Entregado a las víctimas del terrorismo

Fallece el jesuita Alfredo Tamayo Ayestran

Estaba convencido de que la Iglesia tenía que pedir perdón a las víctimas del terrorismo

Fallece el jesuita Alfredo Tamayo Ayestran
Alfredo Tamayo Ayestarán

En los años ochenta, experimentó una vivencia intensa de los efectos del terrorismo que le hizo acercarse a las víctimas de ETA

El teólogo y sacerdote jesuita Alfredo Tamayo Ayestarán falleció hoy en San Sebastián, a los 90 años de edad. El padre Tamayo destacó desde hace años por su entrega a las víctimas del terrorismo con las que mantenía una estrecha relación y a las que dedicó algunos de sus libros.

Nacido en San Sebastián en 1924 y con más de medio siglo dedicado a la docencia, estuvo comprometido con la oposición al franquismo y con el mundo del trabajo. En los años ochenta, experimentó una vivencia intensa de los efectos del terrorismo que le hizo acercarse a las víctimas de ETA.

El propio Alfredo Tamayo relató cómo fue su percepción de los estragos del terrorismo y el comienzo de su implicación en el apoyo a las víctimas: «Durante los años del franquismo estuve vinculado con la oposición pacífica al régimen, del lado de los trabajadores y obreros. Incluso mandaban espías a mis homilías -explicó-. Luego, por una inercia no recomendable, en el inicio de la transición, pasamos demasiado por alto los crímenes de ETA. Un día entré a la catedral del Buen Pastor y me encontré con un cortejo fúnebre que salía del templo. En él, había una mujer joven y enlutada, que caminaba sostenida por el entonces ministro José Barrionuevo. Estaba totalmente destrozada. Aquello me produjo un gran impacto y fui consciente de un gran pecado de omisión».

En esa cercanía a las víctimas, Tamayo Ayestarán estuvo acompañado de otro jesuita ya fallecido, el padre Antonio Beristain, que fue director del Instituto Vasco de Criminología.

Publicista infatigable, Alfredo Tamayo escribió numerosos artículos de prensa en el Diario Vasco con los que luego elaboró el libro «Siempre a vuestro lado» (2009), como homenaje a las víctimas del terrorismo.

Alfredo Tamayo estaba convencido de que la Iglesia tenía que pedir perdón a las víctimas del terrorismo y le apenaba que «el clero guipuzcoano» no lo hiciera. El fallecido jesuita era autor de libros como «Nacionalismo, psicoanálisis y humanismo a la luz de Eric Fromm» y «La muerte en el marxismo: biografía intelectual de Ernst Bloch». (RD/Agencias)

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Lo más leído