Mártires de la Guerra Civil

Amato beatificará en noviembre en Madrid a sesenta vicencianos

Osoro: "Tenían como arma solo el amor de Jesucristo y la utilizaron hasta entregar su vida"

Amato beatificará en noviembre en Madrid a sesenta vicencianos
Sesenta mártires vicencianos serán beatificados en noviembre en Madrid

La cruz es la imagen más bella que podemos tener para recomponer la convivencia entre los hombres. Estos mártires lo hicieron así y damos gracias a Dios por ellos

El prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano, el cardenal Angelo Amato, beatificará el próximo sábado 11 de noviembre en el Palacio de Vistalegre de Madrid a 60 mártires de la familia vicenciana (seguidores de San Vicente de Paúl), que fueron asesinados durante la Guerra Civil española.

La Familia Vicenciana ha preparado varias actividades para esos días, entre las que figuran una vigilia de oración el día 10 en la basílica de La Milagrosa; representaciones de los musicales ‘Sandalias de viento’ y ‘El primer paso’; proyecciones de la película ‘Red de Libertad’; una comida de confraternización y una Misa de acción de gracias el día 12 en la catedral de Santa María la Real de la Almudena, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

Los nuevos mártires son 40 misioneros paúles -24 sacerdotes y 16 hermanos-, dos hijas de la Caridad, 13 laicos de las asociaciones vicencianas y cinco sacerdotes diocesanos de Murcia, asesores de esas asociaciones.

De todos ellos, 39 eran de Madrid: 14 misioneros y seis laicos del barrio de Chamberí, padres de familia y miembros de la Asociación Caballeros de la Virgen Milagrosa; diez misioneros de la Casa Misión de Atocha; seis pertenecían a la Casa Noviciado de Hortaleza; tres a la Casa Misión de Valdemoro y uno a la pequeña comunidad de la calle Fernández de la Hoz.

Los otros 21 dieron su testimonio en Cataluña, Valencia y Murcia. Mártires en Barcelona fueron tres misioneros paúles y dos hijas de la Caridad; otro misionero paúl fue asesinado en Gerona; en Valencia, dos misioneros paúles y un joven hijo de María; en Murcia, un misionero paúl, cinco sacerdotes diocesanos y seis laicos hijos de María de la Medalla Milagrosa.

El cardenal Osoro ha destacado que «este grupo de mártires tenía como arma solo el amor de Jesucristo y la utilizaron hasta entregar su vida». «La cruz es la imagen más bella que podemos tener para recomponer la convivencia entre los hombres. Estos mártires lo hicieron así y damos gracias a Dios por ellos», subrayó en un encuentro reciente.

(RD/Ep)

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído