Juan Del Río oficia, en Toledo, la misa de la patrona de la Guardia Civil

El arzobispo castrense pide «la vuelta a la legalidad y a la concordia dentro del marco constitucional»

"Me siento orgulloso de lo que sois y de lo que hacéis. ¡Animo, no estáis solos!"

El arzobispo castrense pide "la vuelta a la legalidad y a la concordia dentro del marco constitucional"
Juan Del Río, en la catedral de Toledo

Algo parecido nos sucede a nosotros, en estos momentos críticos por los que atraviesa España, descritos sabiamente por S.M. el Rey Felipe VI en su discurso del pasado tres de octubre

(José M. Vidal).- Ayer, el arzobispo castrense, Juan del Río, presidió, en la catedral de Toledo, una misa con motivo de los actos de la patrona de la Guardia Civil. El prelado, en una meditada homilía, pidió volver «a la legalidad y a la concordia dentro del marco constitucional» y mostró su apoyo explícito a la Benemérita: «

A su lado, en el altar, el arzobispo de Toledo y Primado de España, Braulio Rodríguez, y su obispo auxiliar, Ángel Fernández. Entre los asistentes, que llenaban la seo, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido y la cúpula del Ejército, de la Guardia Civil y de la policía.

Monseñor Del Río comenzó su homilía con una cita de los Salmos: «Dios de los ejércitos, restáuiranos, que brille tu rostro y nos salve» (Sal 79,20). A su juicio, el versículo del salmista refleja «la encrucijada vital y social», en la que se encontraba «el pueblo elegido».

Y añadió:

«Algo parecido nos sucede a nosotros, en estos momentos críticos por los que atraviesa España, descritos sabiamente por S.M. el Rey Felipe VI en su discurso del pasado tres de octubre».

Un momento tan crítico que «necesitamos de la ayuda de Dios» y la intercesión de la Virgen del Pilar, «para que superemos las actuales adversidades». Porque «para ‘Dios nada hay imposible'» (Lc 1,37).

En esta clave, el arzobispo castrense confía en que «siempre puede haber un camino de vuelta a la legalidad y a la concordia dentro del marco Constitucional que nos hemos dado los españoles». Entre tras cosas, porque, como ya decía el III Concilio de Toledo (589), «ninguna de las regiones actualmente existentes en nuestro país, más o menos diferentes, hubiera sido posible, tal y como es ahora, sin la antigua unidad espiritual y cultural».

 

 

Y de esa cita, monseñor Del Río extrae una consecuencia en forma de pregunta, citando un documento de la Conferencia episcopal del año 2006: «¿Qué razones actuales hay que justifiquen la ruptura de estos vínculos?»

El prelado dejó la pregunta flotando en las naves de la catedral primada y pasó a proclamr su apoyo incondicional a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a las Fuerzas Armadas, a las que, con palabras de Juan Pablo II, llamó «centinelas de la paz» que, «como servidores del orden público» están dando lo mejor de sí mismos.

«Sabed que, como Obispo de esta Iglesia particular castrense, contáis con todo mi apoyo y afecto, así como el de vuestro Capellanes, los pater. Admiro y valoro vuestra vocación, profesionalidad, entereza y entrega de cada día. Tengo muy presentes los sacrificios y sufrimientos de vuestras familias y me solidarizo con ellas. Me siento orgulloso de lo que sois y de lo que hacéis en favor de toda la sociedad española, sin sectarismo alguno: ¡Animo, no estáis solos!»

También reivindicó el arzobispo castrense la «beneficiosa tradición cultral y religiosa» de la devoción de la Guardia Civil a su patrona, la Virgen del Pilar, que hunde sus raíces en ‘el honor es mi divisa’, el lema de la Benemérita, que  se plasma «en el amor a la Patria, servicio al prójimo, espíritu decente, fortaleza en las dificultades, fidelidad inquebrantable y lealtad al Cuerpo».

Tras una glosa del pasaje evangélico dominical de la «viña infiel», el prelado llama a la «cultura del encuentro» del Papa Francisco, que, con palabras de San Pablo, «consiste en descubrir en el otro ‘todo lo que haya de verdadero, noble, justo, laudable, lo es ques vritud o mérito'».

Y concluyó su homilía, con una oración, pronunciada por Juan Pablo II en la seo de Zaragoza, en 1982, en la que, entre otras cosas, pide la Virgen del Pilar: «Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres. Asiste maternalmente, oh María, a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad».

Texto completo de la homilía de monseñor Del Río

HOMILÍA DEL DOMINGO XXVII T.O.
Celebración de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil
S.I. Catedral de Toledo, 8 de octubre de 2017

1. «Dios de los ejércitos, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve» (Sal 79,20). Este versículo del salmo responsorial refleja los anhelos de salvación del pueblo elegido, que se encontraba en una encrucijada vital y social. Algo parecido nos sucede a nosotros, en estos momentos críticos por lo que atraviesa España, descritos sabiamente por S.M. el Rey Felipe VI en su discurso del pasado tres de octubre. ¡Ciertamente que necesitamos de la ayuda de Dios! Por ello, en esta Eucaristía con la que festejamos el patronazgo de la Virgen del Pilar en la Guardia Civil, pedimos la intercesión de la Madre de Jesús para que superemos las actuales adversidades.

Sabemos y experimentamos que para «Dios nada hay imposible» (Lc 1,37). Siempre puede haber un camino de vuelta a la legalidad y la concordia dentro del marco Constitucional que nos hemos dado los españoles. «Ya que ninguna de las regiones actualmente existentes en nuestro país, más o menos diferentes, hubiera sido posible, tal y como es ahora, sin la antigua unidad espiritual y cultural» que se inició ya en esta ciudad, en el importante III Concilio de Toledo (589). ¿Qué razones actuales hay que justifiquen la ruptura de estos vínculos? (CEE, Orientaciones morales ante la situación actual de España, Madrid 2006, n.71).

2. Vosotros queridos Guardias Civiles, junto con la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, sois los llamados «centinelas de la paz» en palabras de San Juan Pablo II. Como servidores del orden público estáis dando lo mejor de vosotros mismos. Sabed que, como Obispo de esta Iglesia particular castrense, contáis con todo mi apoyo y afecto, así como el de vuestro Capellanes, los pater. Admiro y valoro vuestra vocación, profesionalidad, entereza y entrega de cada día. Tengo muy presentes los sacrificios y sufrimientos de vuestras familias y me solidarizo con ellas. Me siento orgulloso de lo que sois y de lo que hacéis en favor de toda la sociedad española, sin sectarismo alguno: ¡Animo, no estáis solos!


3. La devoción de los guardias civiles a la Virgen del Pilar es conocida en todos los rincones de la geografía española. Nunca ha sido una rémora en la milicia, no está reñida con la profesionalidad y modernización que hoy se le exige al Cuerpo, sino que es el mejor estímulo en el fiel cumplimiento del deber. Tampoco es algo pasado de moda, como nos quieren hacer ver los enemigos de la religión, sino que potencia los valores básicos en los que se funda la Benemérita y que se resumen en el lema de la Guardia Civil: «el honor es mi divisa» (Duque de Ahumada, Cartilla del Guardia Civil [1845], art. 1) que se muestra en el: Amor a la Patria, servicio al prójimo, espíritu decente, fortaleza en las dificultades, fidelidad inquebrantable y lealtad al Cuerpo. Estas actitudes esenciales tienen una resonancia evangélica que no debemos olvidar. Por tanto, querer silenciar esta beneficiosa tradición cultural y religiosa en el seno de la Guardia Civil, es ignorar sus orígenes y violentar la libertad religiosa, como derecho fundamental del guardia civil creyente.

4. Estamos en otoño, tiempo de vendimias. La Palabra del Señor proclamada nos habla de los cuidados de Dios hacia su pueblo, bajo tres grandes figuras: viña, labradores-hijo, vino:

La cálida imagen de la «viña infiel» de la primera lectura (Is 5,1-7) nos habla de todo lo que el Señor hace por sus criaturas y como respondemos muchas veces con la ingratitud. Por eso mismo, el Papa Francisco nos recuerda repetidamente que, en ocasiones, nuestra vida cristiana es más vinagre que vino saludable. Sin embargo, a pesar de nuestras culpas, Dios no se cansa de perdonarnos (cf. EG,3).

En el Evangelio la escena cambia: tenemos la «viña asaltada» (Mt 21, 33-34). Produce una uva buena, pero los labradores se quedan con ella. Su motivación no es otra de querer ser dueño de todo, para ello llegarán al crimen contra los mensajeros del señor de la viña y matarán hasta su propio hijo. Esta alegoría sucede con demasiada frecuencia en la historia de la humanidad. Allí donde el hombre se convierte en el único amo del mundo y propietario de los otros, no puede existir la justicia, sólo reinará el arbitrio del poder que termina convirtiendo a la propia viña en un terreno árido y sin frutos.


Este horizonte terrible es transformado por la misión salvadora del hijo de la parábola, imagen de Jesucristo, que muriendo y resucitando ha vencido todo mal y nos ha regalado el vino bueno de la felicidad. Él es la vid verdadera, su Padre el labrador, nosotros sarmientos vivos siempre que permanezcamos en su Amor (cf. Jn 15).

Solo por esta unión, podremos ser constructores de la cultura del encuentro (cf. Francisco, EG, 217-258) que en el lenguaje paulino de la segunda lectura de este domingo (Filp. 4,6-9) consiste en descubrir en el otro: «todo lo que haya de verdadero, noble, justo, laudable, lo que es virtud o mérito» Por este sendero alcanzaremos: «la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús».

5. Terminamos como comenzamos invocando a la madre de España la Virgen del Pilar, con algunos fragmentos de la plegaria que pronunció san Juan Pablo II en Zaragoza en 1982:

¡Dios te salve María,
Madre de Cristo y de la Iglesia!
A tus cuidados confío las necesidades de todas las familias de España.
Virgen del Pilar:
Aumenta nuestra fe, consolida nuestra esperanza, aviva nuestra caridad.
Protege a España entera y a sus pueblos,
a sus hombres y mujeres.
Y asiste maternalmente, oh María,
a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad.
Así sea.

+ Juan Del Río Martín
Arzobispo Castrense de España

 


Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído