21 clérigos murieron en la isla

Localizados los restos de un párroco de Ibiza asesinado en la Guerra Civil

El informe se enviará a Roma para el reconocimiento del martirio

Localizados los restos de un párroco de Ibiza asesinado en la Guerra Civil
Vicente Juan Segura, obispo de Ibiza Diario de Ibiza

Algunos de los futuros mártires fueron asesinados en el Castillo de Dalt Vila la noche del 13 de septiembre de 1936 y otros en otros lugares de la isla, entre agosto y septiembre del primer año de la contienda

Los cuerpos del párroco de Sant Carles, Antonio Tur Costa, su padre y su hermano han sido localizados en el transcurso de los trabajos de exhumación que el Tribunal Diocesano de Ibiza está llevando a cabo para encontrar a los 21 sacerdotes asesinados en la isla al inicio de la Guerra Civil española con el propósito de que sean canonizados.

Según informó ayer el promotor de Justicia de este tribunal, Miguel Ángel Sánchez, los tres cuerpos se encontraban en el mismo nicho de una cripta del cementerio de Santa Eulària, tal y como había indicado la familia, y en los tres se han constatado orificios de entrada de bala, en dos casos en el cráneo y en el tercero en otras partes del cuerpo. Tur Costa y sus dos familiares, cuyos cuerpos yacen ya en el camposanto de Santa Eulària, fueron asesinados el 8 de agosto de 1936.

Tras tres jornadas de trabajo, los forenses han logrado recuperar e individualizar también los restos de una persona enterrada de la cripta de la Catedral, cuyo cráneo muestra dos orificios, uno de entrada y otro de salida, de bala. Entre las víctimas figura además Joan Torres Torres, un sacerdote de 24 años de Formentera que fue asesinado y cuyo cadáver «ataron una piedra y lo tiraron al mar».

Los forenses deberán elaborar un informe de los restos que se recuperen para «constatar» los hechos documentados. Concluido este informe, será remitido a Roma con la intención de que los sacerdotes sean canonizados por la Iglesia católica.

Algunos de los futuros mártires fueron asesinados en el Castillo de Dalt Vila la noche del 13 de septiembre de 1936 y otros en otros lugares de la isla, entre agosto y septiembre del primer año de la contienda.

 

 

En noviembre de 2008 el tribunal diocesano remitió a la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano toda la documentación historiada y la testifical para la canonización de estos 21 sacerdotes mártires. Una vez aprobada la causa, se instó al tribunal a llevar a cabo un reconocimiento de los fallecidos en el cementerio de Santa Eulària y en una cripta de la Catedral de Ibiza, donde hay restos de un centenar de personas.

El Tribunal Diocesano está presidido por el obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Juan Segura, que ha delegado en el vicario judicial, Antonio Torres, como instructor de la causa.

(RD/Agencias)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído