La religiosa estuvo un cuarto de siglo con las presas del centro abulense

Sor Carmen, a Urdangarín: «Nadie aguanta en la cárcel de Brieva sin fe»

"No le permitirán pasar a misa, porque está en los módulos de mujeres"

Sor Carmen, a Urdangarín: "Nadie aguanta en la cárcel de Brieva sin fe"
Sor Carmen, asesora espiritual de Brieva Telecinco

Yo si hablara con él, le diría que estuviera tranquilo, porque un desliz lo tiene cualquiera. Esto se va a acabar y esto no es eterno

Tras ser condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses de cárcel, Iñaki Urdangarin ingresó el pasado lunes en la prisión de Brieva (Ávila). Sor Carmen, una monja que lleva un cuarto de siglo visitando a los presos de la cárcel en calidad de asesora espiritual, ha hablado con ‘El programa de Ana Rosa’. Sin embargo, la responsable de comunicación de la Diócesis de Ávila, Auxi Rueda, ha negado que la religiosa esté ya trabajando en la prisión, por su delicado estado de salud. Y, al tiempo, asegura que «no es la asesora espiritual de Urdangarín».

‘El programa de Ana Rosa’ ha podido hablar con esta religiosa, quien, sin reparos, ha relatado algunos aspectos del día a día del exduque de Palma. «Es una cárcel muy tranquila y en la parte que está es la más tranquila. Está bien, es muy vitalista con los funcionarios y los trata con mucho respeto. Es muy educado«, asegura.

En su primer día en prisión, se informó que el cuñado del Rey Felipe VI iba a disfrutar de un menú compuesto por judías pintas, pescado y yogur, información que parece confirmar la religiosa. «El primer día comió un plato de judías verdes», desvela. Sobre si Urdangarin podrá asistir a los servicios religiosos, Sor Carmen piensa que no, pero que le ofrecerán alguna alternativa. «No le permitirán pasar a misa, porque está en los módulos de mujeres, pero si lo solicita, puede pasar el capellán a verle«, explica.

 

Sor Carmen, en El programa de Ana Rosa

 

«El capellán solo celebra una misa en Brieva, pero si Urdangarin quiere ir tendrá que hacerlo aparte para no coincidir con el resto de las mujeres presas allí. Es una de las normas de la cárcel, que no pueda coincidir con el resto», añade en su intervención.

Para ella, es muy importante que Urdangarin se haya llevado la Biblia y un rosario, porque «nadie aguanta en la cárcel de Brieva sin fe. Si no tiene fe, es imposible vivir allí, a no ser que le dé a la mala vida, como muchas presas se dan, e incluso algunas se han suicidado». Sin embargo, la devota de Dios está convencida de que Urdangarin acabará amoldándose al régimen carcelario. «Yo si hablara con él, le diría que estuviera tranquilo, porque un desliz lo tiene cualquiera. Esto se va a acabar y esto no es eterno», argumenta.

Al parecer, las presas le han recibido bien, ya que, aunque alguna le pueda llegar a insultar, nunca llegará a los oídos del cuñado del rey. Eso sí, hay una serie de obligaciones que no podrá eludir, como mantener en orden sus dependencias: «Tiene que limpiar su propia habitación y su baño, porque ninguna mujer puede entrar ahí».

(RD/Diez Minutos)

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído