XI Encuentro Misionero en la Casa de Espiritualidad de los Misioneros del Verbo Divino

María Magdalena: mujer, soltera, rica, líder, anunciadora, mensajera y santa

Importante mujer por la cercanía, amistad con Jesús, y por el papel que tiene en los orígenes del cristianismo

María Magdalena: mujer, soltera, rica, líder, anunciadora, mensajera y santa
Euquerio, en el Encuentro misionero en Dueñas

Hoy, no hemos avanzado mucho. Hay marginación, falta de derechos, tanto en la sociedad como en la Iglesia

(Euquerio Ferreras svd).-«Y tiene rostro de mujer». Este texto del Cartel presidía el XI Encuentro Misionero en la Casa de Espiritualidad de los Misioneros del Verbo Divino en torno a MARÍA MAGDALENA.

Ya Pablo de Tarso había enviado este telegrama a las comunidades cristianas: «NACIDO DE MUJER» (Gálatas 4,4).

San Juan en el Prólogo, nos habla: El Verbo de Dios, la Palabra de Dios, el Pensamiento de Dios, la Expresión de Dios, la Presencia de Dios, el idioma tiene quereconocer su limitación ante la inmensidad del DIOS que nos ha convocado. JESÚS está entre nosotros.

Y esta Palabra se hizo historia, de salvación, se hizo tiempo, y fue escuchada en torno al lago de Genesaret o Mar de Galilea por una mujer: María, que era de Magdala, y es María Magdalena.

Y aquellas palabras del rabí Jesús de Nazaret, cambiaron la vida y el rumbo de esta mujer.

Cantando «De madrugada cuando todo era silencio», canción del encuentro, compuesta y cantada por Gerci, venida de Ponferrada, nos sumergimos lago a dentro para que resonara todo aquello en esta tierra de Castilla y León entre nosotros, casi 100 participantes.

CAMINO RECORRIDO

Dejando a un lado novelas, películas, textos apócrifos, tomamos como norte y guía los 12 textos bíblicos que nos hablan y nos dicen quién es María Magdalena. Las citas bíblicas en ningún lado dicen que María Magdalena fuese prostituta. Intentamos despojarnos de tantas cosas que le han añadido que no son verdaderas.

El 22 de julio esta Santa es celebrada por la iglesia católica, la ortodoxa y la anglicana.

Mujer como todos nosotros pecadora, buscadora de dignidad, sintió lo que es ser amada y perdonada, testigo de la Resurrección de Jesús.

Todo este camino recorre María, de la ciudad de Magdala, de ahí su apellido: Magdalena.

Del pecado al perdón, que la lleva a su dignificación, sanación, realización. Se siente amada. Escucha a Jesús, y se convierte en su seguidora. Pone sus bienes a disposición de la Buena Noticia.

Lucas 8 1-3: «Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Chuza, mayordomo de Herodes; Susana y algunas otras, las cuales le servían con sus bienes».

En el texto de Juan 20, 1-18 su querido maestro (rabbuní, en hebreo),  le hace esta pregunta
MUJER, ¿POR QUÉ LLORAS? ¿A QUIÉN ESTÁS BUSCANDO?
María Magdalena fue a anunciar a los discípulos:
‘¡He visto al Señor!, y me ha dicho estas cosas» (Jn 20, 18).
Pero ellos no le creen (Mc 16, 11).

DE LA TUMBA AL JARDÍN

Sí, de la muerte a la Resurrección. Por eso pasa de las tinieblas, de las lágrimas, de la confusión, de buscar la tumba, a encontrar la luz, a sentir su nombre pronunciado por el Resucitado y dar testimonio de su triunfo.

Pasa de la tumba al jardín, de la búsqueda al seguimiento, a ser discípula, creyente.

Importante mujer por la cercanía, amistad con Jesús, y por el papel que tiene en los orígenes del cristianismo.

Por la tarde la escena de Jesús resucitado en diálogo con Mª Magdalena, de la película Jesús de Nazaret, 1977, de Franco Zeffirelli, nos vuelve a situar en el tema con fondo bíblico.

Laura Diez de Zamora, Laura Ganuza de Navarra, nos van leyendo el texto de Juan de Jauregui, «La Iglesia necesita de la mujer», pausadamente, con tiempo para la reflexión, y que del pensamiento-razón pase al corazón-actuación.

Con las preguntas se reúnen los ocho grupos, para que todos puedan participar.
Lo más rico fue descubrir los personajes del texto Jn 20, 1-18: Jesús resucitado, Mª Magdalena, Pedro, Juan, los ángeles. Sus reacciones, sentimientos, actuaciones, miedos, dudas, fidelidad-amor incondicional, la gratuidad, el camino que van recorriendo y su crecimiento en la fe del Resucitado.

Ellos necesitaron un tiempo para asimilar la gran Noticia de la Resurrección. Se va realizando progresivamente. Estuvieron en la escuela cristiana tres años, aprendieron a conjugar unos verbos que son sagrados: oír, ver, aceptar, perdonar, compartir, dar, creer, anunciar a los demás todo esto.

Y nosotros también. No hay que asustarnos de las dudas, silencios, lágrimas, confusiones, son parte de la búsqueda y del encuentro. Todos tenemos verbos irregulares en el camino de la vida.

Se constata la situación de poco valor de la mujer en el tiempo de Jesús, descubriendo que Jesús les da cabida, lugar y las acepta en su plan de evangelización. La Magdalena fue una mujer libre, que rompió moldes y es modelo para las mujeres.

Hoy, no hemos avanzado mucho. Hay marginación, falta de derechos, tanto en la sociedad como en la Iglesia. Aparecen reclamaciones.

Mª Magdalena, oyente de su palabra, seguidora, está junto a la Cruz con otras mujeres, también va al sepulcro y recibe el gozoso encargo de llevar la noticia de que Él está vivo, ha resucitado.

Es catequista, mensajera, evangelizadora. Anuncia lo central del cristianismo: la vida, predicación, muerte en cruz y resurrección de Jesús. La fiesta de las fiestas, la fiesta de Dios y de su Iglesia es la PASCUA.

Nos ha sorprendido gratamente el Papa Francisco a toda la Iglesia el 16 de marzo de 2016 al darle el título «Apóstol de los Apóstoles» a María Magdalena para que al celebrar su día cada año, «ensalzar la importancia de esta mujer que mostró un gran amor a Cristo y que fue tan amada por Cristo, y para resaltar la especial misión de esta mujer, ejemplo y modelo para toda mujer en la Iglesia».

Pedro cree, Mª Magdalena ama.

En Lc 21.15-17 leemos los «tres sí quiero». Hasta que Pedro no conteste bien al Maestro en el examen que le hace también en tiempo de Pascua, por tres veces, «Pedro, ¿me quieres más que estos? Señor, tu sabes que te quiero.» Solo entonces, será el auténtico y buen creyente, Pedro.

El domingo 14 amaneció lleno de acontecimientos. En la eucaristía pusimos en práctica el verbo compartir y celebrar. Madani Janssen nos presidió la eucaristía ya que él nos había presentado un proyecto para ayudar en la promoción de la mujer en la India. Siendo el grupo internacional, los filipinos y los de la India, aquello que comenzó en Galilea, se celebró en Dueñas en nombre el Resucitado y compartimos festivamente la paella.

Nos alegra que tengamos dos grandes y nuevossantos: San Pablo VI y San Oscar Romero. Porque ellos llevaron adelante el plan del Resucitado en su Iglesia que nos recuerda en el lema del Domund de este año: «Cambia el mundo.»

María Magdalena mujer, soltera, rica, líder, anunciadora, mensajera, santa.
El encuentro con Jesús no es arqueológico, histórico, intelectual (de libros), exegético, sino vivencial, existencial, de fe.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído