Con orden de alejamiento de dos personas

El cura de Arroyomolinos, en libertad provisional

Apartado del ejercicio de su ministrerio hasta la conclusión del proceso

El cura de Arroyomolinos, en libertad provisional
Casa parroquial de Arroyomolinos Agencias

El Obispado añadía que aunque desconoce los motivos por los que es acusado, expresa su "profunda consternación" porque un sacerdote haya podido cometer algún delito, "sea del carácter que sea"

El párroco de Arroyomolinos de Montánchez detenido el viernes por supuestos abusos a menores, ha sido puesto en libertad provisional sin fianza esta tarde por el juez de guardia de Cáceres.

Tras declarar a lo largo de tres horas ante el juez, éste le ha dejado en libertad pero con una orden cautelar de alejamiento de dos personas, y la obligación de presentarse el próximo viernes 15 ante el juzgado, y así todos los días 1 y 15 de cada mes.

Desde el viernes estaba detenido y declarando en la comisaría de Cáceres, por presuntos delitos cometidos en la capital cacereña, donde ejerció en la residencia geriátrica Ciudad Jardín y como vicario de la parroquia de San Pedro de Alcántara, según daba a conocer el Obispado de Coria-Cáceres.

El viernes la Policía Nacional le detuvo y registró la casa parroquial de Arroyomolinos, donde el sacerdote, de unos 45 años, pasa breves periodos de tiempo, y registró también su domicilio en Cáceres, donde reside de manera habitual.

En un comunicado, el Obispado daba cuenta ese viernes por la noche de la detención del sacerdote por parte de la Policía, aunque sin detallar el motivo del arresto. Explicaba que las instrucciones están bajo secreto de sumario, por lo que no había recibido notificación de las acusaciones que pesan sobre él.

Por ello, llamaba a la prudencia «sobre las ideas y rumores que pueden circular acerca de las causas de su detención». El Obispado está «completamente dispuesto» a colaborar con la justicia en este asunto y en cuanto disponga de más información relativa al caso, «la comunicaremos de forma oficial».

El párroco de Arroyomolinos fue apartado ayer sábado del ejercicio de su ministerio hasta la conclusión del proceso judicial, según decisión del Obispado de Coria-Cáceres. Pese a que el acusado goza de la presunción de inocencia, el Obispado ha tomado esta determinación «pensando en el bien del Pueblo de Dios», «por la resonancia social que el hecho ya está teniendo» y «para salvaguardar todos los derechos».

El Obispado añadía que aunque desconoce los motivos por los que es acusado, expresa su «profunda consternación» porque un sacerdote haya podido cometer algún delito, «sea del carácter que sea», cuando se espera de él «una conducta ejemplar conforme al Evangelio que predica». Ofrece su «completa disposición» a colaborar con la justicia en lo que sea necesario «y en las formas que esta estime oportunas».

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído