Movimiento por un mundo mejor

Lo vivido en la Rioja 2016

"Relacionarse con Jesucristo de manera directa, sin mediación de fórmulas"

Lo vivido en la Rioja 2016
Encuentro del Movimiento mundo mejor

La contemplación no es sólo una forma de oración, también es una actitud de vida

(Nacho González).- En la segunda semana de agosto tuvimos un encuentro en el Monasterio de la Estrella de San Asensio (Rioja). Un doble desafío sentía fuertemente al comenzar la experiencia, a las treinta personas adultas y con la larga experiencia de vida, de los «Ejercicios de contemplación».

En primer lugar por la idea generalizada, en bastantes prejuicio, que el común de los cristianos tiene de la contemplación, der ser algo para personas especiales, religiosas y religiosos, pero no para la gente sencilla y normal.

En segundo lugar la pedagogía de la que servirme que permitiera conjugar unas explicaciones sencillas, que concedieran desaprender las creencias que se tenían afrontándolas indirectamente, con unos ejercicios sencillos y progresivos y, finalmente, con unos testimonios en los se cotejaran las diferentes dificultades y resistencias de las personas participantes a la hora de acoger la propuesta de descubrir, comprender y, si fuera el caso, acoger para vivir la contemplación en la vida cotidiana.

Soy testigo que las personas participantes, en un clima de intercambio libre y espontáneo, fueron viviendo la experiencia, no sin resistencias y dificultades, con una gran sencillez y disponibilidad.

Al final de encuentro cada persona ha tenido los elementos suficientes para ver si esa forma de relacionarse con Jesucristo de manera directa, sin mediación de fórmulas aprendidas o textos sagrados, que sin duda tienen su valor y hacen su servicio, pero que se puede utilizar en otros momentos, especialmente comunitarios.

Ha llegado el momento de hacer un balance propio, independiente de quien ha animado la propuesta. Las personas que hayan encontrado que este camino de la oración contemplativa les sirve y desea continuarla, deberá meditar por propia convicción.

Una intuición que abre horizonte nos ha quedado: «La contemplación no es sólo una forma de oración, también es una actitud de vida«. Quien se introduce en la contemplación es contemplativo en la oración como en sus otras ocupaciones. Los períodos de oración en quietud son necesarios para llegar a la contemplación.

Sin éstos no será posible, a menos que la persona sea destinataria de una gracia especial. Pero una vez iniciada, la contemplación se va difundiendo poco a poco, penetrando y modificando toda la vida. Lo mismo nos sucede cuando nos hacemos adultos: el que llega a adulto seguirá siéndolo, ya sea que trabaje o descanse.

Para leer otros artículos del blog, pinche aquí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído