El jesuita español, primo del ex presidente de Bankia encausado por las black

Kike Figaredo cree que Rodrigo Rato «es el chivo expiatorio de la crisis»

"No justifico sus muchos errores, pero se le está haciendo pagar por los pecados de todos"

Kike Figaredo cree que Rodrigo Rato "es el chivo expiatorio de la crisis"
Kike Figaredo, misionero en Camboya

Nunca pensé que fuéramos tan estrechos. La gente huye de Siria porque no tiene un sitio donde vivir: les han destrozado la casa, no hay agua, no hay electricidad, no hay escuelas, no hay futuro, no hay nada

(Jesús Bastante/Agencias).- Es uno de los gigantes de la solidaridad, uno de los más cualificados rostros de la «marca España» en el mundo. El jesuita Kike Figaredo, el obispo de las sillas de ruedas en Camboya, también es, en ocasiones a su pesar, primo de Rodrigo Rato, encausado por las tarjetas black y quien, en su opinión, «es el chivo expiatorio de la crisis».

El prefecto de Battambang no justifica los «muchos errores» de su primo, pero incide en que «se le está haciendo pagar por los pecados de todos». El sacerdote asturiano hizo estas declaraciones a los periodistas que viajan, junto a Manos Unidas, para comprobar sobre el terreno el trabajo solidario que la ONGD y el jesuita llevan a cabo en Camboya.

«Me siento muy unido a mi primo», subraya Figaredo, quien sostiene que al ex vicepresidente y antiguo responsable de Bankia, «se le ha puesto el mochuelo». «La agresividad social se ha cebado con él porque se necesita a alguien a quien culpar del desastre económico y de la corrupción».

«Rodrigo ha venido a visitarnos, ha sido generoso con nosotros y ha sido simpatizante de lo que hacemos aquí; siempre me he sentido muy apoyado», explicó el misionero español, quien mostró su deseo por que «se haga justicia».

«El nombre de Rodrigo Rato ya está manchado y relacionado con términos como corrupción o engaño«, añadió Kike Figaredo, quien apuntó que «no sabría acompañarle más que con el afecto y con la oración, pero yo creo que se han pasado de vueltas con esta focalización en una persona de todos los problemas de la crisis española».

En su opinión, Rodrigo Rato «ha trabajado por España y por el Gobierno» y «no puede ser el único que haya hecho las cosas mal». Para Figaredo, el exministro ha acabado «entrampado en una dinámica social negativa».

En otro orden de cosas, el jesuitas se mostró preocupado por la respuesta de España y de la UE a la llegada de refugiados de Siria: «La insolidaridad me parece horrible», indicó. Así, Figaredo hizo un llamamiento para que los refugiados e inmigrantes se vean como «una oportunidad económica y cultural en Europa». No deben tratarse como «números» o «personas sin identidad» porque «antes de ser refugiados o inmigrantes son seres humanos».

«Nunca pensé que fuéramos tan estrechos. La gente huye de Siria porque no tiene un sitio donde vivir: les han destrozado la casa, no hay agua, no hay electricidad, no hay escuelas, no hay futuro, no hay nada. La gente necesita un sitio donde cobijarse y dar una educación a sus hijos«, señaló.

 

Te puede interesar

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído