Acusado de abusos de una menor

El obispado de Mallorca recuerda que ya apartó al expárroco de Selva

La Fiscalía pide para el cura una pena de tres años de prisión

El obispado de Mallorca recuerda que ya apartó al expárroco de Selva
No a los abusos

El cura ha asegurado que la denuncia es "absolutamente falsa", mientras una psicóloga ha calificado el relato de la menor de "creíble" y otra ha dicho que lo cree compatible con el estado emocional de la joven

El Obispado de Mallorca ha recordado en un comunicado que en el marco de una investigación interna decidieron apartar al ahora expárroco de Selva para aclarar la verosimilitud del testimonio de una menor de 12 años quien aseguró haber sufrido tocamientos por su parte.

Asimismo, han ratificado su «firme» voluntad de garantizar la protección de los niños y jóvenes ante cualquier tipo de abuso y han mostrado su «máximo» respecto a las decisiones de la justicia ordinaria.

Igualmente, han manifestado que las medidas cautelares de apartar al expárroco de sus oficios pastorales y prohibirle el ejercicio público se tomaron «salvaguardando la presunción de inocencia del sacerdote».

Por su parte, el cura ha asegurado que la denuncia es «absolutamente falsa», mientras una psicóloga ha calificado el relato de la menor de «creíble» y otra ha dicho que lo cree compatible con el estado emocional de la joven.

Según la Fiscalía, los hechos que se juzgan ocurrieron en febrero de 2015, en el domicilio del sacerdote jubilado en Calonge, en el municipio mallorquín de Santanyí, cuando la menor, que tenía miedo de dormir sola, se acostó en la cama de él.

El acusado, con intención de satisfacer sus deseos sexuales, empezó a tocar el abdomen de la menor, bajando hasta la cadera y la ingle, momento en el que la niña, al sentirse incómoda, le propinó un codazo. Lo mismo ocurrió dos veces, según el escrito de acusación del ministerio público, que pide para el exsacerdote 3 años de prisión y 5 de libertad vigilada por presunto abuso sexual.

En su declaración ante el tribunal de la sección primera de la Audiencia, el acusado, Antonio C.O., de 74 años, ha negado la acusación y ha afirmado: «El padre de la niña me dijo que si no le daba 60.000 euros me destrozaría la vida y después me denunciaría porque cualquier juez le creería antes a él y a su hija que a mí».

Según el acusado, la niña acudió a su casa pocos días después del fallecimiento de su madre porque su padre le pidió que la ayudara a superar esa situación familiar y para que le comunicase a la niña que él y su nueva pareja estaban esperando un hijo.

«Es la única vez que he estado a solas con la niña, debimos hablar una hora más o menos, sentados en la mesa camilla», ha afirmado el exsacerdote, quien ha detallado que la menor «durmió en una habitación que hay de dos camas, donde suele dormir la asistenta». «Ni siquiera la rocé», ha agregado.

Por su parte, el padre ha relatado después que fue el sacerdote quien se ofreció a ayudarle con su hija. Después de los presuntos abusos, la niña le pidió que no la llevara «nunca más a casa de ese señor». «Me dijo que la había metido con él en la cama y no quise saber más, fui directo a la policía», ha añadido.

El hombre, que ha declarado como testigo, ha indicado que hacía 30 años que no tenía demasiado contacto con el sacerdote porque intentaba olvidar «un episodio oscuro».

La psicóloga del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) encargada de valorar a la menor tras la denuncia ha asegurado ante el tribunal que la joven aporta un testimonio «suficiente, creíble y libre» y ha descartado que sea para obtener un beneficio.

La especialista, que ha declarado como perito, ha detallado que según el informe SVA, que determina el testimonio de víctimas de abusos sexuales, la menor cumple 14 de los 19 criterios de credibilidad por lo que considera que la menor ha vivido los hechos que relata.

Por otra parte, la psicóloga de la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual Infantil (UTASI) del Govern balear que ha tratado a la menor hasta en 26 ocasiones, ha dicho que el estado emocional de la joven es compatible con lo que cuenta que ocurrió.

La terapeuta ha apuntado que no considera que la menor sea fantasiosa «como para inventar un tema de abuso» y considera que es más madura de lo normal para ser una chica adolescente.

(RD/Agencias)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído