El PP respeta el derecho a opinar del prelado

Al PSOE no le sorprende que el obispo de Ciudad Real critique la reforma laboral

El obispado manchego no quiere suscitar "ningún tipo de polémica a dos días de la huelga"

Al PSOE no le sorprende que el obispo de Ciudad Real critique la reforma laboral
Antonio Algora

"Parece mentira que a día de hoy tengamos que echar mano de usos del pasado que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores", dice el obispo

El PSOE ha asegurado que no le sorprende la carta del obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, criticando la reforma laboral, porque a parte del PP «no hay nadie en este país que la respalde al cien por cien», mientras que los ‘populares’ dicen desconocer el contenido del escrito aunque respetan su derecho a opinar sobre lo que considere oportuno.

A su juicio portavoz del PSOE en Castilla-La Mancha, Cristina Maestre, la carta del obispo de Ciudad Real «es la constatación de la respuesta ciudadana ante una reforma que no resuelve los problemas del país».

Maestre ha aprovechado para reiterar que la reforma laboral es «injusta» e «innecesaria», y en vez de «promover y estimular» el crecimiento del empleo «estimula el despido masivo».

Por su parte, la diputada regional del PP Cesárea Arnedo ha dicho desconocer el contenido de la carta y ha destacado que no le sorprende que el obispo se haya pronunciado al respecto porque la Iglesia «siempre lo ha hecho dentro de su ideología cristiana y católica».

CARTA DEL OBISPO

El obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, escribió una carta dirigida a todos los fieles de la Diócesis el pasado 18 de marzo mostrando su desacuerdo contra la reforma laboral desarrollada por el PP al considerar que la misma «rebaja claramente los derechos de los trabajadores respecto a situaciones anteriores» y añade que «llevamos muchos años ya de nuestra democracia donde siempre los perdedores en el concierto social, repito, siempre, son los mismos y siempre los más débiles«.

En este sentido, el Obispo ciudarrealeño asegura en la misiva que no le toca juzgar la conveniencia de esta reforma en el aspecto técnico o jurídico, pero pide «a las instancias políticas, sindicales, empresariales, financieras y a los distintos colectivos de expertos que actúen con responsabilidad».

Algora critica en su carta que nadie hable de «provisionalidad» en las medidas que se están tomando, por lo que considera que «luego lo que se quiere hacer es establecer un mercado de trabajo en el que los empleadores hagan y deshagan a su antojo, olvidando que el empleado es una persona que tiene necesidades básicas, no es una mera fuerza de trabajo que se admite o despide unilateralmente».

«Parece mentira que a día de hoy tengamos que echar mano de usos del pasado que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores». «Con estas medidas se van a conseguir los mismos frutos de un pretendido bienestar pero no habremos avanzado nada en que el trabajador se sienta realizado con su trabajo», agrega la carta.

Aunque desde el Obispado de Ciudad Real han declinado hacer declaraciones a Europa Press alegando que no quieren suscitar «ningún tipo de polémica a dos días de la huelga» y recalcan que la carta está escrita hace más de una semana, al tiempo que reiteran que su postura sigue siendo la misma que mantiene Algora en la misiva.(RD/Ep)

 

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído