JMJ 2011. Rouco destaca que Madrid ha sido una sede «de récords»

El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, elogió este martes la organización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y reconoció que «ha superado» a la de otras ciudades que han sido sede de estas jornadas a lo largo de su historia. El cardenal indicó que Madrid «ha batido récords», especialmente en participación.

Rouco hizo estas declaraciones en la última rueda de prensa de la JMJ, destinada a hacer una valoración final del evento. En su opinión, y según los datos que maneja, las jornadas que se han celebrado en Madrid superan a cualquier otra JMJ, sobre todo en el compromiso de los jóvenes. El número de inscritos ha sido de 417.908. «Hemos logrado superar cualquier media de participación», aseguró.

El cardenal señaló como otras cifras significativas la implicación de obispos y sacerdotes y el número de confesiones realizadas en el Parque del Retiro, unas 40.000, según sus estimaciones.

Con este balance, el debate sobre si la JMJ beneficiaría a Madrid ha quedado, según dijo, «cerrado», ya que, una vez terminadas las jornadas, «existe una unanimidad y una convicción» de que la capital ha salido «reforzada», concluyó.

RÉCORD EN «POCAS INCIDENCIAS»

Rouco Varela también quiso destacar que Madrid ha batido récords en muchas otras cuestiones, como por ejemplo, en la «baja» cifra de incidencias. Sólo en los actos de Cuatro Vientos, el Samur atendió a más de 2.700 personas, principalmente por lipotimias y mareos.

Preguntado al respecto, tanto el cardenal como los organizadores de las jornadas trataron de restar importancia a esa cifra. Más bien, negaron que fuera «escandalosa»: «El Samur ha tenido que cubrir el evento más largo y más numeroso que recuerdan, y están sorprendidos de haber tenido que atender a tan pocos en proporción con los que eran», aclararon.

Además, el director ejecutivo de la JMJ, Yago de la Cierva, añadió: «Hemos tenido en Madrid más de un millón de jóvenes y el Samur ni se creía que no hubiese habido ni una intoxicación etílica. Eso es parte del milagro».

Pese a este balance tan positivo, De la Cierva aseguró ser «completamente consciente» de que «no todo ha salido bien». En concreto, citó como algunos de los problemas el acceso al agua potable y a los alimentos y la mala organización a la hora de acreditar a los 5.000 periodistas llegados de todo el mundo encargados de cubrir el evento. Asimismo, pidió disculpas por los cortes de tráfico y las molestias que han podido ocasionar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído