Los investigadores han hallado imágenes con menores en su ordenador

El franciscano acusado de abusos sexuales a un discapacitado, en prisión provisional sin fianza

La diócesis y la orden muestran su "dolor y consternación" y apartan cautelarmente al fraile

Deseamos mostrar nuestro dolor, pesar y repulsa por los supuestos delitos denunciados y manifestar nuestra cercanía con las víctimas y personas que pudieran estar afectadas por este pecado y delito

El religioso detenido como presunto autor de vejaciones a un joven de 19 años con discapacidad debe ingresar en prisión provisional comunicada y sin fianza, acusado de abusos sexuales y de un delito relativo a la prostitución, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Este hombre ha pasado hoy a disposición del juzgado de instrucción de Becerreá (Lugo) y fuentes jurídicas han señalado que se le imputa algún delito más pero no relacionado con la libertad sexual.

Según han informado fuentes de la investigación, al religioso detenido, de la comunidad franciscana de O Cebreiro, se le intervinieron dispositivos electrónicos, móviles y ordenador, en los que se descubrieron archivos multimedia.

En concreto, los investigadores han hallado imágenes en las que aparece el religioso con una menor manteniendo relaciones sexuales, según han confirmado las mismas fuentes.

Sobre las 10,00 horas de este miércoles el detenido ha pasado a disposición judicial en el juzgado de Becerreá, tras ser detenido el pasado lunes por la Guardia Civil de Lugo por los supuestos delitos de abusos a menores y discapacitados y apropiación indebida, por quedarse con dinero del cepillo del Monasterio de O Cebreiro.

Precisamente éste es un lugar de peregrinación donde se producen importantes donaciones, sobre todo coincidiendo con la festividad del 8 de septiembre en honor a Santa María, cuando furgones de empresas de seguridad acuden al lugar para llevarse la recaudación, según han explicado vecinos de la zona.

 

Agentes de la Guardia Civil han detenido a un religioso franciscano, identificado como J. Q., en O Cebreiro (Lugo) por supuestos abusos sexuales a un discapacitado psíquico. A las diez de la mañana el fraile ha sido trasladado al juzgado de Becerreá para prestar declaración ante el juez. Llegó en un coche policial camuflado, acompañado por dos agentes de la policía judicial. No iba esposado y entró a cara descubierta. Mientras no termine su declaración se desconoce si se le imputa algún delito.

Delante del juzgado hay mucha expectación mediática. Se han congregado representantes de medios de comunicación, curiososos y vecinos.

De inmediato, el Obispado de Lugo ha prohibido de manera cautelar la presencia del religioso detenido por supuestos abusos en las parroquias de la unidad pastoral de O Cebreiro, así como «cualquier otro tipo de colaboración pastoral en el territorio diocesano».

En un comunicado de prensa, el Obispado de Lugo ha puntualizado que los supuestos delitos por los que fue detenido el lunes un hermano franciscano de la comunidad de O Cebreiro «fueron denunciados directamente ante la Guardia Civil«.

En este sentido, ha destacado que antes de la detención de este religioso «no se había recibido» en el Obispado de Lugo «ninguna clase de denuncia o aviso sobre las presuntas actuaciones que se le imputan».

«Aunque residía en la comunidad franciscana instalada en Pedrafita de O Cebreiro, este hermano, que no es sacerdote, no tenía encomendado ningún oficio eclesiástico por la Diócesis de Lugo«, ha aclarado el Obispado lucense.

No obstante, y ante la «presunta gravedad de los hechos», el Obispado de Lugo ha destacado que «se ha decidido prohibir de manera cautelar su presencia en las parroquias de la unidad pastoral de O Cebreiro, así como cualquier otro tipo de colaboración pastoral en el territorio diocesano».

«Deseamos mostrar nuestro dolor, pesar y repulsa por los supuestos delitos denunciados y manifestar nuestra cercanía con las víctimas y personas que pudieran estar afectadas por este pecado y delito, si así se confirma», manifiesta el Obispado en el comunicado, en el que añade que «cualquier abuso es una ofensa a las víctimas y a Dios» y les «produce profundo sufrimiento y vergüenza».

Con todo, el Obispado ha trasladado que está «a disposición de las autoridades civiles y judiciales» para «cualquier colaboración que sea requerida». «Manifestamos nuestro más absoluto respeto por la actuación de la Justicia y deseamos un rápido y completo esclarecimiento de los hechos, conscientes, también, del derecho a la presunción de inocencia», concluye el comunicado.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ha destacado este miércoles que la detención el lunes de un religioso en O Cebreiro (Lugo) se enmarca en una «una investigación que viene llevando a cabo la Guardia Civil desde hace unos días«.

Así lo ha manifestado, a preguntas de los medios, con motivo de su presencia en la presentación de una campaña de educación vial infantil en Ames (A Coruña), en donde ha añadido que «se cuenta con que hoy mismo (miércoles) por la mañana pase a disposición judicial».

«A partir de ahí, el juez del juzgado de Becerreá será el que decida», ha apostillado el delegado del Gobierno sobre la detención del hermano franciscano detenido.

Finalmente, la provincia franciscana de Santiago ha emitido el siguiente comunicado:

Ante las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación escritos relativas a la detención de un religioso de nuestra Provincia, en calidad de imputado por algunos presuntos delitos graves que han sido denunciados ante la Guardia Civil, la Provincia Franciscana de Santiago quiere manifestar, para público conocimiento y aclaración, lo siguiente:

El pasado lunes 23 de febrero de 2015, hemos sido informados de la detención y de los delitos atribuidos a un religioso de nuestra Orden, sin que, en ningún momento, previamente, nuestra Provincia hubiera recibido información o denuncia alguna acerca de los presuntos comportamientos delictivos que se le atribuyen, ni por parte de organismo judicial ni de persona particular.

Lógicamente, ello ha producido gran perplejidad, dolor y consternación en el seno de nuestras fraternidades, puesto que en ningún caso hubieramos podido imaginar en el hermano los supuestos comportamientos de los que está acusado.

Deseamos expresar, en cualquier caso, nuestro hondo pesar por esta grave situación y nuestro más profundo rechazo hacia los presuntos delitos que han sido objeto de denuncia. Pesar y rechazo que son, si cabe, más intensos por la condición religiosa del imputado, que añade a la grave ofensa a las víctimas, la ofensa a Dios y a sus hermanos de fraternidad.

Al mismo tiempo, queremos hacer llegar nuestra solidaridad y cercanía a las personas que hayan podido verse afectadas como víctimas de los supuestos comportamientos delictivos (en el caso de que así lo confirmen las investigaciones en acto), mostrándoles también nuestra disposición a ofrecerles ayuda y colaboración para superar los perjuicios que hayan podido sufrir.

No obstante pedimos, tanto a las instituciones como a las personas y medios de comunicación, el respeto hacia la «presunción de inocencia» que facilite la positiva aplicación de la justicia.

Finalmente, queremos manifestar nuestra confianza y esperanza en la actuación de los órganos judiciales, que permita aclarar con la mayor brevedad posible la verdad de los hechos. Por supuesto, ofrecemos nuestra sincera disponibilidad a colaborar con la justicia en la medida en que así se requiera.

Más allá del dolor y la consternación que esta situación nos produce, seguimos confiando en el Dios de la Misericordia, que acoge y perdona; y queremos seguir expresando nuestro deseo de servirle a Él y a los hermanos desde nuestro carisma franciscano en esta tierra de Galicia, y hacemos llegar a todos un fraterno saludo de PAZ Y BIEN.

En Santiago de Compostela, a 25 de febrero de 2015.

(RD/Agencias)

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído