El presidente del Episcopado justifica el piso de Rouco pero pide una Iglesia "pobre y para los pobres"

Blázquez: «En la Iglesia no cabe la persona que ha abusado de niños débiles, indefensos»

La CEE ya ha comunicado el nombre de la persona de enlace con la comisión antipederastia vaticana

Blázquez esgrimió que Rouco Varela necesita una casa con ciertas calidades y comodidades porque es "una persona que tiene una trascendencia importante en la Iglesia y en la sociedad"

El presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, justificó este viernes que su predecesor, el cardenal Antonio María Rouco Varela, tenga una vivienda de más de 300 metros cuadrados en pleno centro de Madrid pero pidió «que la Iglesia sea pobre y para los pobres«.

En entrevista con RNE, Blázquez ha afirmado que en el ejercicio del ministerio pastoral «no cabe la persona que ha abusado de niños débiles, indefensos, etc» y ha avanzado que la CEE ya ha comunicado el nombre de la persona de enlace con la comisión antipederastia vaticana.

«Es una cuestión muy importante de respeto a la persona. No se puede abusar de nadie, particularmente de los más débiles e indefensos y además en cuestiones tan sensibles», ha manifestado Blázquez, explicando que se trata de una «cuestión también de confianza de los padres en la tarea educativa de la Iglesia».

Preguntado por el caso de los presuntos abusos en la Diócesis de Granada, ha asegurado que el arzobispo de Granada ha procedido «según los protocolos de la CEE y de la Santa Sede». «Por lo que yo sé, hay una colaboración con la Justicia», ha indicado, al tiempo que ha precisado que «se trata de la colaboración exigida en este campo concreto, exigida».

En relación con la reforma puntual de la vigente regulación del aborto, Blázquez se ha mostrado sorprendido porque el Gobierno no haya «urgido al Tribunal Constitucional a responder a aquel recurso que hizo» el propio PP desde la oposición. «En lugar de urgir a esa respuesta, comenzó a elaborar otra ley, esta ley que justamente cuando la tienen ya a punto, se aprueba incluso en el Consejo de Ministros, y después no pasa a la discusión de las Cortes. No lo entiendo», ha remachado.

A su juicio, es «correcto» hacer obligatorio el consentimiento paterno para las menores de 16 y 17 años ya que se trata de una «edad todavía frágil» y una «cuestión determinante». «Que no hubiera aborto es lo que yo deseo», ha subrayado, para después pedir que «aparezca con total claridad» en la regulación que «nadie tiene derecho a decidir qué vida humana en curso puede a llegar a su término y a qué vida humana en curso se le corta el paso».

Finalmente, sobre el informe de la Agencia Tributaria en el que asemejaba las donaciones al Partido Popular (PP) con las recibidas por Cáritas, Blázquez lo considera desafortunado y no cree que se pueda «unir» esta entidad con los partidos. «Los partidos políticos tienen su forma concreta de relacionarse con Hacienda y Cáritas que es una ONG e Iglesia católica al servicio de los necesitados», ha recordado, para después concluir: «Yo creo que es mejor no mezclarlos».

En una entrevista a Radio Nacional recogida por Servimedia, Blázquez respondió así a la polémica que ha suscitado que el anterior presidente de los obispos se haya mudado a una residencia de unos 370 metros cuadrados frente a la Catedral de la Almudena que cuenta con seis habitaciones y cuatro cuartos de baño, además de una amplia terraza.

Blázquez aseguró no conocer la vivienda «por dentro» pero sí «la imagen exterior y el lugar donde está situado» y recordó que Rouco Varela se ha trasladado allí después de ceder la vivienda que tenía hasta ahora al nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. «Él ha ido a vivir al sitio que entre todos han juzgado el más oportuno», comentó.

El presidente de la Conferencia Episcopal no quiso valorar si el piso es «el más adecuado o no» y tampoco si la reforma cercana al medio millón de euros que ha necesitado la vivienda es «mucho o no», aunque admitió que la cifra que ha aparecido publicada es «bastante alta». No obstante, precisó que la reforma «no es sólo para una coyuntura» mientras viva allí Rouco Varela, sino que es para bastantes años.

Blázquez esgrimió que Rouco Varela necesita una casa con ciertas calidades y comodidades porque es «una persona que tiene una trascendencia importante en la Iglesia y en la sociedad» y como tal «tiene que invitar a determinadas personalidades y tiene que tener esa infraestructura suficiente para acogerlos con la normalidad que se requiere».

Intentó minimizar la polémica con el argumento de que Rouco Varela siempre ha tenido «una forma de vivir sencilla y normal» y le alabó por ser una persona «inteligente y eficaz» con mucha «capacidad de trabajo». Al hablar de las diferencias entre ambos, comentó que «cada uno tiene una forma de ser y de tratar las cuestiones dentro de la Iglesia».

Además, reivindicó el mensaje que el Papa Francisco lanza constantemente en favor de las personas necesitadas y alabó de forma especial el gesto que tuvo antes de Semana Santa, al invitar a los mendigos de la Plaza de San Pedro del Vaticano a cenar en las dependencias oficiales y a visitar la Capilla Sixtina que pintó Miguel Ángel.

Blázquez afirmó que los pobres «también tienen derecho a disfrutar» la obra artística de uno de los artistas más importantes del Renacimiento y se declaró a favor de que «la Iglesia sea pobre y para los pobres y que los pobres no se sientan avergonzados cuando están en la Iglesia«. «Eso es muy importante», apostilló.
El presidente de los obispos españoles recordó que la humildad y la pobreza están en el Evangelio, por lo que deben ser «nuestro modo de vivir y trabajar al servicio de la causa de los pobres porque ese es el camino de Jesús».

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído