Las consideran improcedentes, cuando se reducen bomberos

Los socialistas proponen eliminar dos plazas de sacerdote de la plantilla laboral de Castellón

Cada uno de los puestos de trabajo está dotado con un sueldo de unos 20.000 euros anuales

Los socialistas proponen eliminar dos plazas de sacerdote de la plantilla laboral de Castellón
Ayuntamiento de Castellón

El PSPV considera que la actividad religiosa "debe ser costeada por la Iglesia católica

El grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Castellón considera «injustificada» la existencia de dos plazas de sacerdote en la plantilla del consistorio municipal y plantea su eliminación. «La Constitución determina con claridad el carácter aconfesional del Estado, por lo que resulta absolutamente improcedente que la Administración municipal asuma el coste de una actividad que compete por entero a la Iglesia católica», ha afirmado en un comunicado la concejala Patricia Puerta.

Una de las plazas está ocupada por el sacerdote del eremitorio de Lledó, un edificio de propiedad municipal, aunque la labor que desarrolla es «eminentemente» religiosa, dado que la vigilancia y mantenimiento es asumida por un celador, según los socialistas.

La otra plaza es la del sacerdote que presta servicio en el cementerio. En estos momentos, está vacante, aunque no ha desaparecido de la plantilla laboral fija del Ayuntamiento, «por lo que podría ser cubierta de inmediato». Cada una de estas plazas está dotada con un sueldo de unos 20.000 euros anuales, según el grupo socialista.

Las percepciones de ambos religiosos están incluidas en la masa salarial que se ha incorporado al presupuesto municipal de 2012. El equipo de gobierno ha renunciado a amortizar la plaza del cementerio, a pesar de no estar ocupada, mientras que, por el contrario, sí ha procedido a eliminar cuatro plazas de bombero por considerar que no son necesarias a pesar de la protesta de los sindicatos, han denunciado los socialistas.

En el caso del cementerio, han añadido, «se da la circunstancia de que la gestión de las instalaciones ha sido privatizada y desde hace años está en manos de una sociedad anónima en la que el Ayuntamiento solo controla el 49 por ciento del accionariado».

«El equipo de gobierno local está efectuando un recorte abusivo de los programas sociales, pero, por otro lado, mantiene un gasto corriente descontrolado, inadmisible y sin sentido», ha afirmado Puerta, quien aboga por eliminar las dos plazas de sacerdote para aligerar la carga económica municipal.

El PSPV considera que la actividad religiosa «debe ser costeada por la Iglesia católica, que ya cuenta con la aportación de relevantes ingresos estatales». Puerta ha indicado que los dos sueldos de los curas suman 40.000 euros, «la misma cantidad que el Partido Popular ha destinado al Pacto Local por el Empleo».

En ese sentido, propone que ese dinero se destine a financiar programas de inserción laboral para colectivos damnificados por la crisis o para financiar las iniciativas sociales que han desaparecido del presupuesto. (RD/Ep)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído