Mientras el arzobispo de Oviedo pide ayuda a la Virgen "ante el esperpento" catalán

Un monje de Montserrat denuncia la «represión» del Estado español en Cataluña

"Se prohíbe un derecho tan sencillo como el de ser consultados", recalca Sergi D'Assís

Un monje de Montserrat denuncia la "represión" del Estado español en Cataluña

Esta semana se espera que la Comisión Permanente del Episcopado lance un comunicado sobre la cuesitón catalana

(Jesús Bastante/Agencias).- Cuando restan apenas seis días para el ‘referéndum’ del 1-O, las diversas posturas conviven en todos los estamentos de la sociedad. También, en la Iglesia, donde se enfrentan opiniones como las de un monje de Montserrat, que ayer denunciaba, en plena homilía, la «represión» del Estado español; o la del arzobispo de Oviedo, quien pedía ayuda a la Virgen para frenar «el esperpento» catalán.

Después de diversos pronunciamientos, desde la Conferencia Episcopal Tarraconense a la carta de cientos de curas catalanes, y a la espera de la nota que, a buen seguro, emitirá esta semana la Comisión Permanente de la CEE, ayer se vivieron nuevos episodios de la trama catalana.

Además de la homilía del cardenal Omella en la fiesta de la Mercè, donde repitió las ideas formuladas en su carta dominical, el protagonismo se lo llevó el fraile de Montserrat, Sergi D,Assís, quien en su homilía ante la Moreneta ha denunciado la «represión» del Estado español frente a la llamada a las urnas por parte de la Generalitat.

 

 

Así, D’Assís consideró que el derecho de reunión y de expresión están amenazados y, en algunos casos, vulnerados en la actuación del Estado contra el referéndum. «Se prohíbe un derecho tan sencillo como el de ser consultados«, recalcó, añadiendo que e menosprecia a las instituciones catalanas y, por ende, a los ciudadanos a los que representan.

«Con la que está cayendo no se puede mirar hacia otro lado«, subrayó el monje, quien insistió, entre aplausos de los fieles, en que «tenemos que decir ‘no’ a la represión y ‘sí’ a la libertad y al respeto a los derechos más fundamentales».

Finalmente, Assís sostuvo que «Cataluña será integradora o no será», porque tiene el reto de saber integrar a los recién llegados, sin que pierdan su identidad de origen pero también sintiéndose plenamente catalanes.

En el otro extremo se situó ayer el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, quien lanzó un aviso ante «el momento de tensión tan complejo que estamos viviendo y que no sabemos por dónde va a desembocar».

Al término de una misa en San Nicolás de Bari, Sanz llamó a «la concordia, la sensatez y la tolerancia» para «erradicar todo aquello que nos enfrenta» y «se eclipsen los intereses en juego en este esperpento». «Pidamos a la Virgen que nos salve y salve a España», concluyó.

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído