Se curó del virus del ébola

Juliana Bonoha, aficionada del Osasuna, visita Tajonar

"Estoy aquí para animar a Osasuna, para que gane siempre"

Juliana Bonoha, aficionada del Osasuna, visita Tajonar
Misionera Julia Bonoha

La misionera viaja mañana a Madrid y después volverá a Guinea, su nuevo destino después de haber trabajado en el Hospital San Juan de Dios de Liberia

La misionera Juliana Bonoha, que estuvo 21 días ingresada y aislada por haber estado en contacto con el virus del ébola, ha presenciado hoy en Tajonar el entrenamiento de Osasuna, equipo del que es «gran aficionada», antes de partir hacia Guinea, su país natal.

Juliana, seguidora de Osasuna desde que hace décadas pasa los veranos en Navarra e hizo el noviciado en la Comunidad Foral en 1964, ha querido saludar a los jugadores y los técnicos del equipo pamplonés antes de emprender el viaje a Guinea, su nuevo destino tras trabajar en el Hospital San Juan de Dios de Liberia.

Juliana Bonoha fue repatriada a España el 7 de agosto junto con el sacerdote Miguel Pajares, quien falleció por el virus del ébola cinco días más tarde.

La religiosa de la congregación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción permaneció 21 días ingresada y aislada en el Hospital Carlos III de Madrid hasta descartar que tuviera el ébola.

Precisamente, mientras se encontraba en «cuarentena» ya dejó muestras de su osasunismo al celebrar los goles del equipo ‘rojillo’ en el primer partido de esta temporada contra el Barcelona, según ha relatado Juliana a los medios de comunicación en Tajonar.

«Estoy aquí para animar a Osasuna, para que ganen siempre. Soy de Osasuna, un equipo que conocí desde que vine a España en 1964 para hacer el noviciado en Elizondo», ha dicho.

La misionera guineana, que ha asegurado que le gusta el fútbol «desde siempre», ha manifestado que Osasuna forma parte de su «familia», al igual que las compañeras de su congregación y la familia con la que veranea en Mélida desde hace casi cuarenta años.

Juliana ha animado a la plantilla de Osasuna a que sean «valientes y fuertes» y que trabajen «en equipo» para lograr retornar a Primera División: «Yo voy a aplaudir siempre a Osasuna: gane o pierda, porque quiero a Osasuna. Si hay que rezar, rezo para que Osasuna suba a Primera y subiremos», ha afirmado.

La misionera viaja mañana a Madrid y después volverá a Guinea, su nuevo destino después de haber trabajado en el Hospital San Juan de Dios de Liberia, donde permaneció cinco años, aunque poco tiempo, según ha comentado, desde que surgió las crisis del ébola.

«No sé cuál es la realidad ahora en Liberia porque llevo tiempo que estoy fuera. Dicen que está un poco mejor. Creo que se va a pasar. África tiene que sonreír«, ha destacado Juliana, quien no descarta regresar algún día a Liberia.

«No puedo volver ahora, tengo destino en Guinea. Mis superioras tienen un poco de miedo, porque en el hospital San Juan de Dios murieron cuatro personas», ha recordado.

La misionera, que ha acudido a Tajonar acompañada por María Jesús Gurucharri, de la congregación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción en Pamplona y socia de Osasuna, ha mostrado su «alegría» por el estado de salud de Teresa Romero tras curarse del ébola. (RD/Agencias)

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído