"Supondría una inadecuada aplicación de la Ley de Memoria Histórica", subraya la diócesis

El Arzobispado de Madrid critica la retirada de una placa de unas carmelitas asesinadas

El cementerio de Carabanchel Bajo tiene carácter privado, y es propiedad de la Iglesia

El Arzobispado de Madrid critica la retirada de una placa de unas carmelitas asesinadas
Placa en memoria de los carmelitas asesinados en Carabanchel

Estos ocho carmelitas fueron beatificados, junto a otro medio centenar de personas, en Tarragona, en la última gran beatificación de mártires de la guerra, el 27 de octubre de 2013

(J. Bastante/Agencias).- El Arzobispado de Madrid ha mostrado su «preocupación» ante la retirada, por parte del Ayuntamiento de la capital, de una placa «en reconocimiento y homenaje a ocho beatos carmelitas asesiandos en la Guerra Civil» que se encontraba en el cementerio de Carabanchel, y que el equipo de Carmena ha retirado en aplicación de una decisión tomada en pleno el 22 de diciembre.

«Entendemos que se trata de una confusión, pues supondría una inadecuada aplicación de la Ley de Memoria Histórica, dada la exclusiva condición de víctimas de los carmelitas, pacíficos testigos de la reconciliación a la que todos debemos contribuir», concluye la nota de la diócesis presidida por Carlos Osoro.

La nota tiene lugar un día después de la retirada de un monolito que recordaba el fusilamiento de ocho carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel bajo, dentro de la política de «quitar vestigios franquistas» de la capital de España. En los próximos seis meses, según el Consistorio, continuarán retirándose monumentos, y cambiando el nombre a una treintena de calles y plazas, según lo aprobado en el último pleno de diciembre.

El de Carabanchel se trata de un cementerio de carácter privado, que pertenece a la Iglesia. «Vino una furgoneta del Ayuntamiento y se la llevaron. No pidieron permiso ni comunicaron nada», señaló uno de los operarios del cementerio. Al parecer, el párroco ya habría solicitado que la placa sea devuelta.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid ha defendido hoy que ha cumplido con la legalidad y los procedimientos necesarios para retirar los tres vestigios vinculados con el Franquismo, todos ellos «de titularidad municipal», y ha justificado la urgencia de su actuación por el proceso judicial abierto contra la institución.

La concejal delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, ha dado estas explicaciones tras conocerse hoy la retirada del monumento por el fusilamiento de ocho carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo; la lápida dedicada al falangista José García Vara y el monolito al Alférez Provisional en la plaza de Felipe IV.

«Nosotros tenemos una denuncia interpuesta por incumplimiento de la ley. Esto es una cosa que está pasando en todas las comunidades autónomas, todas están cumpliendo la ley de memoria histórica excepto Madrid, que lleva sin cumplirla desde 2007. Por tanto sí, había prisa en que la ley se cumpliera«, ha respondido Mayer cuando los periodistas le han preguntado si era urgente derribar estos recordatorios franquistas.

El PP ha denunciado este martes que «el Ayuntamiento de Madrid, con nocturnidad y alevosía, e incumpliendo no sólo la Ley de Memoria Histórica sino el acuerdo que se aprobó en el Pleno el pasado 22 de diciembre, está aplicando de una forma sectaria la Ley de Memoria Histórica» y ha anunciado que emprenderá las medidas legales oportunas contra lo que considera un delito de «prevaricación».

«Nos parece absolutamente increíble que no se respete ni la ley ni los acuerdos plenarios», ha indicado Íñigo Henríquez de Luna, portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular. «Están retirando placas y símbolos que no incumplen la Ley de Memoria Histórica, pero sobre todo habíamos acordado en el Pleno darnos un plazo de cuatro meses para hacer un plan integral de aplicación de la Ley de Memoria Histórica», ha añadido.

Según el PP, el Gobierno de Ahora Madrid está «acabando a martillazos con la reconciliación nacional y con la transición política y la Constitución de 1978, la Constitución de la concordia». «Ellos no quieren aplicar la Ley de Memoria Histórica, quieren aplicar el sectarismo histórico. Y esto nos parece gravísimo», ha subrayado Henríquez de Luna.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha calificado hoy de «intolerable» que el Ayuntamiento de Madrid haya retirado el monumento en recuerdo al fusilamiento de ocho monjas carmelitas en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo de Madrid.

Estos ocho carmelitas fueron beatificados, junto a otro medio centenar de personas, en Tarragona, en la última gran beatificación de mártires de la guerra, el 27 de octubre de 2013. En 1961 se colocó en el cementerio de Carabanchel la placa, de mármol y letras doradas, ahora retirada, que decía lo siguiente:

«A la memoria de los siervos de Dios: Fr. Daniel Mª García Antón, Fr. Silvano Mª Villanueva González, Fr. Adalberto Mª Vicente Muñoz, Fr. Aurelio Mª García Antón, Fr. Francisco Mª Pérez Pérez, Fr. Ángel Mª Sánchez Rodríguez, Fr. Ángel Mª Reguilón Lobato y Fr. Bartolomé F. Mª Andrés Vecilla, religiosos carmelitas fusilados en este lugar el 18 de agosto de 1936. En el XXV aniversario de su inmolación».

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido