de arte. En su episcopado hubo momentos importantes, entre ellos la asistencia a las beatificaciones de los Mártires Misioneros (1992), Monseñor Escrivá (1992), Florentino Asensio y Ceferino Jiménez Malla «El Pelé» (1997). El 20 de junio de 1998 presidió la clausura del proceso de beatificación de los Benedictinos de El Pueyo.

En la Conferencia Episcopal fue responsable de la Pastoral Penitenciaria, entre otros cargos, y su labor se le reconoció con la Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario, en un acto celebrado el Bilbao el 11 de diciembre de 2006.

La construcción de la nueva iglesia de San José se debe a su impulso e interés, asistió a la consagración del templo el 8 de diciembre de 2001 y un día antes, a la inauguración de la calle dedicada a su nombre. El día 1 de abril de 1997 puso el cargo a disposición del Papa Juan Pablo II, al cumplir 75 años pero la renuncia se la aceptó el 29 de octubre de 1999 como obispo administrador Apostólico hasta la toma de posesión del sucesor Juan José Omella, el 12 de diciembre de 1999.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído