"El arzobispado debería reconsiderar la decisón de retirar al párroco"

«La mala decisión de apartar al padre Alfonso de la parroquia de Santa María Magdalena»

"Como la iglesia somos todos pienso que deberían tener en cuenta la opinión de los feligreses"

"La mala decisión de apartar al padre Alfonso de la parroquia de Santa María Magdalena"
El párroco Alfonso Abel Vázquez

No sé qué puede ser realmente lo que ha llevado a tomar la decisión al arzobispado para que el párroco Alfonso tenga que dejar la parroquia de la Magdalena, pero quiero expresar que creo que es una decisión equivocada

(Cristina Villaverde).- Mi nombre es Cristina Villaverde, tengo 34 años, me dirijo a ustedes en calidad de feligresa de la parroquia de Santa María Magdalena de Avilés, y lo hago a raíz de leer una noticia en prensa en la que informan que el sacerdote Alfonso Abel Vázquez pierde la titularidad de sus parroquias y pasa como vicario a la parroquia de Santa Teresa en El Pozón. La noticia a la que hago referencia es la siguiente:

No les voy a hablar del resto de parroquias que lleva el sacerdote Alfonso Abel Vázquez porque lo desconozco, pero sí les voy a hablar de la parroquia de Santa María Magdalena que es a la que pertenezco. Como sabrán la muerte del párroco Julián Ron fue un duro golpe para la parroquia, Don Julian fue párroco de Santa María Magdalena durante 46 años, era una persona cercana, humilde, generosa, tolerante… estaba muy unido a los feligreses y siempre dispuesto a ayudar, por lo que todos los vecinos le teníamos un gran cariño, era un cura de pueblo, de los que se sabía el nombre de todos y se preocupaba por ayudar al que lo necesitaba, siempre abierto a conversar e interesarse por las personas.

Con todo lo que les digo comprenderán que había dejado el listón muy alto para los que vinieran detrás, y así fue. Tras su partida tuvimos varios párrocos y por unos motivos o por otros parecía que ninguno se hacía con la parroquia hasta que llegó Alfonso.

Desde la llegada de Alfonso los feligreses se han vuelto a involucrar con la parroquia y ha llevado a cabo iniciativas para que los feligreses se acerquen de nuevo a la iglesia, ejemplo de ello son la celebración de San Antón en la que la parroquia está a rebosar, o la humilde procesión de Santa María Magdalena, en la que sacamos a la Santa por apenas dos calles pero a la que acuden la mayoría de los vecinos.

También ha conseguido que los feligreses se involucren en el mantenimiento y reforma de la parroquia, algo complicado en los tiempos que corren.

Pero si algo tengo que destacar del párroco Alfonso es su capacidad para llegar a las personas independientemente de la edad que tengan y acercarlas a la iglesia. Cualidad que en mi humilde opinión la institución eclesiástica debería valorar por encima de todo ya que las personas cada vez tienden más a alejarse de la Iglesia, sobretodo las generaciones más jóvenes.

Les invitaría a todos a que asistieran a una homilía del párroco Alfonso antes del catecismo, para que pudieran comprobar por ustedes mismos cómo consigue que los niños participen, y aunque ya lo saben, les recuerdo que los niños de hoy son los adultos de mañana.

No sé qué puede ser realmente lo que ha llevado a tomar la decisión al arzobispado para que el párroco Alfonso tenga que dejar la parroquia de la Magdalena, pero quiero expresar que creo que es una decisión equivocada, la iglesia al fin y al cabo somos los feligreses, y los feligreses por fin hemos encontrado en Alfonso un párroco que puede continuar con la labor de Don Julian, Alfonso se ha implicado con la iglesia y con los vecinos y se ha ganado el cariño de la gran mayoría.

Los problemas que haya podido tener con ciertas personas no han sido para nada en la parroquia de Santa María Magdalena, sino en la parroquia de Versalles, y dudo mucho que haya sido con una mayoría si no más bien con una minoría.

Como la iglesia somos todos pienso que deberían tener en cuenta la opinión de los feligreses, ya que tomando decisiones unilaterales lo único que se consigue es apartar a la gente de la iglesia.

Para despedirme vuelvo a reiterarme en que considero una mala decisión el apartar al padre Alfonso de la parroquia de Santa María Magdalena donde está realizando una gran labor y ha conseguido ganarse a los feligreses gracias a su cercanía y sus iniciativas.

Difundo esta carta con la esperanza de que se reconsidere que el párroco Alfonso Abel siga al cargo de la parroquia de Santa María Magdalena, y si no es posible por lo menos hacer llegar al mayor número de personas posibles que durante estos años ha hecho un gran trabajo del que le estamos inmensamente agradecidos.

Muchas gracias, atentamente

Cristina Villaverde

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído